Cuba invitó al ‘criminal de guerra’ Rajapaksa

Por Ron Ridenour

El presidente de Sri Lanka, Mahind Rajapaksa y su contraparte cubano, Raúl Castro. Foto/archivo: colobopage.com

HAVANA TIMES — “El presidente cubano recibe a su homólogo de Sri Lanka”, dice el titular de Prensa Latina del pasado 17 de junio.

La agencia de noticias informó que la visita oficial, de cuatro días, del presidente Mahinda Rajapaksa se produjo por invitación del presidente Raúl Castro.

¿Significa esto que el “huésped de honor”, ampliamente conocido como uno de los líderes del gobierno de uno de los más brutales del mundo, responsable de decenas de miles de muertes del pueblo tamil, está hecho del mismo material que su “análogo”?

Además, gran parte de su país se vende a empresas extranjeras multinacionales, y su principal compañero exportador es Estados Unidos.

En el post “Cuba pierde votación en el consejo de derechos humanos de la ONU  (ver también “Cuba y la lucha de los Tamiles”) escribí: “Cuba está actuando de forma inmoral y en contradicción con su muchos años de solidaridad con los pueblos oprimidos y explotados del mundo”.

Existe  amplia evidencia de que los gobiernos de Sri Lanka han discriminado, oprimido y asesinado a los tamiles durante mucho tiempo. Además de la violencia física, el gobierno ha aprobado leyes que convierten a los tamiles en ciudadanos de segunda clase.

Se les niega la igualdad de acceso a la educación y al empleo. Sus religiones y lenguas no tienen igualdad con los cingaleses y su versión agresiva del budismo. Mi reciente libro, “Nación tamil en Sri Lanka“, resume esta historia sórdida.  

Entonces,  ¿por qué el gobierno cubano apoya a este bárbaro y a los anteriores gobiernos cingaleses chovinistas? Havana Times ofrece algunas respuestas en “Will Sri Lanka Tamils get justice from the UN?” 

La política exterior del gobierno de Cuba se basa, en gran parte y de modo comprensible, en los rencores hacia Estados Unidos por su intromisión permanente en los asuntos de la Isla, así como la de muchos otros pueblos y gobiernos que no se doblegan bajo su dominio.

Recientemente, Estados Unidos denunció que el gobierno de Sri Lanka se excedió en su derecho a destruir la organización guerrillera Tigres de Liberación de Eelam Tamil (LTTE) bombardeando civiles.

La mayoría de los 47 gobiernos del Consejo de Derechos Humanos, incluidos los seis latinoamericanos, estuvieron de acuerdo con eso. 

Esto no debe interpretarse como un pedido de aplauso para el estado más terrorista del mundo, ya que Estados Unidos realiza este gesto en pos de los “derechos humanos” por sus propias razones hipócritas y geopolíticas, que los párrafos anteriores explican bien.

Debido a que el eje Estados Unidos-Reino Unido se queja (aunque sin fuerza) sobre esta violación del gobierno de Sri Lanka, el gobierno cubano reacciona impulsivamente y es más entusiasta de amigarse con un gobierno que elimina sistemáticamente a los tamiles de forma genocida.

Reaccionando de este modo Cuba da la espalda a sus propios principios de solidaridad de estar al lado de todos los pueblos oprimidos y explotados. (1)

He sido fiel defensor de la Revolución cubana durante mucho tiempo, desde mi primera manifestación en abril de 1961, frente a un edificio federal de los EE.UU cuando los Yanquis invadieron a Cuba por Bahía de Cochinos y, a través de mi trabajo con Prensa Latina y la editorial cubana José Martí durante la década de los 80 y los 90, así como con cientos de artículos y seis libros sobre Cuba.

Estoy asqueado del apoyo hipócrita del gobierno cubano a Rajapaksa y a su régimen familiar, así como la aceptación inmoral del genocidio contra un pueblo minoritario. Estoy seguro de que si el Che Guevara estuviera vivo se hubiera quejado fuertemente, y es eso precisamente lo que pido que hagan todos los amigos solidarios de Cuba.

(1) “Los explotados del mundo son nuestros compatriotas, y los explotadores son nuestros enemigos.” Dijo Fidel Castro a Lee Lockwood en “la Cuba de Castro, la Cuba de Fidel”.

2 thoughts on “Cuba invitó al ‘criminal de guerra’ Rajapaksa

  • Antes de llamar a alguien “criminal de guerra” hay que tener mucho cuidado y contrastar con todo detalle las fuentes de información.

    No vayamos a caer en lo mismo que el gobierno cubano que llama terrorista a todo el mundo, incluyendo a simples periodistas por publicar sus artículos. No nos olvidemos de que se hartan de repetir lo del “terrorismo mediático.”

    Se me olvidaba. Para poder acusar al presidente de un país de ser un “criminal de guerra” no llega con que en ese país se cometan crímenes de guerra.

    Además hay que demostrar la existencia de una cadena ininterrumpida de mando desde el presidente hasta quienes cometieron el crimen de guerra.

  • no es la primera ves que se habla de este tema,
    creo que Fidel dijo hace poco que si cuba se metiese en las politicas internas de cada pais no tendria relaciones con nadie.

    de todas formas todos hacen igual,
    ejemplo: Muchos paises arabes han tenido verdaderos asesinos de dirigentes,
    y quien no hace negocios con ellos???

    no defiendo, ni apoyo. solo digo que es muy comun.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *