Desalojo nocturno del Movimiento San Isidro

En el operativo policial que desalojó este jueves en la noche a los activistas del Movimiento San Isidro participaron varias patrullas policiales y ambulancias, según contaron algunos testigos a 14ymedio. Foto: (EFE)

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – La policía irrumpió la noche de este jueves en la sede del Movimiento San Isidro en La Habana Vieja y arrestó durante varias horas a los 14 activistas que estaban en el interior del inmueble. La mayoría de ellos ya han sido liberados aunque algunos permanecen en dependencias policiales.

Hasta el momento se ha podido confirmar la puesta en libertad del periodista Carlos Manuel Álvarez, en torno a las doce de la noche, que ha podido relatar la experiencia en diario español El País, con el que colabora. También se sabe que ha podido regresar a su casa Iliana Hernández, colaboradora de CiberCuba, que contó al medio que también están libres la curadora de arte Anamely Ramos, y la profesora universitaria Omara Ruiz Urquiola.

Otros liberados fueron Yasser Castellanos, que ha relatado la situación en su perfil de Facebook, Maykel Osorbo Castillo, la escritora Katherine Bisquet, Osmany Pardo y el activista Esteban Rodríguez.

Luis Manuel Otero Alcántara – que llevaba ocho días en huelga de hambre- fue trasladado a la unidad de policía de Cuba y Chacón,y ha sido liberado esta madrugada según el periodista Abraham Jiménez Enoa.

En cambio, permanecen detenidos y Jorge Luis Capote Arias en la de Zanja, mientras Jorge Luis Arias está en paradero desconocido.

Gran despliegue de agentes

En el operativo policial que desalojó este jueves a los activistas participaron varias patrullas policiales y ambulancias, según contaron algunos testigos a 14ymedio.

“Pasé cerca del lugar un poco antes de que todo ocurriera y vi varias patrullas policiales, ambulancias y un gran grupo de personas que parecían de la Seguridad del Estado a pocas cuadras del lugar”, dijo a este diario un taxista que transportaba pasajeros por la zona.

“Cuando regresé por la misma calle ya los vecinos estaban diciendo que se habían llevado a todos los huelguistas que estaban en la casa”, pero todavía no dejaban pasar hasta el lugar.

La irrupción de los agentes en la casa coincidió con una caída de los servicios de Facebook e Instagram en la Isla, un fallo que los internautas asociaron a un intento de que las imágenes y las denuncias de la detención no se difundieran en las redes sociales.

Katherine Bisquet cuenta que la Seguridad del Estado llevó a Luis Manuel Otero Alcántara para casa de ella esta madrugada pero él les dijo que se negaba a quedarse en casa de nadie. “La Seguridad del Estado tiene sitiado la sede en San Isidro y tiene clausurada la casa. No permiten que Luis Manuel vaya para su propio domicilio, él está renuente a ir a casa de cualquiera y la Seguridad está renuente a llevarlo a un calabozo”, declaró. 

Luis Manuel Otero continua en huelga de hambre

“Luis Manuel sigue plantado con su huelga de hambre, ya sea deambulando en esa patrulla o si lo llevan para un calabozo. En caso de que lo lleven para San Isidro él piensa quedarse ahí para seguir con su protesta hasta que suelten a Denis Solís, esa es su decisión”, explicó Bisquet.

En un tuit del MSI confirmaron la información. “Agentes de la dictadura irrumpieron en nuestra sede, golpearon salvajemente a nuestros compañeros, se los llevaron y desconocemos su paradero. Tememos por su integridad física”, denunció el breve mensaje.

El periodista independiente Maykel González Vivero, director del sitio Tremenda Nota, reportó desde las cercanías de la vivienda. “Llegué al lugar pocos minutos después del desalojo forzoso de los activistas”. El reportero asegura que “la puerta fue rota violentamente” y toda la zona estaba bajo un fuerte operativo.

“Los llevaron arrastrados y afuera de la casa ya estaba preparado un acto de repudio con gente gritando consignas oficiales”, le explicó un vecino a González Vivero.

El detonante para que se produjera el desalojo fue la insistencia de las autoridades para que Carlos Manuel Álvarez, que había llegado pocos días antes de Nueva York, se repitiera la PCR que los sanitarios le realizaron en el aeropuerto. El periodista se había negado a abandonar el inmueble para realizarse el test, por lo que dos hombres y una mujer, presuntamente sanitarios ataviados con el traje protector, se presentaron en la sede del Movimiento junto a varios agentes e insistieron en llevarse al escritor.

Sin confianza en las autoridades

Álvarez se negó, diciendo que no confiaba en ellos y que sabía que recibían órdenes de la Seguridad del Estado.

Zuleidis Cepero, la esposa de Esteban Rodríguez se comunicó en vivo con ADN Cuba y dijo que no le dio tiempo a llegar pero cuando lo hizo “no pude ver a nadie, se llevaron a todo el mundo, la sede de San Isidro se quedó vacía”. “No respetaron que había mujeres dentro, estoy preocupada por la salud de todos”, agregó.

La web oficialista Razones de Cuba ha publicado el video del momento del desalojo que, según su versión, se produjo como consecuencia de una denuncia “por el delito de propagación de epidemias, lo que obligó a una actuación inmediata para la extracción de las personas que se encontraban en el lugar”.

Lea más sobre Cuba aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *