Militares venezolanos proclaman lealtad con Maduro

Por Néstor Rojas Mavares (dpa)

Fuerzas ArmadasHAVANA TIMES (dpa) — La Fuerza Armada venezolana declaró hoy que mantiene una unidad “monolítica”, después que el presidente Nicolás Maduro denunciara que tres generales intentaban alzar a la Aviación para propiciar un golpe de Estado.

Maduro informó la noche del martes que los tres generales están detenidos y sometidos a proceso, por sus intentos de levantar a la Aviación y aseveró que no “hay ni habrá fisuras” en el sector castrense.

El presidente venía hablado de un “golpe continuado” desde que comenzaron las protestas contra su gobierno, el 12 de febrero, y su denuncia del movimiento en la Aviación vino el mismo día que una misión de cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) comenzó una visita para tratar de mediar en un diálogo entre el gobierno y la oposición.

La Fuerza Armada dijo en una declaración que apoya las investigaciones abiertas contra los tres generales y que se mantiene firme en su disciplina, obediencia y subordinación a la Constitución.

“Frente a estos hechos la Fuerza Armada Nacional Bolivariana se mantiene monolítica y en nada merman nuestra convicción democrática ni la moral de quienes a través de sus actuaciones han logrado consustanciarse con la realidad de nuestro pueblo, pues gracias a nuestro Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez logramos comprender que la unión cívico militar nos hace más fuertes y sólidos”, señaló.

Los militares, a través de la Guardia Nacional (policía militarizada), han tenido protagonismo en la represión a las protestas contra Maduro. Sus operaciones recibieron críticas de organizaciones defensoras de derechos humanos por sus “excesos”, pero Maduro las avaló en diferentes presentaciones públicas.

Los tres generales acusados, Daniel Machillanda, Oswaldo Sánchez y Carlos Millán, fueron señalados como los oficiales que intentaban una sublevación de la Fuerza Aérea. Según la prensa, ninguno tiene tropas bajo sus mandos y uno de ellos era jefe de una escuela de la Aviación.

Maduro afirmó que los oficiales intentaban crear “fisuras” en los cuarteles y que uno de ellos tenía “contactos” con la oposición, a la que atribuye las protestas con el propósito de derrocarlo.

Según Maduro, la abogada Rocío San Miguel, una respetada activista de la organización no gubernamental Control Ciudadano, es el “enlace” del movimiento golpista.

El presidente aseguró que “ella está involucrada plenamente en este intento de golpe de Estado”, junto con el partido opositor Voluntad Popular, cuyo líder Leopoldo López está encarcelado por instigar las protestas, su militante Daniel Ceballos fue destituido como alcalde de la ciudad de San Cristóbal y sentenciado a un año de cárcel y sus dirigentes Carlos Vecchio y Antonio Rivero son buscados por los mismos cargos.

“No la estoy agrediendo (a San Miguel), solamente la estoy señalando que aparece en mi investigación como involucrada en promover un alzamiento militar contra el orden establecido en Venezuela”, dijo Maduro.

La activista intentó visitar como abogada a los generales, pero se le impidió el acceso. San Miguel denunció que había recibido amenazas y que luego de la denuncia de Maduro “entiende” esos avisos.

“Soy una venezolana a carta cabal. Nadie puede atribuirme delito alguno en mis 47 años. Es lamentable esta acusación temeraria en mi contra. Al señor Maduro le molestó que intentara visitar a los tres generales y advertir que la detención precisa antejuicio de mérito”, escribió en su cuenta de Twitter.

Según San Miguel, el Comandante Estratégico Operacional (CEO), general Vladimir Padrino, califica de “insurgencia armada” la situación de Venezuela. “Avanza la escalada militar en el país”, dijo.

Los venezolanos han visto una creciente presencia de militares en el gobierno desde que Maduro asumió el poder en abril de 2013. Este esquema cívico-militar fue impuesto por el fallecido mandatario Hugo Chávez, quien fue oficial del Ejército y encabezó un fallido golpe de Estado en febrero de 1992 contra el presidente Carlos Andrés Pérez.

Ese año hubo un segundo intento fallido, en noviembre, dirigido por oficiales de la Aviación y la Marina.

Una vez en el poder, desde 1999, Chávez puso en marcha una serie de reformas en los cuarteles, incluyendo el lema oficial: “Patria, socialismo o muerte”. Además etiquetó a la Fuerza Armada Bolivariana como “rabiosamente chavista”.

Esa Fuerza Armada lo desobedeció en 2002, dirigiendo un intento de golpe que sacó a Chávez del poder por 48 horas y uno de sus oficiales leales en ese episodio, el general Raúl Baduel, cumple cárcel por cargos de corrupción.

El activismo político en los cuarteles se ha exacerbado con Maduro y es común que los oficiales saluden al presidente en las paradas militares con el lema de “Fuerza Armada antiimperialista, socialista y chavista”.

Recientemente, Maduro autorizó a los oficiales a responder públicamente los ataques que reciben por Twitter y otras redes sociales por sus operaciones para contener las protestas.

La ministra de Defensa, almirante Carmen Meléndez, advirtió que las protestas serán enfrentadas con severidad y sugirió que las manifestaciones son obra de “agresores internos”.

Meléndez firmó la declaración, respaldando las palabras de Maduro respecto a que no existen “fisuras” en la Fuerza Armada Bolivariana.

“La cohesión de la Fuerza Armada, claridad sobre su misión y visión, no se decretan ni es necesario expresarlas con palabras, pues la conducta asumida por nuestra institución ha sido demostrada en forma coherente desde el inicio de esta situación que se ha denominado ‘golpe suave’, que se ha venido enfatizando desde el 12 de febrero del 2014”, señaló el comunicado.

Las protestas contra el gobierno han dejado 35 muertos y cientos de heridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *