Ecuador: Choque entre gobierno y prensa se dirime en tribunales

Por Gonzalo Ortiz

HAVANA TIMES, 21 julio (IPS) — El presidente de Ecuador, Rafael Correa, obtuvo una sentencia favorable en un juicio contra el diario El Universo por un artículo de opinión que se refiere a él como el “Dictador” y lo acusa de haber cometido “crímenes de lesa humanidad”.

La decisión judicial del miércoles 20 es el más reciente capítulo del enfrentamiento entre el gobierno de Ecuador y medios privados de comunicación.

El juez del caso dictó tres años de prisión contra los propietarios del periódico, los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, y contra el ex editor de la sección opinión, Emilio Palacio, autor del artículo, y les ordenó a los cuatro pagar 30 millones de dólares a Correa, mientras penalizó al propio El Universo con otros 10 millones de dólares.

En su demanda, Correa había solicitado una indemnización de 80 millones de dólares.

La querella llegó el martes 19 a la audiencia de juzgamiento y, con velocidad inusitada, la sentencia se materializó al día siguiente.

En el artículo publicado el 6 de febrero, y titulado “No a las mentiras”, Palacio jamás se refiere a Correa por su nombre y apellido ni por su investidura constitucional. Lo llama “Dictador” en nueve ocasiones y habla de su gobierno como la “Dictadura”.

La columna se refiere a la asonada policial del 30 de septiembre de 2010, que estuvo al borde de convertirse en golpe de Estado, cuando uniformados sublevados retuvieron por varias horas a Correa dentro del hospital policial hasta que fue liberado en un operativo que dejó un policía muerto.

En el texto, Palacio sostiene que “un nuevo presidente, quizás enemigo suyo, podría llevarlo ante una corte penal por haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente”,

Correa consideró la afirmación una calumnia, negando que hubiera ordenado disparar contra el hospital donde estaba secuestrado, y pidió una rectificación.

Los propietarios de El Universo aguardaron hasta la audiencia del martes para leer una carta en la que sostuvieron que “siendo para nosotros imposible rectificar afirmaciones que no fueron nuestras -y sin poder anticipar que la rectificación que hagamos coincida con su pensamiento- le ofrecemos que nos haga llegar el texto de la rectificación exigida para disponer su reproducción íntegra en El Universo, en el día y espacio que usted señale”.

Correa había dicho que, con una rectificación, el juicio no habría progresado.

Pero en el tribunal no aceptó la oferta, que consideró muy tardía. “Se presentó una carta de los señores Pérez diciendo que están dispuestos a rectificar como yo quiera. ¡Demasiado tarde! El momento de los caballeros que amamos la verdad, que tenemos ética, pasó hace mucho tiempo”, dijo el mandatario en declaraciones formuladas tras la audiencia.

Los dueños del diario permitieron que Palacio publicara el artículo. Es, dijo Correa, “el abuso y la cobardía de un sicario de tinta escondido detrás de un tintero, para humillar, denigrar”. Enseguida “un medio decente debió desmentir tamaña patraña. Nunca lo hizo El Universo”.

Palacio, que concluyó su artículo acusando a Correa de crímenes de lesa humanidad, renunció la semana pasada a su cargo en el periódico.

En los prolegómenos del proceso, demorado por cambios en los jueces a cargo del caso, el presidente sostuvo que éste sería parte de su “legado” contra “la prensa corrupta”.

Diego Cornejo, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, dijo a IPS que El Universo planteó un acuerdo que daba “al presidente toda la posibilidad de rehacer el daño moral que argumenta se le ha irrogado”.

“Existe una gran presión política sobre los jueces”, añadió. Si la sentencia se mantiene en firme, el periodismo ecuatoriano se desarrollará en adelante bajo condiciones de autocensura, opinó.

“El problema es que se ha judicializado el periodismo”, dijo a IPS Jaime Mantilla, director del diario Hoy, quien el lunes 18 tuvo que comparecer ante el Tribunal Contencioso Electoral por una denuncia de violación de la veda electoral planteada por la ministra coordinadora de la Política, Doris Soliz, de la que fue absuelto.

Para Orlando Pérez, subirector del estatal diario El Telégrafo, la autocensura es un fantasma que se levanta este momento, pero que siempre ha existido en la profesión periodística.

“Lo primero que hay que resaltar es que la oferta de El Universo es el reconocimiento tardío de que cometió un error, y que los directivos deslindan la responsabilidad y dejan solo a Palacio”, dijo a IPS Pérez, para quien la rectificación debía ser inmediata.

“Si lo hacían y pedían disculpas al presidente, otra habría sido la historia. Pero eso habría estado en contra del principio, un tanto soberbio, que maneja El Universo de que no nos van a callar y no vamos a pedir disculpas”, añadió Orlando Pérez.

Con duros epítetos, Palacio y otros editorialistas “han reemplazado a la oposición política”, agregó, aunque aceptó que “algunas de las expresiones del presidente son denigrantes y pueden herir a aquellos a quienes van dirigidas”.

Correa ha demandado por 10 millones de dólares a otros dos periodistas, Juan Carlos Calderón y Cristian Zurita, autores de una investigación sobre presuntos contratos con el Estado del hermano del presidente, Fabricio Correa.

El mandatario negó conocer esos contratos y acusó a los periodistas de calumnia, mientras éstos han reiterado que la afirmación salió del propio Fabricio Correa, que la ha repetido varias veces.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *