Diálogo de sordos en torno a Siria

Elio Delgado Legón

Bashar al-Assad y Raul Castro.
Bashar al-Assad y Raúl Castro.

HAVANA TIMES — Las intenciones del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de emprender un “ataque limitado” contra Siria, para lo cual ha pedido la autorización del Congreso, ha levantado en el mundo innumerables reacciones adversas y muchas opiniones de personalidades respetables, tanto civiles como militares, que se oponen a que se concreten esas amenazas.

Un sondeo realizado por The Washington Post-ABC, muestra que seis de cada diez estadounidenses se oponen a ese ataque.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon ha dicho que un ataque militar contra Siria podría empeorar el conflicto, y agregó: “Debemos considerar el impacto de cualquier acción punitiva en los esfuerzos para evitar un mayor baño de sangre y facilitar una solución política al conflicto”.

El Papa Francisco afirmó ante más de cien mil personas en la plaza San Pedro que la guerra siempre es derrota para la humanidad, e hizo un fuerte llamado a los líderes del mundo para que abandonen la idea de la guerra. Anteriormente había hecho otras gestiones en ese sentido y envió una carta a los gobernantes del grupo de los 20, abogando por la paz.

Otros líderes mundiales, como el presidente de Rusia Vladimir Putin califica de absurda la idea de que el ejército sirio haya utilizado armas químicas, sabiendo que esto puede ser pretexto para tomar sanciones contra ellos, incluso el uso de la fuerza. Es ridículo, no tiene ninguna lógica, expresó.

El propio presidente ruso le expresó a Obama que antes de emplear la fuerza en Siria había que pensar en las futuras víctimas y agrega que se dirigió a Obama como premio Nobel de la Paz.

Está más que claro que el objetivo de toda la maniobra, desde que comenzó la introducción de mercenarios armados y entrenados por la CIA y los países del Golfo, es derrocar al gobierno de Bashar al-Assad para continuar cerrando el cerco a Irán.

Otros líderes europeos se han desmarcado de una posible agresión a Siria, porque sin un mandato del Consejo de Seguridad, constituye una violación del derecho  internacional y de la Carta de la ONU.

Muchos analistas de política internacional han opinado en contra de un ataque militar a Siria, bajo el pretexto de que el gobierno utilizó armas químicas contra su propio pueblo, de lo cual no hay pruebas ni podrá haberlas.

De lo que sí hay pruebas es de que esas sustancias químicas fueron utilizadas por las fuerzas mercenarias, pues ellos mismos declararon a una periodista que investigó el hecho, que les suministraron esas armas y no les enseñaron cómo utilizarlas y que por eso se produjo la explosión.

Por otro lado se ha informado que el video que muestra un ataque químico en Siria fue filmado en el Hollywood catarí. Varios medios estadounidenses, entre ellos la CNN y la NBC, han declarado que no pueden garantizar la autenticidad del vídeo sobre el uso de armas químicas en Siria.

Como un esfuerzo de última hora, el gobierno ruso ha propuesto que Siria ponga sus armas químicas a disposición de la comunidad internacional, como prueba de que no tiene intenciones de utilizarlas en el conflicto interno, lo cual fue aceptado por el gobierno sirio.

Esto dejó sin argumentos al Presidente norteamericano y se pospuso la discusión del tema el  congreso de ese país; sin embargo Barack Obama mantiene una posición ambigua, pues aún no ha declarado que está de acuerdo con la medida propuesta por Rusia y se reunirá con el presidente Putin para analizar el asunto.

A pesar de todas esas opiniones y hechos y muchas más que sería interminable citarlas, el presidente Obama no ha desistido oficialmente de un ataque limitado a Siria, para debilitar su fuerza militar, lo que constituiría una ayuda a los mercenarios y según palabras del Secretario de Estado John Kerry, sería un claro mensaje a Irán.

Está más que claro que el objetivo de toda la maniobra, desde que comenzó la introducción de mercenarios armados y entrenados por la CIA y los países del Golfo, es derrocar al gobierno de Bashar al-Assad para continuar cerrando el cerco a Irán, pero muchos expertos opinan que una agresión a Siria podría desencadenar una conflagración de incalculables consecuencias, pues incendiaría todo el Medio Oriente, una zona de por sí muy volátil.

Todas estas opiniones y muchas más han llegado a los oídos de Barack Obama, pero él parece no escuchar, como si fuera un diálogo de sordos. Ojalá desista, de una agresión a Siria por el bien de la paz mundial.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


3 thoughts on “Diálogo de sordos en torno a Siria

  • el 14 septiembre, 2013 a las 1:31 am
    Permalink

    No es tan de sordos el diálogo, admitámoslo. De lo contrario, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry no habría acordado con su par ruso, Lávrov, volver a reunirse el 21 de septiembre, luego de deliberar por varias horas el viernes con este último y con Lajdar Brahimi, el enviado de la ONU y la Liga Arabe. O sea, de un modo o de otro, se negocia. Y si se negocia, es porque hay gente dispuesta a escuchar. En este giro ha sido fundamental el cabildeo ruso, que incluso conllevó la sugerencia de asistir a Siria militarmente, en caso de ataque.

    Obama no se quiso detener ante la duda razonable, que planteaba la posibilidad de que el ataque químico fuera obra de los opositores armados, pero sí ha puesto atención a la propuesta rusa de controlar las armas quimicas sirias. De aquí se deduce que Moscú todavía puede influir en los acontecimientos mundiales.

  • el 13 septiembre, 2013 a las 11:57 am
    Permalink

    La amenaza de Obama al menos dio como resultado que Siria reconociera que tiene armas quimicas, cosa que habia negado anteriormente y solo ahora esta dispuesta a firmar el protocolo de prohibicion de armas quimicas. y si, es cierto que una intervencion alli podria crear un conflicto gravisimo el cual nadie quiere, ni el pueblo americano. No obstante, alguien tarde o temprano tendra que pagar por el uso de esas armas quimicas contra gente indefensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *