El gob. cubano dice que permitirá más trabajo privado

Arte en la calle. Foto: Ken Alexander

Por Circles Robinson

HAVANA TIMES – El gobierno cubano eligió un momento de crisis extrema para abrir más posibilidades de empleo privado. El anuncio sin detalles llegó el sábado.

En lugar de una lista de 127 actividades permitidas para el trabajo independiente, ahora solo habrá una lista de las prohibidas. El gobierno dijo que 124 campos de empleo seguirán estando “total o parcialmente limitados”, pero no dio pormenores.

La mayoría de los expertos ven que las recientes reformas económicas pueden resultar en importantes pérdidas de puestos de trabajo en el sector estatal. De ahí la necesidad de permitir más trabajo independiente.

El gobierno liderado por el Partido Comunista todavía insiste repetidamente en que el sector estatal dominante es la clave para el futuro del país. Los ideólogos del partido ven las pequeñas empresas como un mal necesario, como lo hizo Fidel Castro en la década de 1990.

Se estima que casi la mitad de las licencias ya existentes para trabajos privados se devolvieron en 2020. Es digno de mención que el gobierno no otorgó ninguna ayuda de emergencia de Covid-19 a pequeñas empresas o trabajadores autónomos. Esto resalta el hecho de que realmente no se les considera de ninguna importancia como personas o para la economía.

Al mismo tiempo, las recientes reformas de 2021 dan a las poderosas empresas militares una mayor autonomía. La combinación aleja al país de políticas económicas igualitarias fallidas que durante décadas solo masificaron la pobreza.

Los economistas cubanos reformistas han pedido durante mucho tiempo que se amplíe el papel de las pequeñas empresas para ayudar a reactivar la economía.

“Los autónomos no lo van a tener fácil en este nuevo comienzo debido al complejo entorno en el que van a operar, con pocos dólares e insumos en la economía”, dijo Pavel Vidal, ex economista del Banco Central de Cuba que enseña en la Universidad Javeriana de Cali, Colombia.

“Pero con el ingenio de los cubanos y la sofisticación del mercado paralelo, podrán despegar poco a poco”, dijo a Reuters.

Con un guiño a Joe Biden

La medida podría ser un intento de lograr que el presidente Joe Biden alivie algunas de las sanciones impuestas por Trump. El objetivo sería atraer más dólares estadounidenses a la economía provenientes del turismo y las remesas.

Cuba estaría poniendo sobre la mesa la liberalización económica para desviar cualquier discusión sobre la represión contra los que critiquen las políticas o líderes gubernamentales u otros abusos de los derechos humanos.

John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, recomienda que si la administración de Díaz-Canel busca involucrar al nuevo presidente de Estados Unidos, debe concluir con la unificación de la moneda, establecer un tipo de cambio flotante consistente e impulsar a las pequeñas empresas. Esto podría ser un factor importante, “zanahorias”, dijó al Miami Herald.

“La clave es que la administración Biden debe creer que Díaz-Canel se toma en serio la reestructuración de la economía”, dijo Kavulich. “La única forma de demostrar esa seriedad es soportar los dolores de la transformación”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *