Cincuenta Preceptos de Dictadores

Por Lenin Ledo Galano*

 ¿Cree que su presidente es un dictador? Consulte este breve manual.

Pericles. Foto: wikipedia.org
Pericles. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — Desde los Tiempos de Pericles, en Atenas, 2500 años atrás hay características comunes a los Dictadores, estando presentes en mayor o menor medida en cada caso. Aunque es una especie en extinción, en pleno siglo XXI hay algunos, desafiando las envestidas de la Red de Redes, a la cual generalmente critican, odian y quieren infructuosamente controlar, y a la vez la utilizan para sus fines de poder, con algunos logros.

Sin embargo, Internet, con su servicio World Wide Web (WWW) o Red informática mundial, pudiera ser a los Dictadores lo que fue, según científicos, la Colisión del Asteroide con la Tierra a los Dinosaurios, a fin de cuentas, esos “terribles lagartos” se parecen. O, por el contrario, si llegaran a controlarla, perdurarán.

El Dictador como un padre incestuoso, necesita de hermetismo para lograr sus propósitos. Y como cuentan con el dominio casi total de los medios de comunicación en sus países, se hace casi imposible que los clasifiquen como los que son: unos por falta de información, y otros por conveniencia. Aquí le presentamos cincuenta, dentro de otras muchas normas que permiten su clasificación.

Tengo que ser centro, hasta en los cumpleaños ajenos

Este país existe desde mi ascenso al poder

Les hago un favor con ser su jefe

Mussolini y Hitler
Mussolini y Hitler

Soy esclavo de ustedes

Los medios de comunicación son malos, si no los controlo yo

Soy un genio en todas las ramas del saber

Dondequiera se vive peor que aquí

Cuando quiero saber qué piensa el pueblo, me lo pregunto a mí mismo

Este es el país más democrático del mundo

Quien muere por mi causa sigue vivo

Quien esté en mi contra está loco, o es pagado por extranjeros

Siempre que voy a ver a alguien, es para que me vean a mí

Todo lo malo en mi país es culpa de extranjeros, todo lo bueno es mérito mío

Charles de Gualle
Charles de Gualle.  Foto: wikipedia.org

Mis caprichos, son políticas de estado

Tengo una salud de hierro, aunque me esté muriendo

Siempre hay una conspiración para matarme

Todo homenaje a un subalterno, es para recordar eso, que es mi subalterno

Si me sacan del poder, regresarán todos los demonios

Tengo que buscar un conflicto, para desviar la atención de mis errores

Pueblo es: quienes estén de acuerdo conmigo, todo el que me apoye

La mejor virtud: la lealtad: a mí

Los extranjeros pueden venir y ver lo que yo le enseñe, no lo que ellos quieran

Todas mis decisiones son éxitos rotundos

Lo que me salga mal no lo menciono más, lo que no se habla no existe

De vez en cuando elogio al pueblo, sólo para que me celebre a mí

Francisco Franco
Francisco Franco

Rechazo los elogios, sólo para que me elogien más

Si Dios existe, está a mis órdenes

Reparto los puestos a los incapaces, sólo para que me lo agradezcan más, pues ellos mismos saben que no lo merecen

Tengo que parecer valiente

Muy importante, tengo que ser buen actor: hacer el gesto idóneo en cada momento, poner la cara que sea necesaria en cada caso, sobre todo cuando miento

Tengo que andar siempre tieso, como una estatua que se mueve

Quien hable mal de mí, se va, o se queda: preso

Tengo que ponerme un cargo que nadie más lo tenga en el mundo

De vez en vez cargo y abrazo un niño, públicamente; en privado: a mi perro

Prefiero el uniforme militar, para que me vean más temerario

De vez en vez hecho alguna guapería, por micrófono, no para asustar al enemigo externo aludido, sino para asustar al enemigo interno y crear imagen de valentía ante mis incautos seguidores

Todo el que no me apoye, es traidor

Pinochet. wikirecent.ccom
Pinochet. wikirecent.ccom

La historia será reescrita, por mí

Cuando vea agotado el sistema, revuelvo la cazuela y me quedo con el revolvedor. A fin de cuentas todos son desechables, excepto mi familia. Nadie que sea removido reclamará, pues llegaron a esos puestos jamás soñados, por adulación, no por su capacidad.

Hablar con gente humilde, cosas triviales, es muy importante para mi imagen

Desaparecer unos días de la escena pública, aumentará la emoción de mis seguidores y de mis enemigos. Luego regreso y creo un perfil de omnipresencia

Debo crear un sentimiento de angustia ante mi ausencia, sin mí, no hay país

Debo crear infinidad de organizaciones y puestos públicos que nominalmente decidan, y que en la práctica no decidan nada

Mi vida personal, incluyendo, por supuesto, mis manías, son secretos de estado

Hay que dar impresión de movimiento siempre, aunque estemos parados, la mayoría de la gente gusta del andar, no importa hacia donde

Jorge Rafael Videla
Jorge Rafael Videla

Debo de dar esperanzas siempre, a fin de cuentas, una esperanza es más que nada

A la gente se le domina por sus defectos, no por sus virtudes

Haré una red mallada de delatores, de tal manera que aún cortándose en uno o más puntos, mantenga su función. Todos se vigilarán unos a otro, amigos y enemigos

La famosa separación de poderes o división de Los Poderes del Estado en poder legislativo, el ejecutivo y el judicial, es cosa de Aristóteles, el barón Charles Louis de Secondat de Montesquieu y otros que nunca gobernaron. Yo creo muchos poderes nominales, para que quienes los ocupen se crean importantes, y sólo uno real: el mío

Todo lo que no puedo controlar, me da pavor.
—–

(*) Lenin Ledo Galano, de nacionalidad cubano-española, nació en Holguín, provincia Oriental de Cuba, en 1958. En 1983 se graduó de Ingeniero Económico en un Instituto de Ingenieros de Moscú. Ha sido Director Financiero de Empresas, publicó artículos técnicos en revistas cubanas y extranjeras y participó en eventos científicos nacionales e internacionales. Fue profesor adjunto del Instituto Politécnico José Antonio Echavarría y de la Escuela de Hotelería y Turismo. Ha impartido cursos de posgrado en La Universidad de la Habana.

 


26 thoughts on “Cincuenta Preceptos de Dictadores

  • el 17 abril, 2016 a las 5:54 pm
    Permalink

    Miranda, más de un año después, te digo que sí, por supuesto, Fidel debía haber sido el primero en las fotos, sólo que el autor vivía en Cuba y trabajaba en una empresa estatal. El que halla vivido y trabajado en Cuba entiende de qué hablamos. Sólo escribir este artículo presuponía gran riesgo.

  • el 25 marzo, 2015 a las 9:10 pm
    Permalink

    has presentado algunos dictadores contemporaneos pero creo que falta uno que otro. y con todo respeto te recuerdo que es valido anadir otro precepto…Cuando un enemigo de una potencia responde a mis agresiones, Estan agrediendo al pueblo.

    Lo mas triste de estos autodictadores es que le llaman presidente, comandante, Ilustre mandatario etc, mas poco son los que le senalan como DICTADORES. correctamente dicho autodictadores.
    El termino dictador tenia en sus origenes una causa noble, frente a una crisis que amenazaba la seguridad nacional el gobierno de Roma sustituia al hombre que estaba frente al gobierno y en su lugar nombraba a un dictador con potestad de ejercer sus funciones sin tener que consultar al senado. para garantizar la seguridad nacional del imperio. Pero….Este dictador solo ejerceria por seis meses. y no podia aferrarse al poder como hacen hoy en dia los llamados “dictadores” de america latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *