Activistas feministas de Nicaragua denuncian asedio de paramilitares

Azahálea Solís denunciando el asedio gubernamental contra las mujeres organizadas.

HAVANA TIMES – Un día después que el Gobierno de Nicaragua expulsara del país a la dirigente del movimiento feminista Ana Quirós, activistas sociales denunciaron hoy a dpa acciones de “asedio y acoso por parte de paramilitares”, reportó dpa.

En declaraciones vía telefónica a dpa, Azahálea Solís, una líder del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), dijo que ella y varias activistas sociales son asediadas desde el lunes por hombres armados y que todo es parte de una campaña del Gobierno “contra el movimiento feminista y parte de eso fue la deportación de Ana Quirós”.

Quirós, de origen costarricense pero radicada en Nicaragua desde hace cuatro décadas y una de las voces feministas críticas con el Gobierno del presidente Daniel Ortega, fue despojada el lunes de su nacionalidad nicaragüense obtenida en 1997 y deportada por la noche hacia la vecina Costa Rica (sur), tras asistir a un citatoria ante la sede de Migración y Extranjería.

Según relató Solís a dpa, “el asedio de paramilitares comenzó ayer desde que salimos de Migración”, hasta donde varias activistas feministas habían acudido para acompañar a Quirós antes de su expulsión.

“Nos seguían varias motos, hombres con casco, una (camioneta) Hilux y un carro y el acoso se mantuvo hasta la noche. Ahora hay dos motos con hombres vestidos de negro y armados afuera de mi casa desde las siete de la mañana”, denunció.

La dirigente del MAM que también es miembro de la opositora Alianza Cívica, indicó que la misma situación viven hoy las feministas Suyen Barahona, Tamara Dávila y Ana Margarita Vijil, así como la activista opositora Violeta Granera.

“Estos hechos no son aislados y serán comunicados por la Articulación Feminista a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, y al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro”, aseguró Solís, quien explicó que pese al “asedio” no piensa abandonar el país.

Las autoridades de Migración citaron también el lunes a las españolas Ana Ara Somarribas y María de Jesús Ara, junto a la suiza Beatriz Huber, todas con estatus migratorio de residentes en Nicaragua, a donde llegaron en la década de 1980 para realizar trabajos solidarios en el norte del país.

En declaraciones al matutino “La Prensa”, Ana Ara explicó que Migración las despojó de sus documentos legales, se les conminó a solicitar nuevamente la residencia y se les indicó que cada quince días deberán presentarse a esas oficinas bajo “la advertencia” de que “no podemos participar en actividades políticas”.

La semana pasada la policía de Nicaragua negó a los movimientos feministas el permiso para marchar en el Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres y acusó a sus líderes de pertenecer a grupos “golpistas y terroristas” por su participación en las protestas antigubernamentales desde abril.

Ana Quiros. Foto de archivo: I. Mungia / La Prensa

Por su parte, Quirós denunció que estuvo encerrada en la cárcel de El Chipote y que fue sacada del país esposada, bajo insultos y amenazas de policías armados.

En entrevista al canal 100% Noticias (privado) de Managua desde Costa Rica, Quirós, de 61 años, dijo que antes de su deportación, autoridades de Migración le quitaron su nacionalidad nicaragüense que obtuvo en 1997 y tras décadas de residir en el país.

Luego “me llevaron al Chipote esposada, en un vehículo policial cerrado (…) Me tomaron huellas, fotos de frente, de perfil, de lado y después me llevaron a la celda común, sin decir palabra de qué iba a pasar conmigo”, relató la feminista.

Quirós dijo que no se le permitió comunicarse con la embajada de Costa Rica mientras estuvo bajo arresto y que por la tarde le leyeron una resolución prohibiéndole ingresar a Nicaragua durante los próximos cinco años.

Posteriormente, fue conducida a la frontera con Costa Rica a bordo de un autobús con seis personas armadas con (fusiles) AK y escoltado por dos patrullas de Migración. “Cada cierto tiempo me insultaban, me decían ‘golpista'”, agregó.

Según Quirós, quien fue recibida en la frontera por autoridades de Costa Rica, su deportación es un reflejo “del autoritarismo de leer las leyes como quieren y de atropellar a todos y cada uno de los y las nicaragüenses”.

La canciller costarricense, Epsy Campbell, confirmó el lunes la deportación de Quirós. “La defensora Ana Quirós ha sido entregada a las autoridades costarricenses de @MigraciónCR. Informa el Cónsul General de Costa Rica en Nicaragua, Óscar Camacho, que el estado de salud de la ciudadana costarricense-nicaraguense es óptimo”, tuiteó.

Quirós dijo desde Costa Rica que seguirá “luchando por la libertad y la justicia de Nicaragua” y no descartó presentar una demanda contra el Gobierno de Daniel Ortega. “Vamos a utilizar absolutamente todos los recursos que tengamos a la mano”, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *