Cuba permitirá el trabajo privado en todas sus agencias de taxi

Cubataxi.  Foto: wikipedia.org
Cubataxi. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES (dpa) — El gobierno cubano permitirá a los taxistas de las agencias estatales el trabajo privado en toda la isla, según anunció hoy el diario oficial “Granma”.

La reforma prevé que las agencias de taxis estatales arrienden sus vehículos a sus conductores, que dejarán de ser parte de las plantillas y pasarán a ser trabajadores autónomos, los llamados “cuentapropistas”.

La medida se implementará de forma “paulatina” a lo largo del 2014, según “Granma”. Un total de 20 agencias operarán en todo el país bajo la supervisión de una nueva empresa, Taxis-Cuba.

La reforma anunciada hoy “inicia el proceso de generalización” del modelo a todo el país, detalló “Granma”. Posteriormente, a las agencias podrán incorporarse conductores “propietarios de sus vehículos”, citó el diario a Débora Canela Piña, del Ministerio de Transporte de la isla

El gobierno de Raúl Castro ya había puesto en práctica la medida de alquilar los autos estatales a sus conductores forma “experimental” en 2010. Hasta ahora tres agencias estatales funcionaban con el “nuevo modelo de gestión”, dos de ellas en La Habana y la tercera en el balneario turístico de Varadero.

El objetivo es mejorar los déficits del grupo empresarial Cubataxi, según “Granma”. El órgano de prensa del Partido Comunista de Cuba reconoce que la empresa estatal tiene problemas con “plantillas sobredimensionadas” y el robo de los montos recaudados con el servicio público.

El presidente, Raúl Castro, ha reconocido en varias ocasiones los problemas con la corrupción, muy extendida en las instituciones estatales.

Cuba lleva a cabo desde hace años un paulatino programa de reformas para “actualizar” su modelo económico con elementos de mercado. Las medidas han abierto espacios para la iniciativa privada.

Más de 440.000 personas trabajan en tanto como “cuentapropistas”, según cifras oficiales. Raúl Castro anunció hace unos años que su gobierno esperaba reducir unos 500.000 empleos en el deficitario sector estatal.

A comienzos de este año, el castrismo puso en marcha una nueva reforma en el sector automotor, que permite a los cubanos comprar libremente autos nuevos por primera vez en medio siglo.

Los precios desorbitados de los vehículos, con montos que superan incluso en siete u ocho veces los precios de salida de fabricantes como la francesa Peugeot, han causado sin embargo malestar entre la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *