Conflicto Israel – palestino

Vicente Antonio de Castro

“Esos ancianos que reclaman de los jóvenes la violencia que ellos no pueden llevar a cabo, no hay nadie peor”. -Fernando Sabater

Palestinos recuerdan el periodista asesinado Yaser Murtaja.

HAVANA TIMES – Al conflicto israelopalestino no hay Dios que lo entienda, ni la sabiduría del Talmud ni la inspiración del Corán iluminan sobre quien tiene o no la razón, eso asumiendo que algún libro sagrado ilumine algo alguna vez.

A estas alturas poco importa si los israelíes tienen o no “derecho” al espacio que ocupan, si los palestinos atacan o se defienden; poco importa la identidad nacional o las religiones y sus fanáticos, nada de eso importa, o al menos a mi, cuando hay tanto sufrimiento real y actual, sufrimiento de sangre y huesos, sufrimiento de lágrimas de huérfanos y viudas, sufrimiento de gritos de madres que entierran trozos de hijos.

Basta ya de apelaciones al Derecho Internacional, ese mito que solo se respeta cuando conviene y nadie acata cuando no; basta ya de usar el espantajo de las resoluciones de la ONU para flagelar de un lado y del otro; basta ya de encontrar razones para seguir resistiendo.

Solo hay un derecho en política internacional, el derecho de la fuerza y de los intereses. Intereses tienen ambas partes, fuerza, solo una. Désele el derecho, entonces, el derecho de conquista, el derecho de imposición, el derecho de hacer aquello que la otra parte no tiene fuerza, y, por lo tanto, derecho a impedir. Désele todo, aunque no se le dé la justicia.

¿Es tan difícil rendirse cuando no hay la más mínima posibilidad de vencer?

¿Cuántos jóvenes palestinos deben inmolarse antes de que los ancianos que gobiernan detengan los encendidos e inflamatorios llamados a la resistencia?

¿Cuánta incomodidad y escases rutinaria, muchas veces con mortales consecuencias, debe sufrir la población palestina para que cedan esos líderes que nadie ha elegido?

El conflicto de hoy no es culpa del imperialismo británico, no es culpa del sionismo, no es culpa del panarabismo. Este conflicto es culpa del siglo XX y la inconclusa evolución de la política internacional.

Intentar resolver la barbarie mediante teóricas leyes internacionales es irresponsable, máxime cuando ninguna de las partes necesita excusas para aniquilar a la otra, pues no le duelen esos muertos.

Debido a la diferencia de fuerzas, un conflicto como este, pero hace 300 años, hubiese concluido en 10 días. El ejército derrotado se hubiese rendido o desaparecido, la población hubiese sido integrada dentro del vencedor tras sangrientos desmanes y probables desplazamientos de multitudes, es decir, pasaría exactamente lo mismo que pasa ahora, solo que hubiese durado 10 días de guerra y un mes para imponer la paz, no los 100 años que llevamos viendo palestinos muriendo en vano.

Wilson y los estadounidenses pusieron de moda la legitimidad internacional basada en la justicia y no en la fuerza, algo en extremo loable, que ni ellos mismo respetan. Hasta que esa no sea la realidad, los conflictos se enquistan cuando la fuerza está de un lado y la opinión pública dividida.

Solo hay una solución real para este conflicto, dejarle las manos libres a Israel, que acabe de ocupar lo que vaya a ocupar, que los palestinos acepten su aplastante derrota y su absoluta indefensión, se integren lo mejor posible pensando en las personas, las reales, las que están vivas y padecen, no en ideales, causas, justicia, derechos o razones.

La Comunidad Internacional ¿? hace un daño horrible dándole alas y coartadas a los líderes palestinos, quienes desde sus climatizados despachos o confortables salones de Bruselas o Nueva York, azuzan a las masas para que se cubran el rostro y corran delante de los tanques de guerra, intercambiando balas por piedras, cohetes pirotécnicos por misiles teledirigidos, esos que convierten a la juventud y la infancia de su país en el mayor reclamo comercial del producto que con tanto éxito venden, el sufrimiento humano.

De Israel me asquea la política inmisericorde de sus líderes, el extremismo extravagante de sus “hombres santos” tan orgullosos de las masacres de sus antepasados, émulos de Josué y su espada, me asquean, pero, aunque no tengan la justicia, tienen la razón, porque tienen la fuerza.

2 thoughts on “Conflicto Israel – palestino

  • Samuel, le agradecería me informara sobre las fuentes historiográficas, arqueológicas y genéticas de las que habla.
    Hasta donde yo sé, el Estado de Israel se constituyó de manera artificial pues era una minoría judía la que habitaba esas tierras, incluso desde la ocupación británica, que dominó el territorio desde antes del inicio de la 1° Guerra Mundial. A lo largo de esos años se asentó población de origen judío en base a la compra de tierras.
    En 1917, para neutralizar los movimientos nacionalistas árabes que habían surgido contra la opresión del Imperio Otomano, Inglaterra impulsa la declaración de Lord Balfour , por entonces Secretario de Relaciones Exteriores británico, mediante la cual se declara favorable a la “creación de un hogar nacional judío” en el “mandato británico palestino”. Esta declaración iba dirigida a Rothschild, miembro sionista de la burguesía financiera británica, para que la diera a conocer a la Federación Sionista.
    Al acabar la Segunda Guerra Mundial y tras el Holocausto, aumentó la presión por establecer un Estado judío. El plan original contemplaba la partición del territorio controlado por la potencia europea entre judíos y palestinos.
    El Estado de Israel fue la solución que encontraron las potencias europeas para el sempiterno “problema judío”
    A día de hoy, miles de judíos de todo el mundo están en contra del Estado de Israel. Valgan las declaraciones de uno de ellos, Norman Finkelstein: “Solo vemos a la minoría activa de los judíos israelíes, pero la mayoría de los judíos nos avergonzamos del Estado de Israel: corrupción constante, ocupación, nuclearización. Para quienes vivimos fuera de Israel y nos consideramos liberales [progresistas], el Estado de Israel es una ofensa a nuestra inteligencia. Israel es como esa “tía loca” que querríamos ocultar en el ático”
    Finkelstein, es judío. Su madre, Maryla Husyt Finkelstein, creció en Varsovia, Polonia, y sobrevivió al Gueto de Varsovia, al campo de concentración de Majdanek y a dos campos de trabajo. Su padre, Zacharias Finkelstein, fue un superviviente tanto del Gueto de Varsovia como del campo de concentración de Auschwitz.

  • Quiero decirle que no estoy de acuerdo con su artículo en general ni con su premisa en particular. Estoy de acuerdo sin embargo en un corolario : la solución del problema pasa por que los palestinos se den cuenta que el camino que los más violentos e irracionales entre ellos ha escogido, solo conduce al exterminio y de una vez se unan para plantarles cara a esos extremistas y obligarlos a soltar las armas, solo así se podrá negociar una salida con Israel. Israel no tiene solo la razón en virtud de la fuerza, la tienen en virtud de la justicia: recuerde que una vez fueron los israelitas los débiles y los palestinos les dieron la masacre de Hebrón, no ,los judíos tienen igual derecho que los palestinos a esos territorios pues los palestinos no son más que los judíos que no se fueron los que no esclavizo roma pero que se convirtieron a la religión del siguiente invasor que los subyugo los árabes y adoptaron su lengua y en parte su cultura , así lo demuestran la historiografía, la arqueología y la genética. Es precisamente por eso que este conflicto es demencial pues es una guerra fratricida . Pero lo es por culpa de los palestinos no le quepa a usted duda pues entre ellos siempre quedo una comunidad hebrea vibrante que no se sometió ni abandono su religión lengua y cultura y cuando los judíos de ultramar , los descendientes de los que roma exilio decidieron volver a la tierra de sus ancestros los palestinos en lugar de recibirlos como lo que eran hermanos largamente perdidos que volvían a la patria , los recibieron con odio y desconfianza a pesar de que lejos de llegar como indigentes, los judíos ,uno de los pueblos que más aportes ha hecho al arte ,la ciencia y la economía del mundo (teniendo en cuenta su peso específico en el conjunto de la humanidad ), vinieron con ideas nuevas, ganas de trabajar ,conocimiento y la determinación de labrarse una patria en tierra santa. La triste realidad es que los palestinos no querían saber nada de un estado judío ni siquiera de uno mixto y esa era la idea original y los judíos estaban de acuerdo, los palestinos querían un estado solo para ellos y mandar al mar (sus palabras ,no mías)al pueblo hebreo. Esa es la realidad ahora se viraron las tornas y son los judíos los fuertes pero no es cierto que ´´la política inmisericorde de sus líderes, el extremismo extravagante de sus “hombres santos” sean reales pues cuando los terroristas palestinos matan a los judíos y destruyen sus propiedades es cuando ellos toman represarías y siempre le avisan a los de la autoridad nacional palestina para que evacue los civiles. La ANP por cierto de AN nada pues o son perfectamente incapaces de salvar a sus conciudadanos o bien no hacen nada a sabiendas de que las bombas no tienen nombre y lo mismo matan a una alimaña de Hamas que a una familia inocente para luego aprovechar las victimas ´´civiles´´ en las que siempre cuentan a los terroristas , porque en eso si son unos genios en lo de hacerse la victima cuando son o bien los victimarios ,o en sus cómplices o más probablemente ambos. En fin que los israelíes no son monstruos si corazón aunque no se puede negar que cometan excesos como todos los humanos sin embargo ellos han construido el único país que merece tal nombre en oriente medio una de las naciones más vibrantes y avanzadas del mundo la única democracia decente en la región y no solo para los judíos investigue y vera que muchos otros gropos étnicos incluyendo a los palestinos conviven en paz y hasta son felices bajo el estado israelí , no todo es perfecto pero si los palestinos de gasa y Cisjordania se metieran en la cabeza que la mejor estrategia para lograr un estado propio y paz para construirlo es parlamentando con los judíos y acabando de dejar el odio a un lado y sobre todo olvidándose de Jerusalén de una buena vez y talvez hasta salgan ganando en el proceso. Así que no, los palestinos, no son solo victimas sino también victimarios , los israelíes no son monstruos sus muertos no los llora nadie fuera de Israel , y no es cuestión de rendirse ante la fuerza que por otro lado no es lo único que acompaña a los israelíes, sino dejar la violencia como método de resolución de conflictos un juego en el que hace rato los judíos les aventajan, créame que no tengo una pizca de romanticismo en mi si se puede la presión internacional sería muy poderosa si los palestinos dejaran de luchar y hasta el más recalcitrante de los extremistas judíos vería que aunque solo fuera por una cuestión de real politics valdría la pena un dialogo de paz sincero y hasta ceder un poco en aras de la paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *