Denuncian secuestro de periodista en Nicaragua

Alvaro Montalvan. Foto de archivo, nacion.com

HAVANA TIMES – El periodista nicaragüense Álvaro Montalván, director y propietario de la radio “Mi Voz” de la ciudad de León, fue arrestado hoy por policías, denunció la emisora que exigió su inmediata libertad, reportó dpa.

Montalván fue detenido al salir de su casa, que colinda con la sede de la radioemisora, y llevado por los agentes policiales con rumbo desconocido, dijo el periodista de “Mi Voz” Bismarck Lebrón.

“Nuestro director Alvaro Montalván ha sido secuestrado, ya que su captura se realizó sin mediar una orden judicial de arresto”, se indicó en la radio durante una transmisión en vivo.

Informaron que tanto la vivienda del periodista y como la emisora “permanecen rodeadas y bajo asedio de varias patrullas de Policía”.

El Gobierno no ha confirmado ni desmentido la denuncia.

Agentes policiales habían retenido el martes a Montalván cuando conducía su vehículo, pero tras sus fuertes reclamos lo dejaron continuar su camino, según un video que el comunicador filmó con su celular y que se transmitió en el canal 100% Noticias (privado).

En junio pasado, paramilitares destruyeron parcialmente la sede de la radio “Mi Voz” e incendiaron un vehículo de la emisora.

Radio “Mi Voz” y Radio “Darío” son emisoras críticas con el Gobierno de Daniel Ortega en León, a 90 kilómetros de Managua. Radio “Darío” fue incendiada por paramilitares y activistas oficialistas a fines de abril, tras el inicio de las protestas sociales.

Nicaragua vive una grave crisis desde el 18 de abril, cuando una protesta de estudiantes dio paso a intensas manifestaciones contra Ortega, tras la violenta acción de la Policía y paramilitares que ha dejado cientos de muertos, miles de heridos y centenares de detenidos.

En medio del conflicto, el periodista independiente Angel Gahona fue asesinado de un tiro en Bluefields (surcaribe), mientras varios reporteros y fotógrafos han sido agredidos por policías y “turbas” sandinistas, mientras otros han huido al exilio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *