Cuba registra un nuevo récord de casos de Covid-19

Por Circles Robinson

Ilustración por cubadebate.cu

HAVANA TIMES – A medida que el esfuerzo del gobierno de Cuba por producir varias vacunas para el uso doméstico y ventas al exterior continúa y avanza, los casos positivos de Covid-19 en la isla de 11,2 millones han aumentado drásticamente.

El viernes alcanzó un nuevo máximo con 2.464 casos positivos, seguido de otro máximo de 2.698 el sábado, cayendo a 2.589 el domingo. Estas son las estadísticas del Ministerio de Salud que no permite una verificación independiente. Los casos de los tres días son mayores que cualquier otro desde que comenzó la pandemia aquí en marzo de 2020.

Como forma de consuelo, los medios oficiales cubanos a menudo destacan que las cosas están peor en Estados Unidos, Brasil y algunos otros países capitalistas. Tampoco pierde la oportunidad de culpar al embargo estadounidense por cualquier dificultad.

Las autoridades sanitarias han detectado la tendencia a una distribución mas equitativa de la enfermedad a lo largo del país, con respecto al comienzo de la pandemia, en que la mayoría de los casos se concentraban en la capital.

La Habana es ahora solo uno de los líderes en lugar del eterno primer lugar. El domingo, por ejemplo, la mayoría de los casos se detectaron en Matanzas (508), La Habana (384), Santiago de Cuba (333), Ciego de Ávila (222) y Camagüey (175).

Diariamente, el gobierno culpa a la población de propagar la enfermedad, mientras la gente se esfuerza por encontrar alimentos básicos y productos de higiene que escasean. Rara vez alguno de los funcionarios que critican la “indisciplina” de la población se ve en las largas filas o en el abarrotado transporte público, ambos lugares ideales para la propagación del virus.

Asimismo, las políticas implementadas o no implementadas no están abiertas a serios cuestionamientos en los medios oficiales monopolistas. Para tranquilizar a la población, el Partido Comunista y su gobierno repiten constantemente que están trabajando muy duro y siempre tienen en el corazón los mejores intereses de la gente.

Sus intenciones, como las de Fidel Castro cuando estaba en el poder, son siempre puras, salvo alguna que otra manzana podrida que cuando se detecta se desecha en el olvido.

Ahora, la esperanza es que a medida que más personas reciben las vacunas producidas en casa, al menos disminuya la sobrecarga hospitalaria con casos graves.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *