El canal de Nicaragua podría tener consecuencias devastadoras

Por Mateo Shaer  (Smithsonian Magazine)

Ruta del canal.  Graphico: laprensa.com.ni
Ruta del canal. Graphico: laprensa.com.ni

HAVANA TIMES — Las ramificaciones de la ruta propuesta ha preocupado a varios ambientalistas, y tienen razón para estarlo. El Gobierno de Nicaragua todavía no ha publicado los estudios que prometió realizar sobre los posibles impactos ambientales del canal, e incluso ha esquivado la petición de la vecina Costa Rica para compartir los planes de desastre. Los verdaderos costos y beneficios del canal no podrán ser calculados mientras se mantengan ocultos las consecuencias para los bosques, los cursos hidráulicos y la vida silvestre de Nicaragua.

Cuando, el mes que viene, los equipos de construcción comiencen a cavar un nuevo canal a través de Nicaragua, que conecte al Pacífico y al Atlántico, esto será de gran ayuda para el transporte marítimo mundial y, según el Gobierno, para la economía de la segunda nación más pobre de las Américas. Pero activistas, científicos y otras personas están cada vez más alarmados por el impacto medioambiental de un canal artificial de navegación de unos 280 kilómetros; más amplia, más profunda y tres veces más larga que el canal de Panamá.

Desarrollado por Wang Jing, un enigmático industrial chino con vínculos conel partido gobernante de China, el gran canal de Nicaragua tendrá un costo estimado en 40 mil millones de dólares y demorará cincoaños en ser construido.

A una profundidad de 27 metros y un ancho de 520 metros en su parte más ancha, el canal podrá acomodar a los superpetroleros de carga más modernos, que son más altos que el Empire State Building y transportan 18 mil contenedores de carga. Estas embarcaciones son demasiado grandes para pasar a través del canal de Panamá (incluso después de que se concluya la expansión de cinco mil millones de dólares) o para atracar en cualquier puerto de Estados Unidos.

Daniel Ortega y Wang Jing
Daniel Ortega y Wang Jing

El nuevo conducto y su infraestructura, desde carreteras para las tuberías, hasta las centrales eléctricas, destruirán o alterarán casi un millón de hectáreas de selva tropical y humedales. Y eso no incluye al lago de Nicaragua, un depósito de agua interior de 8,264 kilómetros cuadrados que proporciona agua potable para muchos nicaragüenses. La ruta del canal atraviesa el lago, y los críticos dicen que el tráfico de buques contaminará el agua con productos químicos industriales e introducirá especies destructivas de plantas y animales.

Además, la ruta se encuentra en medio de una zona de huracanes, según dice Robert Stallard, un investigador hidrólogo que labora con el Servicio Geológico de los Estados Unidos y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. “Lo más probable es que veamos huracanes mucho más poderosos que cualquier cosa que jamás haya golpeado a Panamá, y que nunca lo hará”, dijo Stallard. Una tormenta como el huracán Mitch, que mató a tres mil 800 personas en Nicaragua en 1998, probablemente provocaría la inundación del canal, provocando deslaves que destruirían esclusas y diques. Las comunidades, casas, carreteras y líneas eléctricas serían inundadas.

El Gobierno de Nicaragua todavía no ha sacado a la luz los prometidos estudios sobre los posibles impactos ambientales de la nueva obra, e incluso ha esquivado la petición de la vecina Costa Rica para compartir los planes de desastre. “Tenemos una falta de información y potencialmente una gran amenaza para el medio ambiente”, dice Jorge A. Huete-Pérez, vicepresidente de la Academia de Ciencias de Nicaragua. “El Gobierno solo quiere apresurar la cosa”. Según Huete-Pérez y otros, los verdaderos beneficios del Canal no se podrán calcular mientras se mantengan ocultos los costos para los bosques, los cursos de agua y la vida silvestre nicaragüense.


11 thoughts on “El canal de Nicaragua podría tener consecuencias devastadoras

  • el 3 diciembre, 2014 a las 11:54 am
    Permalink

    Que me dices del paso de los supertanqueros llamados post Panamá porque no caben por el canal viejo y tampoco por el ampliado. Hay que hacer cuentas que los chinos no van a invertir esa cantidad de plata para perder. Igual los monopolios no son bueno para nadie.

  • el 30 noviembre, 2014 a las 2:47 pm
    Permalink

    El primer emisor de CO2 es China, no los EEUU.

  • el 29 noviembre, 2014 a las 10:36 pm
    Permalink

    jjajajajjajajaja, para que eso ocurra el Canal de Nicaragua tendría que cobrar menos peaje, lo cual es un poco difícil considerando la inversión inicial que se menciona y los costos que supondría el mantenimiento. Tendría que educar bastante a su población, fortalecer la moneda, disminuir la violencia y desarrollar tremenda logística. Y rezar, rezar mucho, para alejar a los huracanes y los terremotos.

    No obstante, aún a Panamá le quedaría el Hub de las Américas, la Zona Libre de Colón, el Centro Bancario Internacional, los incentivos fiscales, venezolanos a patá comprando apartamentos caros y colombianos por tubería lavando dinero.

    Ahora, en serio. En el año 2014 (según abanderamiento del barco) China solo le ha representado al Canal de Panamá 135 tránsitos y 27,873,351 en peajes. Mientras que, por ejemplo, Bahamas 683 tránsitos y 71,860,663 en peajes, Hong Kong 1113 tránsitos y 215,022,945 en peajes, Liberia 1,877 tránsitos y 319,540,039 y Panamá 2,599 tránsitos y 478,337,395 en peajes.

    Antes de que me pregunten, Cuba no aparece en la lista. Y tampoco Nicaragua.

    Por origen de la carga, el primero es Estados Unidos con 99,330,031 toneladas y lo sigue China con 16,379,246 que no es la gran cosa si se compara con Chile 13,464,023 y Colombia 11,314,367 con muchísima menos población.

    El verdadero pilar de la economía panameña no es el Canal sino la logística.

  • el 28 noviembre, 2014 a las 1:08 pm
    Permalink

    Cuando en los 80 el partido en el poder era de oposición de izquierda en nicaragua presentaron un informe de impacto ambiental al mismo proyecto y se manifestaron en contra a la construcción del canal. Ahora sucede que son ellos los que quieren construirlo. Ironías de la vida

  • el 28 noviembre, 2014 a las 11:22 am
    Permalink

    De nuevo error:

    “Son más largos, que alto el Empire State”. El Empire State Building no tiene nada de largo,(Si entendemos por “largo” la mayor dimensión lineal de una superficie plana), sino de alto.

  • el 27 noviembre, 2014 a las 3:55 pm
    Permalink

    Creo que la construcción de ese canal tendría “consecuencias devastadoras” para los inversores. La distancia es mucho mayor que en Panamá. Van a tener que desplazar diez veces más tierra. Y si lo llegan a abrir se meterán en una guerra de precios con Panamá donde perderán ambas partes.

    Parece que a los chinos les sobra el dinero.

  • el 27 noviembre, 2014 a las 10:42 am
    Permalink

    Algo más, ningún barco petrolero, super petrolero o mini petrolero carga contenedores, ni siquiera un solo contenedor.
    Algo más, los huracanes tropicales se forman por las bajas presiones que surgen por las diferencias de temperatura entre la atmósfera y el agua, es por ello que el calentamiento global sea una de las causas principales del incremento de la violencia de estas tormentas, y este a su vez se debe fundamentalmente al uso indiscriminado de los gases de efecto invernadero y las emanaciones de CO2 en primer lugar, cuyo primer emisor a nivel mundial es EEUU, que por cierto, nunca ha firmado ningún acuerdo para reducir esas emisiones.

    Entonces amigo articulista ¿de qué estamos hablando? ¿o es que en USA no hay espejos?

  • el 27 noviembre, 2014 a las 10:25 am
    Permalink

    ¿Por que el smithsonian magazine no dice nada de la autorización a extraer el petróleo de esquistos o de la autorización a extraer petróleo de Alaska o a los gases de efecto invernadero, o de la gran idea ( mejor “ideota”) de Bush hijo de eliminar los bosques para evitar los incendios forestales?¿Por qué no habla de la utilización de Uranio empobrecido en proyectiles, o de ayudar a Haiti a adquirir combustible doméstico para poder cocinar sus alimentos y se pueda reforestar ese país, o de que los japoneses continúan matando ballenas con fines “científicos”?
    Nada, que los chinitos le quitaron el pastel de entre las manos y ahora ponen el grito en el cielo, pienso que sería un poco más serio el articulista si hiciera un análisis comparativo entre las implicaciones ecológicas del canal de Nicaragua y le ampliación del de Panamá.

  • el 26 noviembre, 2014 a las 11:20 pm
    Permalink

    Los ecologistas con sus barrigas llenas y criticando todo lo que se haga para sacar de la pobreza a millones de personas. Se preocupan de cuantos arboles se van a derribar pero no les preocupa cuantos niños mueren por falta de recursos para construir hospitales. Todavía los países pobres están esperando por el 0,7% del PIB que los países desarrollados aportarían desde la cumbre de Río en 1992.

    También es bueno que exista otro canal interoceánico para bajarle los humos a Panamá, que miran al resto de los países latinoamericanos por encima del hombro. Si todos los buques chinos pasan por el canal de Nicaragua, veo a los panameños otra vez sembrando bananos para pagar la deuda de la ampliación del canal.

  • el 26 noviembre, 2014 a las 5:24 pm
    Permalink

    Podria redactar mejor? Los superpetroleros mas modernos son mas largos que el Empire State Building, no mas altos…………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *