Venezolanos alarmados por control de compras por huellas dactilares

Por Néstor Rojas Mavares

Zona oeste de Caracas.  Foto: Caridad
Zona oeste de Caracas. Foto: Caridad

HAVANA TIMES (dpa) – La sola mención de que el gobierno aplicará un sistema de control de las compras mediante lectores de huellas dactilares despertó el asombro de los venezolanos, que llevan al menos dos años probando métodos para asegurarse productos de consumo masivo que giran en una espiral de escasez e inflación.

De aplicarse a fin de año, como planea el gobierno, el llamado “sistema biométrico de abastecimiento en las redes de alimentación públicas y privadas”, se sumará a los controles de precios y de cambio vigentes desde marzo de 2003.

Los aparatos son familiares para los venezolanos, ya que se han usado para votar en cada elección desde 2004 y el gobierno los avala con el argumento de que erradicaron el fraude electoral.

Hasta ahora se desconoce cómo funcionará el mecanismo, pero la sensación general es que podrían poner límites en las compras diarias o semanales, aunque sólo formalizarán esquemas que en la práctica funcionan de manera informal.

Es común que a la hora de pagar un comprador pregunte cuántos productos de una misma especie puede llevar. Es porque en algunos supermercados, para alargar sus inventarios publican avisos al respecto. Entonces en unos se puede llevar seis kilos de harina de maíz y no más que cuatro litros de leche, cuando aparecen.

Desde 2012 el abastecimiento de leche, pollo, harina de maíz, aceite, azúcar y papel de baño, entre otros, es intermitente, lo que obliga a los consumidores a recorrer distintas tiendas para completar sus compras semanales.

Ahí se descubrió otra utilidad para los mensajes de texto por móviles. Si una persona va de compras y encuentra que hay leche en los exhibidores, envía un aviso a sus amigos y estos lo replican. En minutos las existencias desaparecen, ya que la gente prefiere llevar más de lo necesario ante la desconfianza por el desabastecimiento.

Una consecuencia de la escasez son las largas filas que a diario se generan a las puertas de supermercados, farmacias y tiendas de alimentos. En algunas regiones los compradores en las filas son marcados en sus brazos para mantener el orden y han ocurrido episodios de peleas cuando alguien quiere saltarse el turno o al momento que aparecen productos muy demandados.

Algunos hipermercados, que venden productos al por mayor, tienen que ser custodiados por la fuerza pública ante los compradores que acuden en masa al enterarse de la llegada de aceite o harina de maíz.

Las denuncias abundan en temas sensibles. El cantante Yordano Di Marzo, un músico apreciado y de éxitos, ilustró la situación con dramatismo. Fue a comprarle pañales a una nieta y para vendérselo le exigieron que mostrara el documento de nacimiento de la bebé.

“¿Ahora quieren poner esos aparatos? Yo ando buscando leche en polvo completa y no la encuentro. ¿Qué van a inventar después?”, se preguntaba Noelia García, quien atiende un kiosko de periódicos en el centro de Caracas.

La asistente de administración Aura Rivero vive frente a un supermercado en el centro de Caracas y es testigo de las filas de compradores que comienzan a las 6:00 de la mañana y se prolongan hasta las 7:00 de la noche.

“Dejé de comprar ahí porque para entrar hay que invertir horas y no sé si encontraré lo que necesito”, dijo a dpa.

El portavoz del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, Marco Antonio Ponce, señaló que la organización no gubernamental ya había reportado el año pasado protestas violentas en las filas para comprar alimentos.

“Las colas (filas) no han desaparecido y no sólo para comprar alimentos sino medicinas y artículos de aseo personal. Esto es consecuencia de una gestión pública que no ha resuelto el problema del desabastecimiento”, dijo a dpa y señaló que en un incidente reciente dos mujeres resultaron heridas con perdigones en un tumulto tras la intervención de la policía.

Asimismo, alertó que los venezolanos “no van a recibir con agrado este mecanismo de captahuellas, que es un sistema de control y de exclusión”.

“Lamentablemente, el gobierno tiene una visión errada de lo que son las libertades. Este sistema causará mayor tensión, mayor conflicto entre los consumidores. Ya la gente está molesta”, agregó.

El presidente Nicolás Maduro rechazó hace un año un sistema para limitar las compras que intentó el gobernador de la región de Zulia, fronteriza con Colombia, Francisco Arias Cárdenas. Ahora calificó de “perfecto” el sistema de lectoras ópticas de huellas.

En medio del debate, Arias ahora sí pudo poner en marcha el mecanismo en una red de supermercados en Zulia. “El sistema captahuellas le ha devuelto la paz y los supermercados están abasteciendo al pueblo”, dijo al celebrar la entrada en vigencia del sistema.

“El sistema captahuellas le permite a la familia venezolana comprar una cantidad suficiente todas las semanas”, aseguró.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Manuel Fernández, dijo que el sistema se ejecutará con la intención de combatir el contrabando.

“No se trata de limitar, sino de establecer exactamente cuánto es lo justo que requiere un ser humano y sus núcleos familiares para la satisfacción cabal de todas sus necesidades”, alegó.

El propio Maduro aseguró que el mecanismo “biométrico” no racionará la compra de alimentos y que ayudará a combatir el contrabando hacia Colombia.

La oposición reaccionó con estridencia ante el proyecto y recordó que Maduro dijo que era una “locura” cuando Arias intentó imponerlo.

El líder opositor Henrique Capriles invitó a los venezolanos a oponerse al plan y pronosticó que no acabará con el desabastecimiento.

“Los venezolanos no aceptaremos que el gobierno nos diga qué comer y cuándo. ¿Por qué tiene Nicolás que decidir si tú comes carne o pollo? Eso es inaceptable”, señaló. Agregó que la solución es aumentar la producción interna y alertó sobre la caída de la capacidad del gobierno para importar.

La oposición puso en el debate los enormes subsidios que sostienen la economía venezolana, señalando que mientras alimentos de la canasta básica y la gasolina sigan subsidiados no habrá forma de detener el contrabando.

Las cifras oficiales dicen que se destinan al año 12.000 millones de dólares al subsidio de la gasolina y más de 2.000 millones a los alimentos que venden en la red de distribución estatal. Pese a todo, la inflación en 12 meses supera el 60 por ciento.

En promedio, el gobierno subsidia en sus redes un tercio del precio de los alimentos, mientras que cada cierto tiempo autoriza aumentos a los bienes de la canasta básica de productores privados.

El presidente de la agrupación patronal Fedecámaras, Jorge Roig, calificó el sistema de captahuellas como la “tarjeta de racionamiento del siglo XXI”.


4 thoughts on “Venezolanos alarmados por control de compras por huellas dactilares

  • el 26 agosto, 2014 a las 5:03 am
    Permalink

    Kafkiano!

    Y pensar que los verdaderos culpables de estos problemas de falta de productos son el mismo gobierno!
    Ellos con sus decisiones “socialistas” son los que crean este mismo escenario. Lo mismo pasó en Cuba y lo mismo pasó en los países europeos. Es evidente que la relación existe entre este tipo de gobierno y el rompimiento del mercado y las razones son obvias. En lugar de resolver el problema con sus “soluciones” lo que hacen es empeorar la situacion aun mas. Es como que han puesto a alguien en el poder que no es capaz de ver la relación causal entre una cosa y la otra.

  • el 25 agosto, 2014 a las 6:45 pm
    Permalink

    hahahhaha Asi mismo hahaha Arriba el jefe abajo los demas .. y el que no este de acuerdo conmigo es yanki, gusano o procapitalista aserrimo … estamos en contra de los golpes de estado mientras no lo haga el comandante … hehehehe
    Alla Maduro dice.. Si Rusia le exportó el sistema a Cuba y Cuba a nosotros entonces no debe ser malo…..
    Soy un cubano al que le dieron la cabeza para pensar y no para peinarsela… venezolanos, los comprendo y me da tremenda pena con ustedes, los cubanos de Cuba nos compadecemos de ustedes y les deseamos lo mejor y que ojala y no dejen que les pase los que nos paso a nosotros .. que poquito a poquito nos lo dejamos quitar todo y despues hasta para ir al baño hay que pedir permiso.

  • el 24 agosto, 2014 a las 9:36 am
    Permalink

    alarmados por que? Deberian estar contentos porque estan avanzando a pasos agigantados en la construccion del socialismo q tan eficazmente se desarrolla en Cuba, tienen q ir eliminando esos rezagos capitalistas de poder seleccionar q cosa y cuando van a comprar y esa protestadera boba; todos a aplaudir, alabar y apoyar las directivas del lider sin chistar, q pa eso es el lider.

    Saludos, Luis

  • el 24 agosto, 2014 a las 8:38 am
    Permalink

    Lo peor no es que les controlen la comida. con la identificacion digital, el peligro es que ya con esa identificacion se crea una base nacional de datos que se puede utilizar para todo, desde ver quien vota contra el gobierno , quien sale demasiado del pais y muchas otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *