Derrame de petróleo en refinería cubana

Por Café Fuerte

Residuos de crudo todavía permanecen en el arroyo afectado por el derrame. foto: Andrei Álvarez

HAVANA TIMES — La negligencia laboral provocó el derrame de 15,000 litros de petróleo en la Refinería “Sergio Soto”, de Cabaiguán, en la provincia de Sancti Spíritus, pero la situación se encuentra ya bajo control, informaron las autoridades de la instalación.

El incidente fue evaluado de considerable y provocó daños ambientales en la zona, dijeron los representantes de la Unidad de Medio Ambiente (UMA) en la provincia, adscrita al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

“Hay un daño ambiental y estamos claros de que fue un error en el proceso tecnológico”, según declaró Magalis Torres Martínez, jefa de la UMA en Sancti Spíritus, a la prensa local.

Las autoridades gubernamentales aplicaron el Decreto-Ley No. 200, de Contravenciones al Medio Ambiente y multaron a cuatro trabajadores como responsables de los hechos, a quienes adicionalmente se les impuso el pago del producto como medida administrativa, indicó el director general de la planta, el ingeniero Léster Alemán Hurtado.

Trazas hasta el río Tuinucú

El derrame se produjo en dos incidentes ocurridos los días 8 y 15 de agosto en la terminal de descargue de vagones cisternas como consecuencia del descuido de un operador que no aseguró la trampa de residuales para la contención del hidrocarburo, según explicó el director general de la planta, el ingeniero Léster Alemán Hurtado.

“Hacía más de una década que no ocurrían situaciones así, por lo menos por esa trampa. Hubo negligencia del operador que no la aseguró”, dijo Alemán. Actualmente la trampa trabaja perfectamente y hoy está vertiendo agua clara al arroyo”.

Durante la fuga de petróleo se dejaron escapar 15,000 litros de combustible, de los que ya se han se recuperado 14 000. Los restantes se los llevó la crecida del arroyo hacia donde vierte la trampa, a causa de las fuertes lluvias que afectaron por esos días la ciudad de Cabaiguán.

Pero las trazas de crudo llegaron hasta el río Tuinucú, en la cuenca Zaza.

Autoridades del CITMA y del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos visitaron la refinería para evaluar los daños ambientales.

Según la dirección del CITMA en la provincia espirituana, hasta la fecha no se han reportado muertes de peces muertos ni cultivos afectados por el derrama, según las informaciones llegadas hacia la importante industria espirituana.

Preocupación de vecinos

El arroyo donde desembocó el vertimiento petrolero no es de agua potable y allí van a parar aguas albañales de la localidad. Sin embargo, esas aguas son usadas por campesinos de la zona para regar los cultivos, lo que provocó preocupación por parte de los pobladores.

“Aquí sí hubo preocupación, porque empiezan a rodar rumores y el gobierno no da información de lo que pasa”, dijo Tomás Cañizares, un residente de Cabaiguán, en conversación con CaféFuerte. “Pasaron varios días antes de que el periódico [Escambray] dijera algo”.

El escape dejó trazas en varias partes a la redonda y manchó las orillas del arroyo.

La UMA conducirá próximamente una inspección al ecosistema para evaluar los efectos a mediano y largo plazos de la refinería y sus vertimientos, atendiendo a las quejas de la población sobre la contaminación del agua y los olores que se emanan durante el proceso industrial.

Fundada en diciembre de 1947 con el nombre de Refinería RECA, la “Sergio Soto” es una de las cuatro refinerías petroleras con que cuenta el país. Su plan de refinación esde unas 43,000 toneladas de crudo al año.

La planta de Cabaiguán es la única del país que se dedica exclusivamente a la refinación del petróleo nacional. A pesar de contar con una tecnología anticuada, se mantiene procesando considerables volúmenes de crudo con alto contenido de azufre del occidente del país, además de materia prima más ligera procedente de los yacimientos de Pina y Majagua, en Ciego de Ávila, y de Jarahueca y Jatibonico, en Sancti Spíritus.

La labor de la refinería reviste una especial importancia como productora de aceite dieléctrico para transformadores con 1,155 toneladas, lo que sustituye importaciones por más $1.5 millones de dólares anuales.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *