Destierran a directora de Miss Nicaragua, Karen Celebertti

Karen Celebertti, en una foto publicada en su cuenta de Instagram.

Por Confidencial

HAVANA TIMES – La directora de Miss Nicaragua, Karen Celebertti, fue desterrada del país el jueves 23 de noviembre por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. La Dirección de Migración y Extranjería le impidió ingresar a Nicaragua, junto con su hija, cuando ambas regresaban al país después de participar en actividades relacionadas con el certamen de Miss Universo, reveló el medio digital Mosaico CSI.

Karen Celebertti y su hija llegaron a Nicaragua, pero fueron obligadas a regresar a México, donde la dueña de la organización se encontraba después de participar en El Salvador en el concurso de Miss Universo, en el que la nicaragüense Sheynnis Palacios se convirtió en la ganadora del concurso.

De acuerdo con la información, la compañía Aeroméxico, del país azteca, no les informó vía correo electrónico de la decisión de no dejarlas entrar como ha ocurrido con otras personas a las que el régimen también les ha prohibido la entrada, y ambas fueron notificadas hasta en el Aeropuerto Internacional de Managua, tras varias horas de espera.

Desde 2001, Karen Celebertti es directora de la franquicia de Miss Nicaragua, concurso en el que ella misma participó en 1992, como representante de Matagalpa, departamento del norte de Nicaragua de donde es originaria. Celebertti fue segunda finalista en aquel certamen y compitió a nivel internacional en Miss Hispanoamericana. Desde entonces, su vida continúo ligada al mundo de la belleza, llegando a dirigir el concurso nacional.

Karen Celebertti fue devuelta a México

Diversos medios de comunicación y cuentas en redes sociales aseguran que la dictadura ya había negado el regreso de Karen Celebertti desde el 17 de noviembre, cuando se celebró el certamen de belleza, pero la orden se habría revocado cuando la nicaragüense Sheynnis Palacios obtuvo la corona universal. Incluso, afirman que la misma Miss Nicaragua habría sido desterrada de facto, pues le habían dicho que no podría entrar. Sin embargo, horas antes del concurso esa orden también habría sido modificada.

“La orden fue revocada y les notificaron que eran “bienvenidos” a Nicaragua”, confirmó Mosaico CSI con una fuente cercana al caso.

Karen Celebertti, directora de la agencia de modelaje e impulsadoras Silhuetas, era parte de la delegación que acompañó a Sheynnis Palacios a San Salvador, y salió con ella hacia México, previo al vuelo de la nueva Miss Universo hacia Nueva York, Estados Unidos, donde vivirá por un año para atender sus compromisos con la franquicia internacional.

Según Mosaico CSI, la madre, el esposo y el hijo de Karen Celebertti regresaron a Nicaragua el domingo 19 de noviembre. Mientras, la directora de Miss Nicaragua acompañó a la nueva Miss Universo a Miami y después a México, para volver a Nicaragua el día 23. Sin embargo, “después de estar retenidas en el aeropuerto de Managua, fueron devueltas al suelo azteca”, detalló el medio digital.

La furia de Murillo contra Miss Universo

El 22 de noviembre, la vicepresidenta y vocera de la dictadura orteguista, Rosario Murillo, cargó contra las celebraciones en Nicaragua por el triunfo de Sheynnis Palacios como la nueva Miss Universo y las calificó de “provocaciones maquilladas” de quienes, según ella, “pretenden convertir un lindo y merecido momento de orgullo y celebración, en golpismo destructivo”.  

Tras el triunfo de la representante nicaragüense en Miss Universo, miles de nicaragüenses salieron a las calles del país gritando vivas y agitando con júbilo la bandera nacional. El gesto de patriotismo fue un respiro en una Nicaragua bajo más de cinco años de un estado policial de facto.

Las expresiones de festejo continuaron con un par de artistas de Estelí que pintaban un mural en homenaje a Sheynnis Palacios, el 21 de noviembre. Sin embargo, agentes policiales llegaron al lugar y les prohibieron continuar. “Hasta ahí quedó el mural. Tuvimos las intenciones de terminar, cumplimos con nuestra palabra, pero las autoridades no permitieron continuar”, publicó uno de los artistas en sus cuentas de Instagram y TikTok. Horas después, pintaron de blanco la pared donde habían comenzado la obra, según denuncias en redes sociales. La prohibición de la pintura de un mural dedicado recordó a los nicaragüenses la vigilancia permanente en la que viven los nicaragüenses, y que –pese al respiro de la conquista histórica de una corona– crece día a día.

“Que dejen de manosear los merecidos triunfos de una bonita muchacha, para esconder su insignificancia e incapacidad, y enturbiar, con sus ridículos y cursis delirios, nuestras benditas aguas”, manifestó.

El documento de seis páginas en el que el régimen no nombra directamente a la nueva Miss Universo ni al concurso, contrasta con la comunicación de felicitación publicada el fin de semana en el que apuntaban que “¡Nicaragua está de fiesta con su reina!”.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.