La tercera ronda de la CELAC

Renato Recio  (Progreso Semanal)

celac_logoHAVANA TIMES — Luego de una apagada primera Cumbre, en el Chile de 2013, bajo la presidencia del neoliberal Sebastián Piñera y una segunda, efectuada en la Habana, calificada con justicia como brillante y trascendente, comienza hoy la tercera Cumbre de la CELAC, en San José, Costa Rica (28-29 enero) con una agenda cargada de propósitos emancipadores y coloreada por una coyuntura histórica singular, luego del cambio anunciado por Estados Unidos y Cuba sobre el mejoramiento de relaciones entre ambos países.

La CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) integrada por la totalidad de las naciones del continente americano, excepto Estados Unidos y Canadá, enfrentará ahora una situación mucho más compleja desde el punto de vista diplomático, puesto que el presidente estadounidense parece haber comenzado a dar respuesta a la solicitud de los jefes de Estado latinoamericanos y caribeños en torno al levantamiento del bloqueo a Cuba y al cese de la política de hostilidad abierta y aislamiento en contra de este país.

Se puede dar por descontado que las 33 naciones del subcontinente habrán de congratularse por la nueva actitud prometida por la Casa Blanca, pero aun así difícilmente lleguen a silenciarse las voces que pedirán a Washington acciones más elocuentes para demostrar su sinceridad.

Sin embargo, el tono en esta oportunidad no será el de ultimátum, como lo fuera en la pasada Cumbre de las Américas, cuando varios jefes de Estado del área amenazaron con no asistir a ese magno evento panamericano si Cuba no estaba presente.

En cierto sentido la Cumbre de San José pudiera convertirse en un entrenamiento de alto vuelo para llegar a la reunión continental (Panamá, abril de 2015) con un discurso consensuado y atemperado a las nuevas circunstancias, pero no desprovisto de advertencias más o menos sutiles de algunos estadistas deseosos de auscultar la manzana que ofrece hoy el vecino del norte, ante la razonable sospecha de que venga envenenada.

El interés de las naciones latinoamericanas y caribeñas por el mejoramiento real y completo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, no es una actitud romántica.

Si tales relaciones no se basan efectivamente en la reciprocidad, la igualdad soberana y la no injerencia en los asuntos internos, los países latinoamericanos no podrían sentirse razonablemente aliviados de la amenaza hegemonista que el coloso del norte ha derramado a sacos sobre la región a través de la historia.

La consumación del proyecto estratégico de la CELAC, basado en la unidad regional, la integración económica y política, la lucha contra la pobreza y el aseguramiento de la paz, no podría conseguirse si perviven las prácticas tendientes a subordinar el desempeño de las naciones a los intereses imperiales y a castigar a los gobiernos que no se someten a esas prácticas.

Por eso es previsible que el tema de la política de Estados Unidos hacia Cuba, vuelva a ser muy recurrente en la III Cumbre de la CELAC, aunque haya otros aspectos tan importantes como el de la pobreza y la desigualdad, que requerirían en verdad la mayor parte del tiempo disponible.


3 thoughts on “La tercera ronda de la CELAC

  • el 29 enero, 2015 a las 10:08 am
    Permalink

    Bobo de Abela, coincido en todo contigo menos en que en alguna ocasión hayan discrepado en algo Fidel Castro y su hermano. Todos los rumores sobre supuestas desavenencias entre ellos, ha sido las bolas que hace correr la seguridad del estado para entretenernos en “San Nicolás del Peladero”,Nada más.
    La declaración de Fidel Castro y la de Raúl lo que demuestra es que nunca han pensado diferente, es más cuando los dos estaban en activo Raúl siempre fue el represor contra los intelectuales, jugando con la imagen del “policía bueno” y “el policía malo” para manipular la opinión pública. A mí nunca me parecieron que valieran los dos, medio centavo como políticos o como funcionarios.
    Los dos han pensado siempre igual, uno con carisma y otro sin él. Han sacado una declaración y después otra para seguir manipulando la opinión pública, pero francamente no creo que el Fidel con pampers y que tiene que ser ayudado para ir al baño pueda decidir algo en Cuba. Lo tienen como la Momia del faraón para “echarle miedo a los malos” en esa saga que no termina de “San Nicolas del Peladero”. La rivalidad entre unos y otros “cuadros” subordinados a “los hermanitos” ya eso sí es la rivalidad por el poder y la riqueza.

  • el 28 enero, 2015 a las 8:38 pm
    Permalink

    Hoy Raúl Castro declaro en la CELAC que no tiene sentido establecer normalizar las relaciones con USA si no devuelven el territorio de la base de Guantanamo, levantan el embargo pagando compensación por los daños y cierre de TV y Radio Martí.

    Por lo que veo han cogido para sus cosas al ingenuo de Obama. Sacaron de prisión a los espías, van a recibir millones de turistas americanos con permiso para usar sus tarjetas de crédito y hasta ahí las clases. Los que decían que la opinión de Fidel Castro ya no tiene valor, ahí lo tienen. El sigue siendo el dueño de la finca y Raúl es el capataz general.

  • el 28 enero, 2015 a las 5:45 pm
    Permalink

    Recio, se han sobrepasado todas tus expectativas.
    En primer lugar el general/ presidente Raúl Castro hizo gala de su atrincheramiento habitual frente a la negociaciones con EEUU, rodeado de muchos presidentes y vicepresidentes latinoamericanos. Lamentable que no haya sido capaz de plantear la respuesta a todas las recientes negociaciones con EEUU, desde el país que lamentablemente dirige, pero ya sabemos por la historia, que los generales y comandantes privilegian los interlocutores extranjeros a los nacionales. A estos últimos se les da la orden de una agenda no consultada, para eso somos todos “soldados de los militares que dirigen”
    En fin, que si alguna esperanza tuvo la población con el inicio de las conversaciones, hoy la respuesta del General /presidente deja claro que los intereses del gobierno cubano no son los de normalizar las relaciones, sino los de mantener el conflicto otro siglo más. La misma posición de los soviéticos en la Guerra Fría, mis intereses son intocables, los demás todos son negociables.
    El general/ presidente dio una clase magistral de un régimen totalitario y todo a nombre de un pueblo que no lo eligió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *