Gobierno e Iglesia Católica cierran espacios a la protesta cívica en Nicaragua

Por Gabriela Selser

Altar de protesta. Foto: Oscar Navarette, laprensa.com.ni

HAVANA TIMES – Los opositores al Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua vieron reducido hoy otro espacio para la manifestación cívica, después de que autoridades de la Iglesia católica prohibieran las protestas políticas en la catedral de Managua, en medio de la grave crisis que sacude al país desde hace casi siete meses.

Así lo informó durante la misa dominical el sacerdote Luis Herrera, rector de la catedral Metropolitana, frente a varias decenas de personas que asistieron a la eucaristía portando velas y pancartas que reclamaban “justicia y libertad para los presos políticos”

“La Catedral es para orar y cualquier templo es para orar, no es para otra cosa. Nosotros queremos hacer este llamado para construir un ambiente de oración, pero nunca para estar haciendo protesta”, dijo Herrera.

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo capitalino y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, refrendó esta posición al ser consultado por periodistas. “Así es, los templos no deben ser usados para hacer política ni para dar gritos y todas las personas son libres de entrar a ellos”, dijo.

Al concluir la misa en la catedral, varios asistentes expresaron su disgusto por la sorpresiva medida. “Ya no nos dejan espacio para movernos porque donde vamos la Policía nos persigue”, se quejó Socorro Matus, “doña Coquito”, conocida activista de 78 años.

Los dos domingos anteriores, algunas parroquias y templos católicos fueron escenario de protestas contra Ortega, después de que la Policía prohibiera la realización de marchas opositoras y amenazara con enjuiciar a sus organizadores.

La prohibición católica ocurre después de que varios obispos fueron acusados por voceros del Gobierno de ser parte de un “complot terrorista” contra Ortega. La Conferencia Episcopal ha sido mediadora de un diálogo que se instaló a raíz de las protestas que comenzaron en abril.

Uno de los religiosos que denunció una reciente “campaña de represión e intimidación” es el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, considerado el más crítico del Gobierno y que dijo haber recibido amenazas de muerte por teléfono y en redes sociales.

Por su parte, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh, no gubernamental) denunció que 17 personas fueron arrestadas el pasado pasado viernes, Día de los Difuntos, en su mayoría por acudir a los cementerios portando emblemas en color azul y blanco  (como la bandera nacional).

Desde la noche del jueves y hasta el sábado, la Policía realizó operativos de vigilancia en los cementerios, en vista de que la oposición llamó a la población a protestar llevando flores azules y blancas o pintando las cruces con esos colores.

Si bien el Gobierno la utiliza en actos oficiales, la bandera nacional se ha convertido en un símbolo de la oposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *