Maduro: Venezuela cambió para siempre

 

Nicolas Maduro. Foto/archivo: agenciapulsar.org

HAVANA TIMES (dpa) —  El vicepresidente venezolano Nicolás Maduro dijo hoy que en Venezuela los tiempos de “paquetazos neoliberales” quedaron en la historia y en adelante vendrán tiempos prosperidad y socialismo, al conmemorar los 24 años de los disturbios y saqueos de 1989 conocidos como el “Caracazo”.

El oficialismo recordó la fecha con una marcha en Caracas en apoyo al enfermo presidente Hugo Chávez, en medio de críticas de la oposición, mientras que grupos defensores de derechos humanos critican el uso político del suceso.

Al término de la marcha, Maduro anunció en la concentración en la céntrica Plaza Caracas que el gobierno aprobó recursos por 12,1 millones de bolívares (1,9 millones de dólares) para indemnizar a familiares de las víctimas de la represión militar que desencadenó la ola de saqueos.

“No habrá burguesía que vuelva a joder al pueblo. Los tiempos de masacre, de paquetazos neoliberales quedaron en la historia. Ahora y para siempre, lo que viene son tiempo de esperanza, progreso, prosperidad y socialismo, de pueblo en el poder y de democracia verdadera”, dijo.

Maduro dijo que en 1989 el gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez “masacró” al pueblo humilde e indefenso que reaccionó a las medidas de ajuste económico que aplicó en acuerdo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Agregó que el “Caracazo” fue el comienzo de la rebelión popular que tomó cuerpo el 4 de febrero de 1992, cuando Chávez encabezó un fallido intento de golpe siendo jefe de un comando del Ejército.

El gobierno convocó la manifestación por los medios oficiales, llamando a marchar a favor del gobierno de Chávez y en rechazo al paquete de medidas que tomó Pérez en 1989 y que se afirma provocó la explosión social de entonces.

Varios miles de simpatizantes del gobierno caminaron del oeste hasta el centro de la capital, con banderas y afiches del presidente Hugo Chávez, quien convalece en el Hospital Militar, a donde fue trasladado desde La Habana para continuar su tratamiento luego de su cuarta operación contra el cáncer.

“Contra el paquete” y “rebelión patriótica”, fueron los lemas que repitieron los medios del gobierno y los manifestantes vestidos con las tradicionales camisetas rojas.

El gobierno a cargo en ausencia de Chávez ha estado bajo críticas de la oposición luego de la devaluación de la moneda nacional decretada el 8 de febrero, acusándolo de estar aplicando un “paquete rojo” de ajustes económicos contra el pueblo.

La respuesta de Maduro ha sido que el verdadero paquete de ajustes fue el de febrero de 1989, que fue avalado por el FMI, que comprendía una serie de recortes de gastos y provocó una inesperada reacción del pueblo.

Pérez había asumido el mando el 2 de febrero de 1989 y pocos días después anunció que las dificultades económicas obligaban a hacer ajustes para enfrentar la caída de las reservas internacionales.

Acordó un plan con el FMI para obtener recursos y comenzó a aplicarse con un aumento del precio de la gasolina, que generó un consecuente incremento de los pasajes del transporte público.

Esto provocó una reacción violenta que comenzó con saqueos en ciudades vecinas a Caracas y que en poco tiempo se extendió a la capital. Los saqueos continuaron el 28 de febrero, cuando Pérez decretó el estado de emergencia y ordenó que tropas del Ejército sofocaran los disturbios.

La represión militar dejó cerca de 300 víctimas mortales, según cifras oficiales.

La organización defensora de derechos humanos Cofavic, que inició la denuncia de los sucesos en entes internacionales, dijo que a 24 años del “Caracazo” no ha habido una sola condena judicial por los hechos.

“Cada aniversario, instituciones del Estado bajo el lema de una ‘celebración’ anuncian acciones legales o inauguran exposiciones y monumentos inconsultos con las víctimas, debemos decir que esto se ha hecho sin un seguimiento serio y riguroso para dar con los responsables reales de esta masacre y establecer la verdad de lo ocurrido hace más de dos décadas”, señaló en una declaración.

El líder opositor Henrique Capriles Radonski criticó los actos del oficialismo, afirmando que el 27 de febrero de 1989 dejó tristeza y esos hechos “no se celebran”.

“Hoy es 27 de febrero, y mientras unos andan celebrando, nosotros andamos trabajando, porque el 27 de febrero está en la memoria de muchos de nosotros. Yo tenía 17 años y recuerdo esa explosión social. El pueblo se levantó con un objetivo, pero allí murieron muchas personas. Es un día triste en nuestra historia porque la muerte de tantas personas no se celebra”, recalcó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *