EEUU y Cuba hablarán de migración en medio de crisis en Centroamérica

Cuba-estados-uniosHAVANA TIMES (dpa) — Estados Unidos y Cuba celebrarán el 30 de noviembre en Washington su habitual reunión bianual sobre migración en medio de la actual crisis de migrantes cubanos en Centroamérica.

“Las delegaciones discutirán la continua implementación de los acuerdos migratorios entre EEUU y Cuba, que facilitan la migración ordenada, segura y legal de cubanos a Estados Unidos”, expresó en un comunicado el Departamento de Estado norteamericano.

La reunión del lunes se producirá justo cuando más de 3.000 cubanos que salieron de la isla con el deseo de llegar a Estados Unidos permanecen varados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.

La última ronda de conversaciones se celebró en enero en La Habana. La reunión prevista en julio en Washington se suspendió al coincidir con la apertura de las respectivas embajadas, simbólico paso tras reanudar relaciones diplomáticas después de más de medio siglo de enfrentamiento ideológico.

El deshielo no sólo no ha frenado la ola migratoria de cubanos hacia Estados Unidos, sino que la ha aumentado. Los puestos fronterizos están registrando cifras récord.

Muchos cubanos temen que el acercamiento entre ambos países modifique la Ley de Ajuste, que da un trato privilegiado a los inmigrantes cubanos que lleguen legal o ilegalmente a Estados Unidos.

Al año de pisar suelo norteamericano pueden pedir la residencia, un beneficio que no tiene ningún otro grupo de inmigrantes.

La pasada semana, el gobierno de Cuba responsabilizó de la crisis a las políticas migratorias de Estados Unidos.

“Estos ciudadanos son víctimas de la politización del tema migratorio por parte del Gobierno de los Estados Unidos, de la Ley de Ajuste Cubano y en particular de la aplicación de la llamada política de ‘pies secos-pies mojados'”, criticó el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano la situación de los migrantes varados en Costa Rica, a los que Nicaragua impide el paso.

La política “pies secos-pies mojados” permite a los cubanos que pisan suelo estadounidense quedarse en el país y tramitar su residencia. Los que son capturados en el mar son repatriados.

Estados Unidos insiste en que las leyes migratorias se mantienen.
“El restablecimiento de relaciones diplomáticas, la reapertura de embajadas y el largo proceso de normalización de relaciones no ha cambiado la política de Estados Unidos respecto a la inmigración cubana”, recordó hoy el Departamento de Estado.

Delegaciones de ambos países celebrarán también el 1 de diciembre en Washington la segunda reunión del llamado Diálogo contra el Narcotráfico, que tiene como fin frenar el flujo ilegal de drogas entre los dos países.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *