Amigos de Nicaragua “conmocionados” por la violencia

Desde Burlington, Vermont, ciudad hermanada con Puerto Cabezas

HAVANA TIMES – Desde la década de 1980 se establecieron muchas hermandades entre ciudades de todo el mundo con contrapartes nicaragüenses. Muchas de esas hermandades han sorteado los diferentes cambios políticos que han tenido lugar en el país centroamericano.

Una de esas relaciones con una larga y rica historia de cooperación es el Programa de Ciudades Hermanas de Burlington, Vermont – Puerto Cabezas (Burlington, Vermont – Puerto Cabezas Sister City Program). Recientemente, su membresía en los Estados Unidos publicó un comunicado de prensa expresando su profunda preocupación por el deterioro de la situación en Nicaragua.

 

Comunicado de prensa

Este es un comunicado de prensa del Programa de Ciudades Hermanas de Burlington, Vermont – Puerto Cabezas (Bilwi).

Nosotros, ciudadanos preocupados de Burlington, estamos conmocionados por los informes sobre el aumento de la violencia proveniente de Nicaragua. Lo que comenzó como protestas ciudadanas pacíficas en abril pasado, se ha intensificado con policías y paramilitares enmascarados vinculados al Gobierno de Ortega que atacan y secuestran a manifestantes, estudiantes, periodistas y clérigos. En respuesta, los ataques de venganza han incluido embestidas contra la policía y los oponentes políticos.

Según la Comisión Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA), al menos 317 personas han muerto desde que comenzaron las protestas en abril, y más de mil 800 resultaron heridas. De los 317 asesinados, 21 eran policías y al menos 23 niños. En algunos casos no se conoce quién ha matado a quién, y la sociedad civil ha sido desgarrada por la crisis.

Visita de una delegación de Puerto Cabezas a Burlington.

Burlington tiene una historia única con la gente de Nicaragua, a través de nuestra relación de ciudad hermana con Puerto Cabezas. Desde 1984 los residentes de nuestras dos comunidades aprendieron unos de otros y trabajaron juntos en la amistad.

Nuestros amigos de Puerto informan hoy que, “debido a la situación en el país, mucha gente en la región ha perdido sus empleos, las pequeñas empresas han quebrado, la economía colapsa y la incertidumbre, la locura y la criminalidad crecen día a día”. En Bilwi, una marcha de protesta, organizada por YATAMA, fue confrontada por los partidarios del Gobierno y cuatro miembros de la comunidad acabaron muertos.

El 18 de julio, la OEA aprobó una resolución que expresa “… su enérgica condena y seria preocupación por los actos de violencia, la represión, así como las violaciones de los derechos humanos y los abusos cometidos por la policía, por grupos parapoliciales y otros contra el pueblo de Nicaragua …” Esto fue replicado por El secretario general de la ONU, quien hizo un llamado al Gobierno nicaragüense para que pusiera fin a la violencia contra los manifestantes: “Existe un impactante número de muertos, debido al uso de la fuerza por parte de entidades vinculadas al Estado”.

Que la sociedad civil pueda recomponerse dependerá de la negociación y la buena voluntad de las partes. Un diálogo nacional, solicitado por la Iglesia Católica, ha llegado a un callejón sin salida, con el endurecimiento de posiciones partidarias y muchos nicaragüenses ahora piden que las Naciones Unidas desempeñen un papel en la mediación del conflicto.

En un espíritu de solidaridad con el pueblo de Nicaragua, nosotros, miembros de la comunidad de Burlington, sumamos nuestra voz al llamado a una mayor presencia de las Naciones Unidas en el país para que puedan monitorear el deterioro de la situación y de esa manera facilitar la negociación entre todas las partes en el conflicto.

10 de agosto de 2018

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *