EEUU y Cuba retomarán conversaciones migratorias en julio

Por Silvia Ayuso e Isaac Risco

El portavoz estadounidense para asuntos hemisféricos, William Ostick. Foto: cubadebate.cu
El portavoz estadounidense para asuntos hemisféricos, William Ostick. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES (dpa) —  Estados Unidos y Cuba retomarán en un mes las conversaciones migratorias interrumpidas hace dos años, confirmó hoy a la agencia dpa una fuente del gobierno estadounidense.

   La cita será el 17 de julio y tendrá lugar en Washington entre representantes del Departamento de Estado y del gobierno de La Habana, de acuerdo con el portavoz estadounidense para asuntos hemisféricos, William Ostick.

   Ambos países retomarán así el diálogo en el espinoso tema migratorio medio año después de que el gobierno de Raúl Castro pusiera en marcha una histórica reforma migratoria, que flexibiliza los viajes al extranjero para los cubanos.

   Con aproximadamente más de 1,5 millones de habitantes de origen cubano, Estados Unidos es el país donde vive la mayor parte del exilio de la isla. La nación norteamericana es también el principal destino para los cubanos que intentan dejar el país.

   Hasta ahora sin embargo Washington se ha mostrado muy cuidadoso a la hora de evaluar los cambios migratorios en la isla, a la espera de ver si ello puede tener algún tipo de influencia en las leyes destinadas específicamente a los cubanos como la Ley de Ajuste Cubano.

   Esta situación además no tiene necesariamente que ver con las conversaciones migratorias bilaterales que ahora se retomarán, y que están más centradas en cuestiones como el número de visas o personal consular que negocian las dos capitales.

   La última ronda de conversaciones migratorias, la cuarta, tuvo lugar en enero de 2011 en La Habana. Después de seis años de pausa, Cuba y Estados Unidos habían reanudado estos contactos tras la llegada a la Casa Blanca del presidente Barack Obama en 2009.

Raúl Castro
Raúl Castro. foto: embajadacuba.com.ve

La cita de 2011, sin embargo, se vio ya empañada por el caso del contratista estadounidense Alan Gross, cuyo encarcelamiento en La Habana se ha convertido en los últimos años en el principal obstáculo para un acercamiento entre la isla y el país norteamericano.

   Hasta la nueva interrupción de los encuentros, Cuba había venido buscando un nuevo acuerdo migratorio con Estados Unidos, después del que ya suscribieron en 1994 a raíz de la llamada “crisis de los balseros”, cuando miles de cubanos llegaron a costas norteamericanas a bordo de embarcaciones precarias.

   Desde entonces, Estados Unidos se compromete a conceder cada año 20.000 visados a cubanos para facilitar una salida ordenada de la isla, mientras que Cuba acepta de vuelta sin represalias a aquellos que son devueltos por las autoridades estadounidenses.

   “Seguir garantizando una migración segura entre Cuba y Estados Unidos es algo consistente con nuestro interés en promover mayores libertades y un creciente respeto a los derechos humanos en Cuba”, señaló hoy la fuente al justificar la nueva cita.

   Aun así, precisó, estas nuevas conversaciones “no representan un cambio significativo en la política estadounidense hacia Cuba”.

   Se trata de un comentario casi calcado del realizado este lunes, cuando el Departamento de Estado confirmó la celebración en Washington de una nueva reunión bilateral de dos días centrada en la posibilidad del restablecimiento del correo directo entre Cuba y Estados Unidos suspendido desde hace medio siglo.

   Y es que cualquier gesto de Washington hacia Cuba suele ser rebatido de manera furibunda por un significativo grupo de legisladores que rechazan el más mínimo movimiento hacia la isla.

Ileana Ros-Lehtinen
Ileana Ros-Lehtinen

Es el caso de la congresista republicana por Florida -y de origen cubano- Ileana Ros-Lehtinen, quien condenó el encuentro postal incluso antes de que comenzara.

   “El régimen está una vez más manipulando a la administación norteamericana en este juego porque desean que levantemos el embargo y que hagamos aún más concesiones”, sostuvo la legisladora.

   Dicho encuentro, que también significó la reanudación de unas reuniones interrumpidas en 2009, terminó hoy tras sendas citas a puertas cerradas entre funcionarios del Departamento de Estado y del Servicio Postal estadounidense y altos representantes cubanos encabezados por el jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, José Cabañas.

   La Habana confirmó hoy la celebración del encuentro, calificado como “satisfactorio” y “provechoso” por la delegación cubana. Ésta, sin embargo, apuntó también a “obstáculos” derivados del embargo que Estados Unidos impone a Cuba desde hace medio siglo para poder reanudar el servicio.

   La Habana puso en marcha este año una histórica reforma migratoria que acabó con las restricciones de viaje que rigieron en la isla durante décadas. Desde enero, los cubanos pueden viajar al extranjero sin un permiso especial (“tarjeta blanca”) y sin presentar una carta de invitación.

   Las restricciones de viaje y la permisiva política migratoria de Estados Unidos, que facilita a los cubanos el pedido de asilo político apenas pisan suelo norteamericano, ha dado pie a varias crisis entre ambos países en las últimas décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *