Audiovisuales cuestionan masculinidad hegemónica

Redacción IPS Cuba

Obras de arte y actores de la sociedad civil cubana promueven el desmontaje de la cultura machista. Foto: Dalia Acosta - IPS Cuba

HAVANA TIMES, 11 julio — La masculinidad hegemónica y su relación con la violencia en la sociedad cubana es cuestionado por el documental “¿Los machos?”, una obra de la realizadora Ana Margarita Moreno, estrenada este domingo 10 de julio en un programa estelar de la televisión cubana.

“¿Mi concepto de hombría?”, se preguntaba un joven cubano, entrevistado por Moreno, ante la teleaudiencia cubana. Este es el segundo documental de Moreno exhibido en lo que va de año en el programa cinematográfico dominical, Arte 7, un espacio que concentra una importante teleaudiencia.

El primero fue “Entre el decir y el silencio” que, el pasado 27 de marzo, puso en evidencia los prejuicios machistas que persisten en las relaciones entre mujeres y hombres. En tanto, “¿Los machos?” se remonta a las raíces y analiza la historia de las masculinidades hegemónicas en la isla.

A Moreno le interesa la construcción desde las luchas contra la metrópoli española, el proxenetismo y la guapería —de los que Yarini resulta el exponente más famoso —, hasta la actualidad.

Hombre es “el que manda”, “el que domina”, el que “no tiene miedo” y mujer, la que “le gusta que un hombre las domine”, dicen algunas personas entrevistadas.

Sin embargo, no parece tan simple para el resto de las testimoniantes del documental producido por el Centro Félix Varela, una organización no gubernamental que trabaja en el campo de la ética, derechos humanos, cultura de paz y procesos de mediación, entre otras temáticas.

“Ser macho, ser varón, ser masculino es como una etiqueta social que te convierte en el plus”, dijo a la cámara el historiador Julio César González Pagés, coordinador de la Red Iberoamericana de Masculinidades.

Otro joven que quiso aportar su experiencia aseguró que para él “el significado de hombría no quiere decir ser más violento”. En este sentido, la socióloga Clotilde Proveyer destacó que “muchos hombres piensan equivocadamente que la única forma de resolver los problemas es la violencia”.

“La disciplina militar supone ser firme, no llorar, no mostrar debilidad. Esto es parte de los mandatos culturales de lo que se entiende como disciplina militar”, apuntó la especialista, autora de varios estudios sobre violencia de género en la isla.

La construcción de las masculinidades parece estar de moda en la documentalística cubana. Además de “¿Los machos?” y “Entre el decir y el silencio”, el 17 de junio último tuvo su premier “El tiempo de la cosecha. El fin de un capítulo de vida”, de la realizadora Lisette Vila.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *