Venezuela intenta frenar reunión extraordinaria en la OEA

HAVANA TIMES – Venezuela intentó sin éxito frenar hoy la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA en Washington para analizar la situación en el país sudamericano, reportó dpa.

La delegación venezolana consideró que la sesión, convocada por 18 estados miembro, vulneraba las normas que rigen la organización y recordó que se había convocado sin su consentimiento.

Nicaragua y Bolivia apoyaron la protesta al considerar que se trata de una injerencia en los asuntos internos de Venezuela. Tras una hora discutiendo, la mayoría votó por seguir adelante con la sesión.

En la reunión de hoy no está previsto que haya una votación sobre si aplicar o no la Carta Democrática Interamericana a Venezuela, que en última instancia podría llevar a la suspensión del país de la organización, tal y como ha pedido su secretario general, Luis Almagro.

El diputado opositor venezolano Luis Florido, presidente de la comisión de política exterior de la Asamblea, señaló antes del inicio del Consejo Permanente que “hoy comienza todo un proceso que debe terminar con la restitución de la democracia en Venezuela”.

Florido dio por fracasado el diálogo iniciado el año pasado por el Gobierno y la oposición “por la inacción del gobierno”.

“Más que condiciones para el diálogo, lo que queremos los venezolanos son acciones concretas: que se convoquen las elecciones, que se liberen a los presos políticos, que se abra el canal humanitario para las medicinas y que se respete a la Asamblea nacional”, dijo Florido, quien hoy se reunió con Almagro y representantes de algunos países.

El diputado de la oposición venezolana dijo que espera que el Consejo Permanente marque “el reinicio de lo que el año pasado quedó inconcluso, que es la aplicación de la Carta Democrática”.

La Carta Democrática Interamericana fue aprobada en septiembre de 2001 en sesión especial de la Asamblea de OEA en Lima (Perú).

La Carta define lo que los países miembros de la OEA consideran los elementos esenciales de la democracia. Y establece procedimientos a seguir no solamente cuando la democracia se interrumpe totalmente, como en un golpe de Estado, sino cuando el orden democrático ha sido seriamente alterado y la democracia está en riesgo.

La invocación de la Carta Democrática puede acabar con la suspensión del país de la OEA, como ocurrió en 2009 con Honduras, tras el golpe de Estado que sufrió el país centroamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *