Disposición de Odebrecht a contar lo que sabe lleva pánico a Brasilia

Por Ana María Pomi

HAVANA TIMES (dpa) — La constructora brasileña Odebrecht anunció el martes lo que el oficialismo y la oposición más temían: contar lo que sabe sobre el escándalo de corrupción en Petrobras y sus nexos con las donaciones millonarias a las campañas electorales de políticos de todos los partidos.

Marcelo Odebrecht.  Foto: agenciabrasil.ebc.com
Marcelo Odebrecht. Foto: agenciabrasil.ebc.com

El acuerdo involucra a todos los empleados de la mayor constructora del país, que es además, según afirman medios locales, la que más dinero ha donado en los últimos años a candidatos de todo el espectro político y muy especialmente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), lo cual configura un nada desdeñable foco de preocupación para el ya debilitado Gobierno de Dilma Rousseff.

El acuerdo que la constructora se dispone a firmar -y que tiene que ser oficializado por la Fiscalía General- incluye, entre otros, a altos ejecutivos y hombres de confianza de la cúpula directiva de la empresa, entre ellos a su dueño y ex presidente Marcelo Odebrecht.

Heredero del “imperio” Odebrecht, Marcelo está preso desde hace casi nueves meses y fue condenado a 19 años y cuatro meses de reclusión por los delitos de corrupción cometidos en el marco de los fraudes en Petrobras.

Calificada hoy como “la delación del fin del mundo” por el prestigioso analista político Clóvis Rossi, la “cooperación definitiva” -como la denominó la empresa- promete revelar la “existencia de un sistema ilegal e ilegítimo de financiación del sistema partidario-electoral del país”.

En otras palabras, Odebrecht, uno de los mayores grupos empresariales del continente sudamericano, se dispone a suministrar detalles sobre cómo y por qué donó millonarias sumas a políticos de todas las banderas para asegurarse los millonarios contratos que mantiene con empresas públicas tanto de la esfera del Gobierno central, como de las gobernaciones regionales y municipales.

El anuncio del acuerdo fue realizado en la noche del martes, al término de una jornada en que los agentes de la operación Lava Jato de la Policía Federal -que investiga los ilícitos en Petrobras- propinaron un duro golpe a Odebrecht: arrestaron a varios de sus empleados, muchos de alto rango, y revelaron la existencia de una repartición dentro de la empresa dedicada únicamente a gestionar la red ilegal.

Bajo el pomposo nombre de “Sector de Operaciones Estructuradas”, la empresa presente en 28 países tenía “una estructura profesional de pago de sobornos que no se limitaba a casos esporádicos, sino a pagos sistemáticos”, dijo la fiscal Laura Tessler.

Se habló de “contabilidad clandestina”, empleados dedicados en forma exclusiva a cuidar de la administración de la red delictiva y un flujo sistemático de millonarias sumas de origen y destino ilegal.

La posible delación de Marcelo Odebrecht y todo su grupo venía siendo considerada por integrantes del Gobierno de Dilma Rousseff y sus aliados como una “bomba atómica”, según el portal del diario “Gazeta do Povo”.

El inminente estallido de esa bomba fue anunciado por la empresa en estos términos: “Las evaluaciones y reflexiones de nuestros accionistas y ejecutivos llevaron a Odebrecht a decidir hacer una colaboración definitiva con las investigaciones de la Operación Lava Jato”.

“La empresa, que identificó la necesidad de implantar mejoras en sus prácticas, viene manteniendo contacto con las autoridades con el objetivo de colaborar con las investigaciones”, indicó la constructora, que según informó hoy el diario “Folha de Sao Paulo factura más de 100.000 millones al año (unos 27.000 millones de dólares).​

El ex presidente Lula es uno de los que puede verse seriamente afectados por las inminentes revelaciones de Marcelo Odebrecht y compañía.

Lula es investigado por presunto tráfico de influencia internacional a favor de la constructora, que pagó millonarias sumas a su fundación, el Instituto Lula, contratando al líder de izquierda para impartir conferencias por el mundo a partir de 2011, en su calidad de ex mandatario.

En algunos de los países visitados, la empresa obtuvo concesiones de obras millonarias, que en algunos casos fueron financiadas a bajo costo por el banco de fomento brasileño (BNDES).

Una fuente más de preocupación para Lula, que se encuentra en el ojo del huracán desde que Rousseff lo nombró jefe de Gabinete, cargo ahora en suspenso por orden judicial, debido a la sospecha de que la intención era protegerlo con los fueros de la petición de prisión preventiva que pende sobre su antecesor por sus presuntos vínculos con los fraudes en Petrobras.

Los secretos que puede revelar Odebrecht no son menos amenazantes para la propia Rousseff y su agónico Gobierno.

Según contó a los investigadores de la Lava Jato el senador Delcídio Amaral -quien está en prisión domiciliaria por el caso Petrobras- Rousseff le pidió, en su antigua condición de integrante del PT y portavoz del Gobierno en el Congreso, que lo ayudara a negociar la nominación de un ministro del Supremo Tribunal de Justicia que se habría comprometido a votar por la liberación de empresarios detenidos, entre ellos Marcelo Odebrecht.

 

2 thoughts on “Disposición de Odebrecht a contar lo que sabe lleva pánico a Brasilia

  • Ay carajo no habia visto esta noticia.

    Eso puede salpicar muy lejos. Odebretch está en toda la region, incluyendo el puerto del Mariel.

  • Creo que Brasil se queda sin el 50% de sus políticos si Odebrecht abre la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *