Jefe negociador de las FARC afirma que intención de paz es verdadera

HAVANA TIMES (dpa) — El líder guerrillero alias “Iván Márquez”, jefe de la delegación de las FARC que celebra con el gobierno colombiano un proceso de paz en Cuba, afirmó hoy que la intención de darle fin al conflicto armado interno “es verdadera” y no descartó la posibilidad de un alto el fuego unilateral.

“Estamos en La Habana para buscar un acuerdo que conduzca a la terminación del conflicto colombiano. No hay que dudar que el esfuerzo que estamos haciendo es verdad y vamos por la paz”, sostuvo Luciano Marín, verdadera identidad de “Márquez”, en una entrevista publicada por la emisora RCN Radio.

“El país puede estar seguro de que la delegación de las FARC hará todos los esfuerzos para lograr la paz en este gobierno y aunque somos conscientes de que hay que acelerar la negociación, no debemos preocuparnos por los tiempos”, agregó.

Aunque el jefe negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aclaró que en la mesa de diálogo no se ha hablado sobre un eventual alto el fuego unilateral, como el que el grupo realizó al finalizar 2012, no descartó que este se produjera como un “gesto de paz”.

“La verdad no hemos discutido gestos de esa naturaleza. Yo no descarto que se pueda dar algo parecido, nada se descarta en cuanto a gestos y los gestos son de diferentes naturalezas”, precisó “Márquez”.

Sobre el abandono de las armas, Marín indicó que lo que las FARC celebran desde noviembre del año pasado con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos es “un proceso de paz y no de sometimiento”, por lo que consideró necesario “revisar experiencias de países como Irlanda y Sudáfrica”.

“Márquez” insistió en la necesidad de una Asamblea Constituyente para conseguir un acuerdo de paz en las negociaciones y “legitimar así los acuerdos que se logren en La Habana”.

Asimismo, “Márquez” calificó como “palos en el proceso de paz” las declaraciones que el fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, dio sobre la “lejana” posibilidad de que los miembros de la guerrilla participen en política por los crímenes de lesa humanidad que habrían cometido.

“Lo esencial es el establecimiento de la transición hacia un régimen democrático, este punto no se puede reducir a encontrar fórmulas de participación política de una insurgencia desmovilizada, es para todos”, expresó.

Finalmente, el jefe negociador se refirió a la protesta campesina que completa más de un mes en la región de Catatumbo (noreste) y reiteró que las FARC no tienen participación en las manifestaciones.

“No es bueno estigmatizar. Fíjese lo que pasó, sólo pedimos desde Cuba que los labriegos fueran escuchados” y el Ministerio de Defensa “sacó el cuento de la infiltración de las FARC para poder dispararle a la gente”, dijo Marín al referirse a los cuatro trabajadores que resultaron muertos durante un choque con la fuerza pública.

El proceso de paz contempla cinco puntos: el tema agrario, el fin del conflicto y la desmovilización, la solución al problema de las drogas ilícitas, la reparación a las víctimas y la implementación, verificación y refrendación de los acuerdos.

Ambas partes llegaron en mayo pasado a un acuerdo en el primer ítem y comenzaron a debatir la participación política ante la eventual desmovilización de los guerrilleros, tema que será retomado el próximo 22 de julio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *