Chile: Intenso debate sobre un proyecto del Senado que legaliza la eutanasia

eutanasia-300x200HAVANA TIMES – La Comisión de Salud del Senado chileno planea realizar un proyecto de ley que permita la eutanasia en el país.

El presidente de la Comisión de Salud del Senado, Guido Girardi, afirmó que “Chile debe regular los derechos de las personas en su condición de pacientes y ante la proximidad de la muerte”.

Recientemente, se conoció el caso del doctor Manuel Almey, quien sufría una insuficiencia respiratoria y cardiaca.

Almey envió una carta al Colegio Médico donde solicitaba ayuda a la colectividad para terminar con su vida.

Su petición se basaba en la necesidad de “crear una comisión de hombres justos que estudien la mejor forma de poner término a la vida de las personas que están en una condición de vida terminal y que así lo deseen”, decía en la carta.

Este hecho revivió el tema de la eutanasia entre académicos de la Universidad de Chile para iniciar un debate en el país.

Según la propuesta del Senado, toda persona mayor de edad podrá tener la libertad de determinar los cuidados y tratamientos a los que desea someterse ante la proximidad de su muerte.

La idea es evitar que un enfermo se vea obligado a padecer dolores innecesarios.

El abogado de la fundación de Asistencia Legal del Colegio Médico de Chile, Juan Carlos Bello, se pronunció sobre el tema.

“Cuando se informe a la persona sobre su situación terminal, puede solicitar que no le realicen cualquier tratamiento que pueda alargar, artificialmente, su vida”, opinó el abogado. (Pablo Florencio Salazar – Agencia Púlsar)


2 thoughts on “Chile: Intenso debate sobre un proyecto del Senado que legaliza la eutanasia

  • el 22 septiembre, 2014 a las 7:32 am
    Permalink

    Me parece que son más de dos los problemas de la eutanasia.
    Si bien la eutanasia puede ayudar a muchos seres humanos a abandonar la vida con menos dolores que los que porporciona la muerte natural rabiando de dolor y de sufrimiento, y ese y no otro debe ser el fin o propósito de esta práctica, sólo debe aplicarse bajo el criterio aprobado por una comisión médica (y no un médico sólo) que certifique el estado terminal del paciente y nunca como expresión de suicidio “fácil”.
    Sin embargo, los confictos éticos y morales que implica su aplicación, por los mismos que un día juraron defender la vida y luchar contra la muerte, son enormes y puede suceder como ocurre frecuentemente con los “verdugos” o ejecutores de la pena de muerte, o los pelotones de fusilamiento, los cuales bajo el ejercicio constante de ese “oficio” sufren una transformación psiquica que los lleva a despreciar la vida de los demás y a creerse que tienen el don de Atropo (la Parca de las Tijeras, que cortaba el hilo de la vida en la mitologia latina o Moiras en la griega). Tan es asi que en numerosos paises se adoptan medidas de la cantidad de ejecuciones permisible para un verdugo o peloton de fusilamiento, poner cartuchos de salva en algunos fusiles para que el que dispare no sepa si su fusil mató o no al reo, explicarle fehacientemente la justicia de aplicarle al reo condenado la pena de muerte, etc. y aún así, ese “oficio” degenera los valores espirituales de esas personas…
    Todo esto sin contar las confabulaciones por razones de herencia, económicas y de otra índole que puede mediante el soborno, llevar a la muerte a una persona que realmente no quiere morir o no está en condiciones psiquicas de responder responsablemente a la pregunta de si desea que le aceleren la muerte.
    Pudiera ser que la humanidad todavia no esté preparada para adoptar semejante decisión.

  • el 19 septiembre, 2014 a las 4:28 pm
    Permalink

    La eutanasia tiene dos problemas:

    El primero es que puede conducir al suicidio de personas sanas que están pasando episodios de depresión perfectamente curables.

    El segundo consiste en que puede conducir a que personas mayores sin ningún deseo de morir pero con muy buena intención, se ofrezcan a morir para dejar de ser una carga para sus hijos.

    Por eso hay que tener mucho cuidado con cualquier ley de eutanasia porque si no se tiene cuidado puede hacer más daño que beneficio. Lo digo convencido de que prolongar el sufrimiento de enfermos terminales es una crueldad que no tiene nada de bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *