Áñez se aferra al poder en Bolivia

y no promulga el acuerdo para la convocatoria de nuevas elecciones

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez

HAVANA TIMES – La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ha asegurado que cumplirá con lo que decidan sobre las nuevas elecciones la presidenta del Senado, Eva Copa, y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero sigue sin promulgar el Proyecto de Ley 691, aprobado por el Parlamento y que fija las próximas elecciones presidenciales para el 6 de septiembre, reportó Europa Press.

El pasado 10 de junio el Parlamento aprobó la iniciativa y el Gobierno aseguró que Áñez promulgaría la ley “por respeto a las instituciones de la democracia”. Sin embargo, este viernes, Áñez ha remitido una carta a Copa en la que le pide el estudio epidemiológico en el que se basó la decisión de fijar la fecha electoral.

Además, apunta a que “proyecciones epidemiológicas para Bolivia muestran que julio y agosto serán los meses con mayor cantidad de ciudadanos contagiados”. “Y por eso es previsible que los eventos masivos en esas fechas (como una elección y una campaña), se convertirán en un riesgo real y muy grande para la salud”, advierte, según recoge el diario boliviano ‘Página Siete’.

En respuesta, el expresidente Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS), ha apelado a la comunidad internacional y ha denunciado que “el Gobierno de facto de Bolivia” pretende “impedir la realización de elecciones, profundizando la crisis política e impidiendo que las bolivianas y bolivianos ejerzan sus derechos”

“Rechazan la realización de las elecciones, son incapaces de atender las consecuencias de la pandemia y solo quieren prorrogarse. La grave crisis solo puede ser resuelta con autoridades elegidas. La defensa de la democracia es una de nuestras tareas más importantes”, ha apuntado Morales en su cuenta oficial en Twitter.

Por su parte, Comunidad Ciudadana (CC), que lidera Carlos Mesa, ha advertido de que “la verdadera intención” de Áñez y su Gobierno es “prorrogarse en el ejercicio del poder, con grave daño a la Constitución, a la salud de los ciudadanos y a la imagen internacional del país”. En su comunicado, CC indica que la ley fue consensuada por dos órganos del Estado, el Electoral y el Legislativo, y que el Ejecutivo “con su actitud provoca, con toda intención, un grave conflicto de poderes”.

El Proyecto de Ley 691, fruto de un acuerdo entre los partidos políticos representados en el arco parlamentario, fue aprobado por mayoría absoluta el martes en sendas sesiones celebradas en la Cámara de Diputados y en el Senado ante la presencia del jefe del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero.

CRISIS POLÍTICA

Con estos comicios, Bolivia aspira a zanjar la crisis política en la que se encuentra inmersa por las “irregularidades” detectadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

El entonces presidente, Evo Morales, tuvo que dimitir tras retirarle su apoyo Policía y Fuerzas Armadas y más de 30 personas murieron por enfrentamientos entre sus simpatizantes y detractores y con las fuerzas de seguridad. Actualmente, está refugiado en Argentina y, conforme a un acuerdo político alcanzado para calmar las calles, no podrá participar en las nuevas elecciones presidenciales.

Según las encuestas de intención de voto que se realizaron antes de que surgiera la crisis sanitaria, el candidato del MAS de Morales, el ex ministro de Economía, Luis Arce, partía con una amplia ventaja sobre el resto de competidores, incluida Áñez.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.