El Parlamento cubano considera el matrimonio igualitario

La Asamblea Nacional de Cuba

 

“Sería la puerta abierta para poder avanzar con posterioridad en la legalización de las parejas homosexuales”, dijo en su blog el periodista y reconocido activista gay Francisco Rodríguez.

 

HAVANA TIMES – El proyecto de reformas en la Constitución cubana modificará su texto para reconocer el matrimonio igualitario entre personas, una de las grandes demandas de la comunidad homosexual de la isla, según fue adelantado este sábado.

Según la propuesta, en su artículo 68, el nuevo texto reflejará el matrimonio como “la unión voluntaria consensuada entre dos personas” sin especificar que tienen que ser un hombre y una mujer como es actualmente, por lo que dejará abierta la posibilidad de casarse a la comunidad LGTB.

“Creo que los principios de igualdad, de justicia y de humanismo que tiene nuestro proyecto se refuerzan con esa posibilidad del matrimonio entre dos personas”, afirmó hoy Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado, al anunciar la modificación a los diputados.

“Sería la puerta abierta para poder avanzar con posterioridad en la legalización de las parejas homosexuales”, dijo en su blog el periodista y reconocido activista gay Francisco Rodríguez.

Los homosexuales fueron hostigados en los primeros años de la Revolución e incluso se les internó en granjas de trabajo para modificar su orientación sexual.

Pero en los últimos años, la comunidad homosexual cubana ha ganado espacios sociales gracias en cierta manera al trabajo de Mariela Castro, hija del ex presidente Raúl Castro, y que dirige el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

La posibilidad de reconocer el matrimonio a los homosexuales despertó en las últimas semanas campañas contrarias por parte de las iglesias evangélicas.

“Estoy a favor del diseño cubano: una familia original, la familia como Dios la creó”, señalaban los carteles distribuidos en las iglesias evangélicas.

Los diputados iniciaron hoy los debates sobre el nuevo texto en sesión plenaria que durará hasta el lunes, posteriormente se discutirá en asambleas populares y el proceso terminará con la celebración de un referéndum, para el que no hay una fecha todavía establecida.

6 thoughts on “El Parlamento cubano considera el matrimonio igualitario

  • Es un error porque no tiene sentido, si se tiene en cuenta el verdadero objetivo del contrato matrimonial; y es un acto de dinamitar completamente a la familia.

  • Oportunismo es, esa gente no da paso sin guaracha, pero no me queda clara la afirmacion de que aprobar el matrimonio igualitario sea un error.

  • Excelente Lucia.

  • Lucía González brillante su exposición nada que agregar. Estafador por desgracia nada en Cuba está poniendo en peligro la estabilidad de la dictadura todo lo que hacen es para consumo ” exterior” . Miles , cientos de miles de cubanos no saben siquiera que fueron la UMAP ,.ni la persecución a los religiosos y la expulsión de cientos de sacerdotes en fin ha sido tan férrea la censura y el control de la información que todo se ha ido desdibujado o mejor lo han ido dibujando a su manera para acomodar la realidad a la inmediatez y hacer olvidar lo incómodo del pasado. Pregunten por hechos ocurridos en Cuba que han impactado al mundo y verán como pocos saben contar los hechos . Ahora pregunté sobre que piensan de la nueva Constitución algunos amigos y familiares y lo que encontré fue indiferencia y/o ignorancia, así que la dictadura navega en aguas nacionales muy tranquila y así no hay barco que se hunda

  • ellos ahora con el apoyo a la comunidad LGBT se limpian el pecho para hacer y deshacer, a fin de cuentas, ni el matrimonio gay ni el dia del orgullo gay pone en peligro el monopolio del poder. en cambio por otro lado reprimen artistas legislan leyes mas ferreas. pero claro el apoyo a LGbT es estrategico. ya se olvidan todos cuando los encarcelaban y los metian en campos de trabajo forzados por ser diferentes. la comunidad gay en cuba tiene q comportarse a la altura y reclamar al gobierno responsabilidad por los abusos cometidos. en cambio, parecen tener muy mala memoria. mintras, otros colectivos siguen reprimidos como otrora ellos. tales son los colectivos politicos, cuentapropia, etc. todo lo q amenace un tantito el poder. no se da cuenta la comunidad LGBT que la dictadura cubana los esta cogiendo de bandera ???

  • La aprobación del matrimonio igualitario en Cuba es el resultado de un error estratégico de la cúpula; lo cierto e indiscutible es que quienes le allanaron a Mariela Castro Espín el camino al dudoso estrellato que detenta se equivocaron de medio a medio.

    Recuerdo que la directora del CENESEX en los tiempos peores de la crisis de los 90 era un señora mayor que iba a trabajar en bicicleta y sobrevivía gracias a lo que los pacientes le regalaban; cuando hicieron a la Mariela directora mudaron el centro a una casona señorial que restauraron para que estuviera a la altura de la infanta, a la que, dicho sea de paso, nadie vio jamás montarse en una bicicleta china.

    La convirtieron en la cara visible ante el mundo de la defensa a ultranza de una minoría históricamente discriminada en occidente, a la vez que convenientemente ponían en el trastero las UMAPs o campos de concentración en los que se cometieron crímenes sin nombre contra la comunidad LGBTQ y otras minorías indeseables con el propósito de reformarlos y “curarles” mediante el trabajo “Arbeit macht frei” bien pudo ser el lema de tales sitios. Solo falto el reconsabido cartel a la entrada. Para los mas avisados siempre estuvo claro que el propósito fundamental de poner a la Mariela al frente del CENESEX era propagandístico, como una redentora vuelta de página que además pretendía confundir a la opinión pública mundial, lo que de cierta manera, han logrado, sabido es que en Cuba nada funciona, con excepción de la maquinaria propagandistica y el sistema represivo.

    Mariela Castro hizo durante años toda un campaña en el extranjero -para el consumo exterior por supuesto- para “defender” a los homosexuales y decir que quienes sufrían de disforia de género en Cuba –léase transexualidad- podrían, al fin, ser considerados dignos ciudadanos de la isla mediante un proyecto de ley, que, de aprobarse, les daría tales derechos, y menciono aqui y alla la posibilidad no tan remota del matrimonio igualitario. Lo que no dijo jamás la Sra. Castro es que en Cuba no se debate jamás un proyecto que no termine siendo aprobado por “unanimidad”, de modo que solo se “debate” lo que se sabe que va a ser aprobado, bien se pudo ahorrar el teatro democrático. Vale preguntarse por qué no se publicó palabra alguna en Cuba sobre tal “debate” ni se mostró nada por televisión, el medio por excelencia en Cuba, al punto de que lo que no sale por televisión se dice que es como si no hubiese sucedido o se duda de su veracidad, sobre todo cuando se trata de algo relacionado con los derechos de los ciudadanos o los vericuetos del poder.

    La Sra. Castro llego a afirmar al periodico mexicano La Jornada, que cuando en 1988 se publicó que una persona había sido sometida a un proceso de reasignación de sexo, coronado por una exitosa cirugía, tal cosa fue enfocada por los medios de manera sensacionalista, lo que llevo a descontinuar los tratamientos. Pero ¿que son los medios en Cuba si no el reflejo de lo que siempre han dispuesto Fidel y Raúl Castro? La Sra. Castro argumenta que entonces se recibieron llamadas y cartas de protesta, lo que causo que se detuviera el proceso de ayuda a un grupo de personas que, según dice ella, comenzó hace 40 años.

    ¿Desde cuándo, Sra. Castro, se toma en cuenta lo que piensa la población general en Cuba? ¡Qué fácil es culpar ahora al pueblo de la situación denigrante que ha caracterizado la vida o, mejor dicho, la supervivencia de las personas homosexuales y transexuales allí!. Si esto es lo que sucedió, y la “airada reacción del pueblo” fue la causa de que se detuviera todo el programa ¿Por qué no se escuchó a ese mismo pueblo cuando solicito en varias ocasiones –mucho antes de la cacareada ‘guerrita de los emails”- que se pusiera la película cubana Fresa y Chocolate por televisión? Muchos de mis amigos y yo misma escribimos cartas, hicimos llamadas y hablamos personalmente con más de un funcionario y nuestras solicitudes fueron ignoradas, desoídas y hasta tal vez engavetadas en nuestro expediente en Villa Marista.

    Cuando al amparo de la constitución vigente miles de ciudadanos cubanos solicitaron cambios tangibles a la cúpula del poder, resultaron, de repente, blanco de las fuerzas represivas del régimen y solo cuando el ex presidente James Carter menciono el Proyecto Varela en una comparecencia televisada durante su visita desde el Aula Magna de la Universidad de la Habana se supo oficialmente que tal proyecto existía, pero jamás se dio respuesta al mismo como establece la Carta Magna de la República de Cuba. Fidel Castro recurrió al infantil expediente de crear su propia campañita paralela que termino, como sabemos con la adición a la Carta Magna de la muy anti dialéctica afirmación de que el socialismo en Cuba era eterno e inamovible.

    Cuando se trata de la comunidad LGBTQ el pueblo cargo con las culpas de la intolerancia y su ignorancia, lo que no es totalmente cierto, si asi hubiese sido ¿Quien se tomó el trabajo de educar al pueblo? ¿Es que una sola de las interminables y absurdas Mesas Redondas televisadas, donde se cacarea lo mismo día tras día, ha tratado el tema de la disforia de género o la homosexualidad? ¿Cuando el ‘proyecto educativo’ de ‘Universidad Para Todos’ por televisión dedico un solo día a educar al pueblo en este sentido? La Sra. Castro admitió en su momento que los homosexuales fueron puestos en campos de concentración pero no menciono a los culpables, al menos tuvo la dudosa decencia de no culpar al pueblo de Cuba por tal crimen. Utilizar la ignorancia del pueblo para justificar el abandono a su suerte a aquellas personas que, de acuerdo con las leyes del sistema y los muy humanitarios propositos del socialismo tenían que haber sido ayudadas por el mismo además de justificar los desmanes con el comentario marginal de que eso era lo mismo que sucedía en medio mundo es tan deshonesto como cruel. La Mariela nos prometió un debate al respecto pero convenientemente olvido decir cuando seria.

    Como en estos tiempos escamotear la verdad es cada vez mas dificil, quedo mas que claro que las verdaderas razones para detener el programa de cirugias fueron politicas, gracias a una entrevista a la entonces directora del CENESEX Monika Krause, quien tuvo a bien revelar todo lo que sucedio desde la seguridad que le otorga estar de vuelta en su natal Alemania.

    Aunque sucedió en nuestra primera república fue justamente bajo el desgobierno castrista que se entronizo de modo sistémico la práctica de nombrar a dedo a casi cualquiera para dirigir instituciones para las que no estaban calificados. Hacer de una mujer heterosexual la cara visible ante el mundo de las luchas por los derechos LGBTQ en Cuba no solo es consistente con tal práctica sino que es una de los absurdos que caracteriza a la obtusilandia Castrista.

    No podian lograr imaginarse entonces que en países subdesarrollados donde no existía ni una sola institución oficial a ese efecto y donde era poco menos que inimaginable que llegaran a levantarse voces a favor de la comunidad LGBTQ, gracias al empuje de una pujante y creciente sociedad civil se terminaría por legalizar los matrimonios del mismo sexo e incluir en sus legislaciones acápites y artículos que pondrían a buen recaudo la orientación sexual y hasta la identidad de género de sus ciudadanos, algo que ha sucedido en varios países latinoamericanos en los que no hay ni habrá hijas dilectas de presidentes para “defender” tales derechos. A pesar de que nos inculcaron desde siempre que el resto de América Latina era poco menos que un basurero irredimible.

    Hoy las cirugías de reasignación de sexo son un derecho, incluso cubierto por la salud publica en varios países latinoamericanos, en varios estados europeos, Canada y hasta en varios estados de los mismísimos EE.UU.

    Mariela y su CENESEX han terminado por convertirse en un anacronismo; el equívoco fue que ellos creyeron que los grupos LGBTQ seguirían a la saga de los derechos civiles en todas partes y que entretanto la Mariela y sus adláteres iban a ser la vanguardia que seguiría “luchando” sin hacer mucho más que ruido y pregonar que “luchaban”. Lo cierto es que la “lucha” nunca ha tenido razón de ser, si ellos pregonan un sistema mucho más justo, como es posible que en el capitalismo se hayan logrado las victorias más grandes de las minorías LBGTQ?

    Y donde están las enjundiosas obras de investigación sexológicas Cubanas? Que se sepa, ninguna salió del CENESEX y mucho menos de la “sexóloga-en-jefe”

    Por supuesto que estoy a favor del matrimonio igualitario pero no puedo pasar por alto que la entronizacion del mismo en Cuba es fruto tanto de un error de calculo como de oportunismo politico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *