María Ruiz Briceño, la última mujer entre 139 reos políticos en Nicaragua

La estudiante María Ruiz Briceño sufre torturas en prisión, pero pide a la juventud que siga luchando. Cortesía | Niú

Una universitaria que estudiaba dos carreras y soñaba con ayudar a su familia, hoy es acusada por el régimen de un delito que no cometió.

 

Por Yader Luna  (Confidencial-Niú)

HAVANA TIMES – “Quiero que sepás que hice, al menos, lo que querías. Me preparé hasta donde pude y le eché ganas para que un día te sintieras orgullosa de que criaste una mujer de bien (…), pero por los principios que vos y Dios me inculcaron, no podía quedarme callada al ver todo lo que sucedía con los estudiantes”, escribió en una hoja María Guadalupe Ruiz Briceño, una universitaria de 22 años, a su madre, Dulce Briceño.

María Guadalupe es la última rea política que permanece en las cárceles de la dictadura de Daniel Ortega, y le pide perdón a su madre porque, para visitarla la cárcel de mujeres La Esperanza, en Tipitapa, ella tiene que ausentarse de su trabajo en una zona franca, y dejar solo a su padre enfermo en el municipio de Belén, del departamento de Rivas, a casi cien kilómetros de la capital.

“No tengo nada que perdonarle a mi hija, la verdad es que yo estaba adormecida, yo decía que había que estar imparcial desde que iniciaron las protestas, y que me la hayan metido presa ha hecho que despierte y abra mis ojos”, responde la madre.

María Guadalupe se involucró en las protestas contra la dictadura desde el principio. Ella estudiaba dos carreras: Banca y Finanzas, en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (Unan-Managua), e Ingeniería Electrónica, en la Universidad Nacional de Ingeniería. Lo dejó todo al ver cómo la dictadura asesinaba y reprimía a estudiantes.

 

“Yo quiero una Nicaragua diferente”, respondía siempre que le insistían que saliera de la Unan-Managua, donde estuvo atrincherada hasta que los sacaron a balazos en la denominada “Operación Limpieza”.

Un secuestro y captura ilegal

El 13 de julio de 2019, María Guadalupe fue capturada por la Policía mientras participaba en un piquete exprés en la Catedral de Managua. Ese día precisamente conmemoraban un año del ataque a la Unan-Managua y a la iglesia Divina Misericordia, donde murieron dos estudiantes. Desde entonces, es la única mujer presa política de la dictadura de los más de 139 nicaragüenses que permanecen en las cárceles por manifestarse.

“Busquen a Eva, se la llevaron”, le dijo una joven por teléfono, a las diez de la noche de ese día, recuerda Dulce. De inmediato supo que se trataba de su hija, porque horas antes ella le había mandado un mensaje a una de sus hermanas en el que le decía: “Mi nombre es Eva, recordalo”.

En su graduación de sexto grado junto a su padre, Vicente Ruiz. Carlos Herrera | Niú

Su padre, Vicente Ruiz, asegura que ese momento fue terrible. Pasaron días de estación en estación, preguntando por su hija, y la Policía no les quería decir donde estaba. Fue hasta trece días después que supieron que estaba detenida y acusada de robo agravado.

“Es horrible lo que hemos vivido, nosotros seguimos exigiendo que liberen a nuestra hija porque ella no es culpable de nada de lo que la acusan, nosotros formamos a una joven de bien y su único pecado ha sido salir a protestar”, lamenta.

Una joven luchadora

Nacida en Belén, Rivas, María Guadalupe creció en un ambiente familiar cristiano “con mucha mano dura”.

“Creo que la sobreprotegí demasiado, no quería que le pasara algo malo”, recuerda Dulce Briceño. Tanto que, cuando cumplió quince años, le pidió más libertad, y cuando cumplió 18 años se fue a estudiar a Managua.

Siempre buscó salir adelante. Ha hecho cursos de lo que puede. Además de estudiar sus dos carreras, ha hecho cursos de inglés, de belleza, de caja, de computación, recuerda.

Una de las últimas cartas que la estudiante de 22 años ha escrito desde la prisión. Carlos Herrera | Niú

“Al comandante Daniel (Ortega) yo le digo que está cortando los sueños de una joven de seguir estudiando, y aunque él hable de paz, es un mentiroso que lo único que hace es encerrar a jóvenes que decidieron protestar por un país mejor”, reclama el padre de María Guadalupe.

Su última plática “desde la libertad”

Sus padres la describen como una chavala tímida, apartada, pero terca. “Cuando ella se propone algo, lo cumple”, afirma Vicente.

La última vez que se encontraron antes de su encarcelamiento fue para su cumpleaños, el 30 de junio. “Me la fui a traer a Managua, para que pasara aquí con nosotros, en Rivas. Hablamos de todo, le pedimos que se cuidara, pero siempre nos decía que no nos preocupáramos, que ella estaría bien”, explica su padre.

Organizaciones feministas, estudiantes universitarios y excarcelados de la dictadura han emitido comunicados para denunciar la violación a sus derechos humanos, y advertir el riesgo que corre en la cárcel “La Esperanza”.

María Ruiz Briceño (cuarta de izquierda a derecha) junto a sus hermanos. Carlos Herrera | Niú

“Ella está sola ahí y muchas presas vinculadas al sandinismo la han golpeado, pero además la misma Policía la ha torturado física y psicológicamente, le han dicho que de nombres de líderes de la protesta, cuando ella solamente ha alzado su voz, ella no es ninguna delincuente. La amenazan diciéndole que le van a hacer algo a sus hermanas, que a su papá le van a quitar la pensión y que no le harán las diálisis para la insuficiencia renal crónica que padece”, denuncia Dulce Briceño.

La madre agradece la solidaridad de muchas mujeres. “Me siento acuerpada, y ahora sé que las mujeres podemos unirnos en un solo grito de libertad”, opina.

Además está sorprendida por la fuerza de su hija.

La familia Ruiz Briceño sigue exigiendo la liberación de María Guadalupe, presa desde el 13 de julio de 2019. Carlos Herrera | Niú

“A veces se pone triste y llora, pero está fuerte, porque ella cree que su lucha será valiosa para el futuro de Nicaragua. Ya quisiera yo tener la valentía que tiene mi hija”, reflexiona.

En otra carta que escribió desde prisión, María Guadalupe pidió a los universitarios unirse y seguir protestando por la liberación de los presos políticos. “Ya me quiero ir de aquí”, suplicaba.

Estudiantes universitarios y excarcelados políticos han denunciado a nivel nacional e internacional la detención de María Guadalupe Ruiz y otros 138 presos políticos. Cortesía | Niú

“Yo acá protesto de una manera pacífica, ya me quitaron mi ropa por rayarla y ponerle: rea política. La rayé así porque mucho me tratan y dicen que no hay presos políticos, y como una forma de protesta rayé mis camisas, mi uniforme, para que quedara claro. Como represión me los quitaron, pero no me van a callar”, denunció desde la cárcel.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Feliz Navidad, San Miguel de Allende, México. Por Ken Edwards, (EUA). Cámera: iPhone 8

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]