Atentado con bomba molotov en la Catedral de Managua

La capilla de la Sangre de Cristo completamente calcinada después del atentado. Foto: Twitter de Monseñor Silvio Baez.

Desconocido ingresó al templo a lanzar un explosivo contra la imagen de la Sangre de Cristo que resultó quemada

Por Ivette Munguía (Confidencial)

Un sujeto no identificado lanzó una bomba molotov a la capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de Managua, causando un incendio que dejó cuantiosos daños materiales al templo madre de le Iglesia Católica en Nicaragua, incluyendo la destrucción de la imagen. El atentado fue confirmado por la hermana Arely Guzmán, administradora del templo, quien se encontraba en los predios de Catedral cuando sucedieron los hechos.

El atentado ocurrió a las 11:00 de la mañana de este 31 de julio. Según los testigos, el hombre que ingresó al templo vestía una camisa color celeste y bastante holgada con la que ocultaba el explosivo, preguntó la ubicación exacta de la capilla de la Sangre de Cristo y luego se dirigió al lugar indicado. Minutos después observaron las llamas que salían de la capilla.

“Tiraron una bomba a la imagen de la Sangre de Cristo y quedó todo destrozado”, expresó la hermana Arely Guzmán. “El fuego destruyó el sagrario con el cuerpo del Señor (la hostia consagrada), la imagen de la Sangre de Cristo y toda la capilla está destrozada”, describió la religiosa.

Por su parte, la Arquidiócesis de Managua dijo en un comunicado que en este momento se están realizando las investigaciones pertinentes y que no tienen mayor información sobre el caso.

El atentado en la Catedral de Managua se registra dos días después que sujetos desconocidos profanan la capilla Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Nindirí.

En esa ocasión, la Arquidiócesis de Managua explicó en un comunicado que los desconocidos “no sólo robaron la custodia y el copón, sino que quebraron imágenes, ultrajaron el sagrario, pisotearon las hostias, quebraron bancas, ocasionaron daños a muebles, puertas y tubería y no bastándoles con estos ultrajes, hicieron sus necesidades fisiológicas sobre lo que pudieron”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.