Fidel Castro se reúne con Maduro y lo felicita por apoyo a Gaza

Nicolas Maduro y Fidel Castro el martes 19 de agosto de 2014.
Nicolas Maduro y Fidel Castro el martes 19 de agosto de 2014.  Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES (dpa) — El ex presidente cubano Fidel Castro se reunió en su casa con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y lo felicitó por enviar un avión de apoyo a la población de Gaza, según un nuevo artículo publicado hoy por el propio líder cubano.

Maduro estuvo el martes en La Habana, contó Castro en el texto titulado “La verdadera amistad”. Según el ex presidente, que cumplió hace una semana 88 años, el venezolano había prometido ir a verlo cuando lo felicitó por su cumpleaños el 13 de agosto.

“Felicité a Maduro por su extraordinaria solidaridad con el pueblo heroico de la Franja de Gaza”, escribió Castro, que contó que el presidente venezolano envió recientemente un avión militar con ayuda humanitaria para apoyar a los palestinos.

El octogenario líder cubano criticó recientemente como un “genocidio” y “holocausto” la ofensiva militar israelí contra Gaza que ha dejado más de 1.900 muertos en más de un mes de ataques.

Castro, que delegó el poder en su hermano Raúl en 2006 tras enfermar de gravedad, vive desde hace años retirado en su casa de La Habana, donde recibe a altos visitantes extranjeros. Maduro estuvo por última vez en la isla en enero.

El ex presidente cubano dedica su tiempo a sus estudios y a escribir artículos de opinión, aunque estos últimos se han vuelto más escasos en los últimos tiempos. Recientemente volvió a publicar textos debido a la crisis de Ucrania y la guerra en Gaza, entre otros temas.

A continuación publicamos el escrito de Fidel Castro con amplia divulgación en medios oficiales.

La verdadera amistad

Fidel Castro

Ayer recibí la visita del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, quien realizó un viaje al exterior relacionado con la defensa de importantes intereses petroleros de su país.

A su paso por Cuba aprovechó para hacer un contacto conmigo y saludarme personalmente como había prometido, el 13 de agosto del presente año cuando tuve el privilegio de cumplir 88 años. Ese día me había obsequiado algunas frutas, entre ellas, unas pequeñitas como perlas, que yo ni siquiera había visto nunca y son de excelente sabor. También me regaló un uniforme deportivo, obsequio de los atletas venezolanos que buscan laureles para su país.

Me alegró extraordinariamente que cumpliera tan pronto su visita, no solo por el honor que implica su presencia y acción rápida, que requiere la difícil tarea de llevar adelante la épica lucha de Hugo Chávez, sino también por las actividades excepcionales que está realizando.

Nuestro mundo está viviendo un momento excepcional y único, cada día es mayor el número de personas que está pendiente de ello. Entre tales acontecimientos, uno de los más dramáticos es el genocidio que se lleva a cabo en la Franja de Gaza, donde 1,8 millones de seres humanos viven acorralados entre el desierto, el mar y el poderío militar de un país del Oriente Medio, donde el imperio más poderoso que ha existido nunca ha creado a lo largo de más de medio siglo, y a un costo, según algunos estimados, que se aproxima a cien mil millones de dólares, una potencia militar nuclear sofisticada y a la vez irresponsable. Muchas personas se preguntan: ¿Quién gobierna a quién, Estados Unidos a Israel o Israel a Estados Unidos?

Los hechos son visibles. Cohetes con blancos programados, bombarderos veloces y precisos, artillería blindada y tanques modernos, atacan edificios repletos de personas, así como a hospitales, escuelas e instalaciones de servicios; matando niños, jóvenes, ancianos, madres y padres indefensos.

Antes ocurrían hechos atroces. Sin remitirnos desde luego a pasados milenios, sino a luchas que sucedían antes de la Segunda Guerra Mundial: guerra de Etiopía, Guerra Civil de España, bombardeo de Guernica, guerra de Japón para conquistar a China, intervenciones de Estados Unidos en América Latina; hechos que causaban conmoción, pero que en nada se parecían a las espeluznantes escenas que hoy se observan en las imágenes que cada ciudadano ve hoy en sus hogares por televisión. Los políticos se turban y el caos se hace evidente en la política mundial.

Por ello resultó tan útil el encuentro con el Presidente Venezolano. Me pareció sin embargo que guardar silencio no beneficiaría a nadie. Con la mayor sinceridad lo felicité por lo que estaba haciendo por el pueblo mártir de la Franja de Gaza. Que los países que sufren una tragedia merecen una ayuda continua en la medida de los recursos de un país, por dura que sea su propia situación. Eso fue lo que hizo Cuba, aun en sus tiempos más difíciles, bajo el feroz bloqueo yanki que dura ya más de medio siglo.

Lo que hace hoy Venezuela es un ejemplo excepcional. Son conocidas las medidas púnicas del imperialismo contra ella, desde que intentaron derrocar a Chávez con el apoyo de la oligarquía fascista de Venezuela, y eliminarlo si fuera posible. Éste nunca vaciló y fue solidario con nuestra Patria en los tiempos más difíciles.

Felicité a Maduro por su extraordinaria solidaridad con el pueblo heroico de la Franja de Gaza. Apenas llegaron noticias del genocidio y el elevado número de niños, madres y personas heridas o asesinadas por los ataques genocidas de Israel, ordenó preparar un avión militar de carga, de fabricación norteamericana, que solo con grandes dificultades puede superar el bloqueo de piezas por sus fabricantes, y enviarlo con equipos, medicamentos y alimentos esenciales a Egipto con destino a Gaza; envió además al incansable Ministro de Relaciones Exteriores a El Cairo a fin de obtener el apoyo pertinente para hacérsela llegar a quienes desesperadamente lo necesitaban.

Desde entonces los valientes pilotos venezolanos transportan su carga salvadora, que permite salvar madres, niños y adultos de la muerte. Leía hoy sin embargo un despacho de la agencia AP procedente de Venezuela, en el que se publican declaraciones de la “Asociación de Clínicas y Hospitales de Venezuela, que agrupa” a “centros de salud privados del país”, pidiendo al Gobierno que se declare una “emergencia humanitaria” para hacer frente a la “escasez de insumos, medicamentos, equipos médicos y repuestos” que, aseguran, “ponen en riesgo la vida de la población.”

¡Qué enorme casualidad! Esta demanda se realiza precisamente cuando en la Franja de Gaza se produce el genocidio yanki-israelita de la zona más pobre y superpoblada de esa comunidad que ha vivido allí a lo largo de milenios.

Eso es lo que hace tan meritoria la conducta de Maduro y los militares y especialistas venezolanos que llevan a cabo tan ejemplar conducta ante la tragedia del pueblo hermano de Palestina.

Muchas cosas se podrían decir ante este hecho notable si el Homo Sapiens lograra vivir, lo que estaría en sus manos, y no se extermina a sí mismo.

Durante un recorrido por áreas que implican grandes perspectivas alimentarias, aparecen dos trabajadoras. Les pregunté si conocían al acompañante. Lo miraron bien y dijeron: “El presidente Maduro”, y sonrieron con picardía. Les pregunté qué nivel de escolaridad tenían. La más joven dijo: “12 grados”. La otra, todavía joven y fuerte, respondió que era graduada como profesora de Educación Física y Deportes, en lo que trabajó varios años. Finalmente les pregunté si estarían dispuestas a trabajar en Venezuela, y con entusiasmo me respondieron: “¡Por supuesto que sí!”.

No me extiendo si pretendo publicar este escrito hoy mismo, como le expresé al Presidente venezolano.


6 thoughts on “Fidel Castro se reúne con Maduro y lo felicita por apoyo a Gaza

  • el 23 agosto, 2014 a las 1:57 am
    Permalink

    Exacto Pedro. En esa zona hay dos pueblos tratando de sobrevivir, cada uno partiendo de prespuestos distintos. Los árabes deben comprender que no pueden “acabar” o eliminar a Israel, ni atacarla con métodos terroristas, tal como han estado propalando algunos de sus ideólogos desde hace décadas. Como también los judíos deberán asimilar que hasta tanto no devuelvan los territorios ocupados en las guerras sucesivas, detengan los asentamientos y admitan la solución de los dos estados contiguos, todo seguirá igual. Ponerse totalmente de una parte es contribuir de algún modo a prolongar este diferendo.

  • el 22 agosto, 2014 a las 7:28 am
    Permalink

    Con el mayor respeto hacia los dos, creo que lo que necesita el conflicto entre palestinos y judios es apoyo para una solución pacífica de sus diferencias. Y, en todo caso, la condena de todas las acciones violentas y terroristas vengan de donde vengan. Se necesita entender que allí el caracter del conflito no es esencialmente politico, sino religioso-extremista, ancestral y por el control del territorio.Por spuestos cada persona puede entender lo que quiera, pero cuando se trata de politicas de estado, la cosa es otra.

  • el 21 agosto, 2014 a las 2:23 pm
    Permalink

    Dice el Evangelio que un ciego no puede guiar a otro ciego, porque se destarran. Por algo está venezuela como está (Y sin embargo; y nadando en petróleo). Ahí sí que no pueden culpar al totí.

  • el 21 agosto, 2014 a las 8:12 am
    Permalink

    Tranquilo cubanito no te preocupes y concéntrate en el cuadro del fondo que dentro de poco estamos comiendo enchilado de girasol.

  • el 21 agosto, 2014 a las 3:40 am
    Permalink

    El ex presidente cubano dedica su tiempo a sus ESTUDIOSSSSSS!!!!???? y a escribir artículos de opinión….

    Es totalmente increible!!!!!!, este “estudioso” no pudo cumplir con su Programa de Gobierno (La historia me absolvera) en su dilatado desgobierno , hoy el pueblo cubano se muere de hambre, mataperreando dia a dia para mal comer, y al estudioso se le ha ocurrido que Cuba podria ser un bastion en la producción de alimentos para palear la crisis alimentaria mundial. Lo unico que explica esta conclusion de este “estudioso” es la borrachera de alzheimer que le han invadido las neuronas a este “señor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *