El régimen cubano expulsa a un periodista estadounidense

Anthony DePalma, periodista estadounidense y escritor de libros sobre Cuba. (Facebook)



DePalma llevaba dos maletas con medicinas cuando fue detenido en el aeropuerto

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – El periodista estadounidense Anthony DePalma fue detenido en el aeropuerto internacional José Martí, en La Habana, el pasado 8 de junio y posteriormente expulsado a su país tras ser declarado “No admisible”, según un documento que se le entregó antes de tomar el vuelo de regreso a su país.

DePalma, quien laboró en The New York Times, relató a CiberCuba que los oficiales que lo detuvieron en la terminal aérea no le explicaron el motivo para impedirle su ingreso a la Isla. Al pasar por el control sanitario y presentar su pasaporte ante Migración fue separado de la fila e interrogado.

“Me ordenaron quedarme en un rincón de la terminal tres por casi seis horas, sin darme explicación ni ofrecerme un vaso de agua o la posibilidad de hacer una llamada para notificar a la gente que me esperaba sobre lo que estaba pasando”, afirmó el periodista que ha indagado sobre la realidad cubana.

“Me ordenaron quedarme en un rincón de la terminal tres por casi seis horas, sin darme explicación ni ofrecerme un vaso de agua o la posibilidad de hacer una llamada”

“Luego de varias horas de tortura psicológica le comunican que no puede entrar a la Isla. Y que marcharía de regreso a los Estados Unidos en el próximo vuelo”, externó en Facebook su amigo Jorge García, a quien visitó a su regreso de la Isla.

El periodista dijo que llevaba dos maletas con medicamentos, ayuda humanitaria y copias de su libro The Cubans: Ordinary Lives in Extraordinary Times, que recoge los testimonios de vida de cinco nativos de Guanabacoa. De ese barrio habanero es natural su esposa, Miriam Rodríguez DePalma, quien salió de la Isla cuando era niña.

Tras la espera en la terminal, DePalma fue devuelto a Estados Unidos en otro vuelo, a las 6:15 de la tarde de ese mismo día, sin sus maletas. “Luego de varias horas de total abandono, viene un par de oficiales y lo llevan en calidad de prisionero hasta el avión. Y las maletas quedaron al olvido”, relató García en su red social.

Las maletas llegaron después a Miami. “Todo está intacto, pero la realidad es que la gente que lo necesitaba no lo tendrá por ahora”, añade el periodista.

CiberCuba dice que las medicinas e insumos que DePalma llevaba en sus maletas estaban destinados para sus amigos del barrio de Guanabacoa, que lo inspiraron para escribir su libro.

Agregó que por más de 40 años ha viajado a Cuba sin problema, pero luego de la publicación de su libro ocurrió el incidente. “Puedo pensar que fue resultado del libro”, indica.

La escasez de productos básicos, como alimentos y medicinas, fue uno de los principales elementos de carácter económico en las protestas antigubernamentales del pasado 11 de julio, las mayores en décadas.

“Todo está intacto, pero la realidad es que la gente que lo necesitaba no lo tendrá por ahora”

Después de estas manifestaciones, el Gobierno cubano abrió la posibilidad de que los viajeros traigan a la Isla alimentos, útiles de aseo y medicamentos sin límites de aranceles, “como equipaje acompañado”. En mayo de este año, prorrogó esta disposición hasta el 31 de diciembre de 2022, según la Aduana General en su página web.

Ahora, asegura el ministerio que mantienen esta decisión temporal de flexibilización “atendiendo a que se mantienen las condiciones que fundamentaron esta medida”. La industria biofarmacéutica cubana también anunció que solo produjo el 59% del catálogo básico de medicamentos destinado al sistema de salud pública.

DePalma es profesor de la Universidad de Columbia y en 2003, comenzó a trabajar en su libro El hombre que inventó Fidel: Castro, Cuba y Hebert L. Matthews, que finalmente se publicó en 2006, pero antes ya había escrito Una biografía del nuevo continente americano, publicado en 2001.

Posterior a los ataques del 11 de septiembre, de Nueva York, se dedicó a escribir casi 100 perfiles de las víctimas, que lo llevó a ganar el Premio Pulitzer de Servicio Público.

En 2009 recibió el Premio Maria Moors Cabot, y en 2010 sacó su tercer libro City of Dust: Illness, Arrogance and 9/11 y fue la base del documental de terror de la CNN.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.