El Cambio Climático y los pueblos costeros de Cuba

Por Pilar Montes

Rodeadas por el mar y los lagunatos del río Zaza estas comunidades espirituanas viven en constante peligro de inundación. (Foto: Cortesía del Citma)

HAVANA TIMES – Los efectos del cambio climático no existen para muchas personas, entre las que descuella el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mientras otros lo creen, pero ven esos cambios muy lejanos.

Sin embargo, los huracanes que han azotado a la capital cubana en los últimos años han mostrado penetraciones del mar de hasta medio kilómetro adentro.

Entre las poblaciones que en la actualidad ya sufren los efectos del cambio climático están las costeras del centro del país como Tunas de Zaza y El Médano, comunidades pesqueras en la provincia de Sancti Spíritus.

Es cierto que solo el 10 por ciento de la población cubana está asentada junto al mar, pero teniendo en cuenta cálculos científicos que indican que el nivel del mar subirá 27 centímetros para el año 2050 y en 87 en el 2100, se puede afirmar que muchas zonas como Tunas de Zaza y El Médano no existirán antes que concluya el siglo XXI.

En 2050, se calcula que el 2.32 por ciento del territorio de este Archipiélago estará bajo el mar, mientras en el 2100, el mar cubrirá el 5.45 por ciento del área de Cuba.

Esa voracidad marítima requerirá concentrar la prioridad de los procesos ingenieros y medidas para proteger la población en 63 de los 93 asentamientos costeros más amenazados.

Aunque las comunidades de Tunas de Zaza y El Médano han debido ser evacuadas ante el azote de huracanes, sus habitantes se resisten a abandonar sus hogares de manera definitiva y es comprensible porque esas familias tienen en el mar su sustento.

La Tarea Vida, aprobada por el Parlamento cubano, pone en manos del Ministerio de Educación Superior (MES) la encomienda de difundir la percepción de peligro por efecto del cambio climático, el desarrollo de cultivos con variedades resistentes a la sequía y la salinidad de los suelos.

Otra medida prevista en la Tarea Vida es en los municipios de Puerto Padre, Jesús Menéndez, Manatí y Amancio Rodríguez, de la provincia de Las Tunas. “Para enfrentar sus vulnerabilidades, se reubican los asentamientos costeros más alejados del mar, se reforestaron 19 hectáreas de mangle para proteger, entre otras, la playa arenosa de Covarrubias en Puerto Padre.”

También se introdujeron 25 nuevas variedades de viandas, hortalizas y granos resistentes a la sequía, se beneficiaron ocho kilómetros de canales de riego y se abastecen de agua potable zonas con intrusión salina.

Lo que dice la nueva Constitución sobre el tema

En su artículo 16, epígrafe f), la nueva Carta Magna señala que “la protección y conservación del medio ambiente, así como el enfrentamiento al cambio climático (…) sobre la base del reconocimiento de responsabilidades comunes, pero diferenciadas, el establecimiento de un orden económico internacional justo y equitativo y la erradicación de los patrones irracionales de producción y consumo”.

En su artículo 75 señala que “todas las personas tienen derecho a disfrutar de un medio ambiente sano y equilibrado.”

Más adelante expresa “El Estado protege el medio ambiente y los recursos naturales del país. Reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo sostenible de la economía y la sociedad para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras.”

Los que gobiernen en lo adelante la Isla tendrán que responder por ese compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *