Costa Rica elige presidente en reñida segunda vuelta

Por Ernesto Ramírez (dpa)

Carlos Alvarado (L) y Fabricio Alvarado (R)  Foto: EFE/Confidencial

HAVANA TIMES – Costa Rica acude a las urnas este domingo para elegir a su nuevo presidente, en una segunda vuelta caracterizada por la polarización y con marcado acento religioso.

Y no sólo porque la segunda vuelta coincide con el Domingo de Pascua. El pasado 4 de febrero ninguno de los 13 candidatos se llevó el 40 por ciento de votos necesario, pero el predicador evangéligo Fabricio Alvarado, de 43 años de edad y líder del Partido Restauración Nacional (PRN), fue el más respaldado. Ahora se disputa la presidencia con el oficialista Carlos Alvarado, del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC), de 38 años de edad.

La campaña electoral, tanto en primera como en segunda vuelta, ha sido una de las más atípicas en la historia del pequeño país centroamericano, de 51.100 kilómetros cuadrados y 4,9 millones de habitantes.

El factor religioso y la polarización marcan una votación que, según los analistas, podría estar muy reñida.

Una encuesta del Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP), de la estatal Universidad de Costa Rica, otorgó en vísperas de la segunda vuelta una leve ventaja al predicador evangélico, pero los expertos del Instituto aclaron que la reducida brecha debe interpretarse como un empate técnico.

No obstante, sondeos de una firma privada vienen otorgando una amplia ventaja al candidato evangélico.

Para la primera vuelta, los sondeos, hasta un mes antes de la elección, no daban posibilidad a ninguno de los candidatos que ahora se disputan la presidencia.

Sin embargo, una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), que ordenó a sus estados miembros garantizar los derechos de las personas LGTBI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales), incluida la posibilidad de contraer matrimonio, atizó un encendido debate y catapultó a los Alvarado en las preferencias del electorado.

El predicador evangélico, calificado por sus adversarios como un “fundamentalista religioso” es un férreo opositor a la adopción de medidas en favor de temas como guías sexuales, aborto, ideología de género, matrimonio igualitario y fecundación in vitro, al contrario de su rival Carlos Alvarado.

En ese contexto, la religión ha sido eje central de la campaña. El mismo Tribunal Supremo de Elecciones debió reprender al PRN, a la iglesia Católica y una alianza evangélica, ante denuncias sobre supuesto uso de la religiosidad para atraer simpatizantes.

En estas circunstancias, Costa Rica acude a las urnas este domingo para elegir a su nuevo gobernante para los próximos cuatro años. Una jornada que arranca a las 06:00 horas (12:00 Gmt) y concluirá’a las 18:00 horas, (00:00 Gmt).   

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *