Venezuela y el desprecio electoral

Por Cantaura Levy

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello. Foto: gob.ve

HAVANA TIMES – En Venezuela se celebrarán, este 10 de diciembre, las elecciones de alcaldías en 335 municipios a nivel nacional. Es la prioridad por la que trabaja el Gobierno de Nicolás Maduro en medio de una interminable crisis que abate a nuestro inmenso y hermoso país.

Estas elecciones, según las “acertadas medidas políticas” del presidente, prometen ser la solución a todos los graves problemas que atravesamos como nación. Se realizarán a expensas del serio daño que hemos sufrido en lo ético y lo moral, producto de esta debacle económica que vivimos a diario.

Es importante destacar que en nuestro país venimos de experimentar – en el Gobierno del expresidente y difunto Hugo Chávez – el ejercicio de un modelo electoral transparente, de participación democrática y protagónica. Este ha resultado ser, en la actualidad, una plataforma al servicio del poder establecido y sus directrices emanadas de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Sin embargo, y pese a ello, parte del pueblo llano, luchador pero todavía creyente de esas instituciones en decadencia, acude a postular a varios de sus candidatos nacidos de las luchas populares. A pocos días de las elecciones a alcaldes y alcaldesas la situación se torna contradictoria, especialmente por los métodos o la forma como se proponen las reglas del juego, y ahí está el meollo del asunto.

Angel Prado

Un caso emblemático es el del comunero constituyentista Ángel Prado, quien a pesar de haber entregado todos los recaudos solicitados por el ente electoral, no tiene la aprobación por la ANC para postularse como alcalde. Para la presidenta de la ANC no fueron suficientes las más de 7 mil firmas de su comunidad y el respaldo de diversos movimientos sociales. Llama la atención que otros 40 constituyentistas sí tuvieron la aprobación para formar parte del staff de candidatos en diversas alcaldías a nivel nacional.

Las razones del por qué no se aprobó la candidatura del comunero campesino Ángel Prado, en su municipio de Simón Planas, del estado de Lara, zona centro occidental del país, no son difíciles de imaginar.

En este caso los ungidos y potentados directivos del PSUV y la ANC no otorgaron el permiso a este dirigente porque no cumple con el perfil como “candidato duro del partido”. No importa si fue postulado por su gente, los y las habitantes del territorio donde hace vida comunal, luchando de manera organizada con el campesinado, para generar salidas agroalimentarias ante la fuerte crisis que vivimos.

¿Será esta la verdadera razón para que su candidatura sea despreciada por el partido en el cual es militante? ¿Le desprecian del mismo modo en que desprecian al pueblo? Lo que es obvio es que la aprobación de los 40 constituyentistas a ser candidatos a las diversas alcaldías del país tienen que salir de las catacumbas verticales del buró centralísimo de esa estructura partidista.

El comunero Ángel Prado confió en Maduro para la continuidad del legado de Chávez, cometió el pecado “político” de contar con su pueblo para legitimar su lucha y su candidatura, pero fue excluido, bloqueado, despreciado en su derecho legítimo a ser candidato. Es una prueba más para que este gobierno se quite la máscara de “democracia popular” con discurso de socialismo vacío.

A esta nueva clase burguesa solo le interesa legitimarse en el poder para tener el control y continuar la entrega de nuestras riquezas naturales y minerales a las transnacionales. Amparada de un partido dictatorial y de una Asamblea Nacional que se hace llamar “Constituyente”, y que permeada de imposiciones demuestra la lejanía que tiene con la verdadera voluntad del pueblo y sus necesidades, sobre todo, en este momento de crisis agobiante e injusta que vivimos como pueblo.

Educardo Saman

Esta no es la única muestra de dictadura partidista, tenemos también el caso de Eduardo Samán, candidato a la alcaldía de Caracas, municipio de Libertador. Samán es también militante del PSUV, fue director del extinto Instituto Para la Defensa de las Personas en el Acceso de Bienes y Servicios (Indepabis) en la gestión del presidente Hugo Chávez.

 Eduardo Samán decidió dar un paso al frente para ser una opción revolucionaria distinta; tuvo que ser apoyado por otros partidos independientes ya que fue rechazado por su propio partido (PSUV). Hasta este momento lo han invisibilizado de la tarjeta electoral, lo han bloqueado de los medios de comunicación del Estado, incluso comerciales; ha sufrido acoso político, amenazas,  violación a la libertad de expresión. Erika Faría, es la candidata dura del PSUV para esa alcaldía de Caracas, y ya casi es declarada alcaldesa sin haberse celebrado la contienda electoral.

En el plano de los intereses partidistas y económicos los escenarios están aún más blindados. El discurso de democracia popular es solo eso, frases para legitimar un proyecto socialista que por debajo de la ropa lleva un putrefacto modelo neoliberal donde el pueblo es relleno para sus demostraciones de “fuerza social”.  Se profundiza en una política paternalista hacia las clases populares, haciéndolas dependientes de programas sociales que no son suficientes para abatir la crisis hiperinflacionaria que se vive – generada por los grupos de poder –  ahogándonos en inseguridad, malos servicios, interminables colas para conseguir comida,corrupción, abuso de poder. 

Todo eso somete a la población, que vive con el alma en vilo. Debilitado, manipulado y apaciguado, el pueblo venezolano se ha quedado sin la posibilidad de levantarse y generar procesos de resistencia y participación colectiva. Esta crisis solo favorece a la clase político-empresarial y militar. En medio de disputas públicas y peleas intestinas, son como una jauría detrás del gran banquete que sigue siendo la esplendorosa y abundante riqueza en los subsuelos de Venezuela.


2 thoughts on “Venezuela y el desprecio electoral

  • el 8 diciembre, 2017 a las 9:20 am
    Permalink

    Un poquito a probar de la democracia a lo cubano, haz lo que yo digo pero no lo que yo hago, se dejaron mete el pie, nos paso a los cubanos, les paso a ustedes los venezolanos, ahora les toca a los Bolivianos que ya esta en proceso, el de los Ecuatorianos tambien, en fin, que como se dejen meter el pie todos los que quedan habra que irse de America, porque hasta eeuu esta lleno de emigrados “economicos” que votan por esos gobiernos, o menor dicho, agentes ..

  • el 5 diciembre, 2017 a las 2:35 pm
    Permalink

    Maduro llego al poder por fraude, la Asamblea constituyente es un fraude, las elecciones de gobernadores otro fraude, se robaron el revocatorio a Maduro. Entonces de que te asombras si te hicieron fraude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *