Aduana cubana a cobrar más para menos

Progreso Semanal

Cuban Customs
Cuban Customs

HAVANA TIMES — La Aduana General de la República comienza a aplicar desde hoy una de las medidas más controversiales de cuantas las autoridades cubanas han venido tomando en los últimos años, durante la “actualización del modelo económico”.

A partir de esta jornada de lunes se confirmará que aún con una parte considerable de la opinión pública en contra, dentro y fuera de Cuba, la decisión de seguir restringiendo los derechos de importación con carácter no comercial es inapelable.

La mayoría de los cubanos que viajan al exterior y aquellos que suelen recibir paquetería de sus familiares emigrados serán los más afectados, directamente. Pero las consecuencias se expandirán mucho más allá.

Punto por punto, a partir de hoy, lo que los oficiales de aduana harán valer será que:

  • La lista de productos que antes caían en la definición de “los otros” ha disminuido y ahora se prevén impuestos arancelarios y límites de importación para un mayor número de ellos.
  • Con respecto a algunos artículos de “misceláneas” las cantidades consideradas como importación no comercial han disminuido de manera notable. (Si Ud. lee la tabla a continuación podrá comprobarlo.)

poster1

  • Para los envíos por paquetería, el peso total de artículos de misceláneas que están exentas de pago se reduce de 3 kg a 1,5 kg. Al recibir un paquete que supere el peso de 1,5 kg deberá pagarse considerando que 1 Kg es igual a 20 pesos. (Hasta hoy, 1 Kg era equivalente a 1o pesos). Las autoridades hablan de “pesos”, pero en realidad se trata de CUC y cada uno es equivalente a 24 CUP, la “moneda del salario”.

Las autoridades, para argumentar la medida, han declarado que buscan deterner “los altos volúmenes de importación que realizan determinadas personas con destino a la comercialización y el lucro, usando para ello los márgenes de importación no comercial establecidos hasta ahora.”

Pero desde principios de julio hasta la fecha ha sido tan extendida la discusión sobre el tema, y tan críticas las opiniones que han circulado de boca en boca y en todos los espacios, que la Aduana ha debido ofrecer aclaraciones públicas en varias oportunidades.

Incluso el diario Granma la semana pasada advertía los “retos” que tendrán las autoridades aduanales ahora que se ha vuelto más restrictiva su función.

Abandonar “la prepotencia, el abuso o el maltrato que en ocasiones refieren los viajeros” es, según el diario del Partido Comunista, uno de los principales desafíos y le sigue el de aumentar el control institucional, porque estas nuevas políticas le otorgan “un poder muy especial” a los funcionarios de Aduana, y los exponen más a intentos de soborno.

En términos prácticos, a partir de hoy, es previsible que se reduzcan los envíos desde el exterior. “Hay que esperar”, comentó Natacha Osorio, una cubana de 43 años residente en México D.F. “Yo trato de mandar siempre para allá algo de alimento y aseo para mi familia. No sé ahora si voy a poder seguir haciéndolo, porque creo que no da la cuenta”.

Aún con poca imaginación no es difícil suponer que las “mulas” que cubren las rutas Miami-Habana/Quito-Habana/Madrid-Habana/Ciudad de Panamá-Habana, entre otras, subirán sus precios, y aunque alguno que otro abandonará ese negocio, en general se mantendrán sus funciones y los circuitos que ya han sido abiertos.

Muchos analistas han enfatizado que no dejará de pesar en estas dinámicas la emergencia de un mercado interno que viene desarrollándose por fuera de los dominios insitucionales y que trata de resolver la tensión constante entre la oferta posible y la demanda latente.

Los cubanos en Cuba, es de imaginar, pagarán más caro en el mercado -legal o ilegal- algunos de los artículos y servicios que de todas formas necesitan consumir. No solo la muchacha aquella que deseaba pegarse unas uñas de acrílico interminables y floridas podría verse afectada.

Especialmente lo sentirán quienes intentan levantar negocios lícitos como trabajadores por cuenta propia. Muchos de ellos, si se encarece el sumunistro de las materias primas e insumos que antes provenían del exterior por vías informales de importación, tendrán que restringir sus gastos y acomodarse en márgenes de ganancia inferiores.

Algunos de ellos no podrán mantenerse a flote dependiendo solo de la red de comercialización minorista, con mala calidad y precios engrosados con los que tendrán que vérselas en las TRD.

De todo esto hablan tantos cubanos hoy, frente a una decisión de política ¿económica? cuyos pies y cabezas no han quedado claros para casi nadie.

“Para un país que soporta 50 años de un asfixiante bloqueo norteamericano, las regulaciones aduaneras que restringen la entrada de mercancías que procedentes de Estados Unidos y de otros países traídas por viajeros cubanos y emigrados residentes allí, son contradictorias y probablemente absurdas”. Así se manifestaba en un artículo publicado hace varias semanas en Progreso Semanal el analista Jorge Gómez Barata, para quien la práctica importadora “por cuenta propia” se ha venido convirtiendo en una brecha frente al bloqueo que Estados Unidos mantiene contra Cuba.

Por su parte, también en esta revista el economista Renier E. Estévez Quintana aseguraba que “opciones de política hay muchas: se podría revisar la de precios de las cadenas estatales; permitir la importación a privados de algunos bienes que no sean de interés para el Estado; crear un mercado mayorista estatal de estos productos y dejar las ventas minoristas a los cuentapropistas, entre otras”.

El camino elegido por el Estado cubano ha sido este. Veamos a dónde lleva.

A los viajeros que deseen entrar a Cuba con “regalitos” o a quienes quieran ayudar al primo con los insumos para su cafetería, aquí tienen, de estreno esta política aduanera que les pondrá algunos límites pegados a la nariz.

Si todavía quedan dudas o se necesitan aclaraciones la Aduana General de la República tiene cómo comunicarse por estas vías:  www.aduana.co.cu. En Facebook Aduana de Cuba y en Twitter @Aduana_de_Cuba.

 


2 thoughts on “Aduana cubana a cobrar más para menos

  • el 6 septiembre, 2014 a las 12:14 pm
    Permalink

    La ADUANA,llamese corruptos e incapaces, vi el reportaje de la TV cubana y para esos nefastos personajes,pasar 18 carburadores de motos,36 bicicletas y 2000 gusanos de bicicleta,era algo ofensivo,lo toman como algo muy grande y no son capaces de darse cuenta que ese gobierno parásito,no es capaz ni de garantizarle a su pueblo “un vasito de leche”.
    Da pena cuando llegas a Cuba y eres recibido por esta jauría, te van a arriba pidiendo de todo, chocolate, café, dinero, lo que sea y maltratan sin piedad.

  • el 1 septiembre, 2014 a las 7:03 pm
    Permalink

    Además de totalitarios muy malos negociantes, han arrojado una piedra hacia arriba, les pegará en la cara más que cualquiera de sus otras idioteces, esperemos un tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *