Compañia sueca hablará sobre presunto uso de presos cubanos

HAVANA TIMES (dpa) —  La empresa de muebles sueca Ikea confirmó hoy a la agencia dpa que directivos de la firma están arreglando una reunión con legisladores estadounidenses que pidieron explicaciones por revelaciones de la prensa alemana y sueca sobre el presunto uso de mano de obra de presos cubanos en los años 80.

“Hemos recibido la carta de los miembros del Congreso y hemos estado en contacto con un alto miembro del personal (del Congreso) para organizar un encuentro”, dijo la portavoz de Ikea en Estados Unidos, Mona Astra Liss, en respuesta a una consulta de dpa.

El martes se conoció que los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart, David Rivera y Albio Sires, así como los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, todos de origen cubano, le enviaron una carta al presidente de IKEA en Norteamérica, Mike Ward, pidiéndole una reunión para obtener más información sobre reportes acerca de que la empresa llegó a un acuerdo con el gobierno cubano a finales de los años 80 para que presos de la isla fabricaran algunos de sus muebles.

La información había sido revelada por el canal sueco SVT y por el diario alemán “Frankfuter Allgemeine Zeitung”, que la semana pasada afirmó que tanto presos cubanos como de la antigua República Democrática Alemana (RDA) fueron obligados a fabricar algunos de los muebles de la empresa sueca mediante un acuerdo gestionado en 1987 por miembros del gobierno de Alemania del Este.

Según el diario, un grupo de cinco expertos de la Alemania comunista aterrizaron el 17 de septiembre de 1987 en La Habana y se reunieron al día siguiente con miembros del Ministerio del Interior cubano.

Un mes después de esa visita, se firmó en Berlín un acuerdo con Ikea Trading Berlín, delegación de la compañía en la Alemania Oriental. El contrato preveía la fabricación de decenas de miles de muebles, incluyendo 10.000 mesas infantiles y 35.000 de comedor, si bien fue cancelado un año más tarde por problemas con la calidad de los productos entregados.

En su misiva al directivo de Ikea, los legisladores cubano-estadounidenses pedían que en el encuentro a celebrarse “lo antes posible” se discuta del “proceso de revisión interna” que la empresa sueca ha iniciado respecto de las acusaciones de uso de mano de obra de presos cubanos.

“Las corporaciones multinacionales tienen una obligación moral de asegurar que sus operaciones comerciales no violan los derechos humanos. Esperamos recibir respuestas de IKEA a nuestras múltiples preocupaciones referente a estas acusaciones”, insistió en un posterior comunicado la congresista republicana Ros-Lehtinen, presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes y una acérrima anticastrista.

“El artículo del Frankfuter Allgemeine Zeitung hace referencia a sucesos que presuntamente tuvieron lugar hace unos 25 años y vamos a mirar profundamente esto como parte de la investigación ya en marcha sobre la RDA”, aseguró hoy la portavoz en Estados Unidos de la empresa sueca.

“IKEA no ha tenido ninguna relación comercial de largo plazo con ningún provedor en Cuba”, subrayó Liss.

“Hasta donde sabemos, sólo ha habido ocasionales compras de prueba de una limitada cantidad de productos de proveedores en Cuba a finales de los 80”, agregó.

En declaraciones similares a las ya realizadas en días anteriores desde la matriz sueca, la portavoz aseguró que la empresa se toma “muy seriamente” las alegaciones y que está “acelerando” la investigación, para lo que ha solicitado también ayuda “externa”, si bien puntualizó que hasta que haya reunido todos los datos, no “especulará” sobre el resultado de las pesquisas.

One thought on “Compañia sueca hablará sobre presunto uso de presos cubanos

  • Todo empezó la semana pasada cuando el programa “Uppdrag granskning” de la tv sueca dedicó su espacio al tema. Esto habría ocurrido hace mas de 30 años y es bueno que haya transparencia.
    Lo que no soporto es que en EEUU los reclusos trabajan también y eso no es noticia. El colmo es que otro programa de la tv sueca “Dokument utifrån” se hizo eco de la situación de los niños en el mundo, como trabajan desde tempranas edades. Y no es un problema sólo de África o Asia sino en los mismos EEUU, específicamente en los estados del sur. Pero los congresistas como la señora Ileana Ros-Lehtinen prefieren desviar su atención a unos hechos supuestamente ocurridos hace tres décadas ignorando el presente mucho más grave puesto que hay niños involucrados. El programa del que hablo está aquí: http://t.co/1NQM286x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *