BANGKUKUK TAIK, un pueblo escondido en un paraíso amenazado (documental)

“El cine es cuanto más importante, más capaz de conmover el alma; las emociones, los sentimientos que emanan de la pantalla son los que delimitan su capacidad para formar, para enriquecer y potenciar los aprendizajes, son las que nos hacen cambiar y reflexionar sobre la realidad que nos rodea”. –Andrei Tarskoski

IMG_0874

Por Arielka Juárez

HAVANA TIMES — “Nosotros somos como un árbol que crece y cuando envejece, muere, y la semilla vuelve a nacer, eso es lo que somos…”

Esta es una de las frases, en el idioma rama, con que comienza este material audiovisual que pareciera ser, a sus inicios, un documental sobre la vida de una comunidad que vive de la madre tierra y es amenazada por un proyecto gubernamental de desarrollo industrial económico.

Pero la cinta es más de lo que superficialmente parece: no solo una demanda para que se escuchen sus voces, sino un llamado a reconocer y asumir el nuevo paradigma de desarrollo desde la conciencia moderna. Fue grabada en video por tres cámaras en diferentes momentos y lugares por un grupo de jóvenes voluntarios identificado con el tema.

Bangkukuk es un hogar acogedor y paradisíaco para sus habitantes, quienes de generación en generación han heredado la felicidad de una vida auténtica. Puede sonar como utopía, pero si prestan atención a los detalles de este material, podrán descubrir matices y paralelismos que pondrán en duda su percepción de felicidad y desarrollo.

IMG_8488

Demostrando la riqueza que caracteriza a nuestro país, tanto en belleza natural, como cultural, el material nos regala por medio de su fotografía hermosos paisajes, y desde los testimonios de los entrevistados, todos líderes comunitarios, escuchamos desde sus lenguas nativas rama y creole, su posición ante el mega proyecto del Gran Canal Interoceanico de Nicaragua.

La música que acompaña los testimonios de los personajes o la información que es suministrada de a poco sobre la concesión de este mega proyecto, entra y sale difuminada con las imágenes para hacernos partícipes del sentir de esta comunidad, que a gritos nos previene a todos el “no confundir su silencio con ignorancia ni su tranquilidad con aceptación ni su gentileza con debilidad”. (Frase anónima)

Dejándonos claro el mensaje de que ellos viven como lo hacen, porque están enamorados de esa vida tal y como la conocen, y no porque estén encadenados a esa realidad.

Con relación a todo lo que este material audiovisual defiende y cuestiona, desde el punto de vista de sus personajes y su realizadora, hay que considerar el mensaje ecologista que nos deja, que transciende del tópico del paraíso perdido, a la consideración del problema de la relación entre el hombre con la naturaleza y de la sociedad con el desarrollo.

IMG_0957

Nos invita a profundizar en por qué la decisión de mantener la vida en Bangkukuk tal y como ha sido por muchos años es para los personajes de la película como hacer burbujas de jabón y verlas desaparecer inmediatamente. Es una pregunta sin respuesta, que genera impotencia en su gente.

Entonces, ¿cómo podemos hablar de desarrollo si no estamos cuidando nuestro patrimonio natural y cultural? ¿Cómo hablar de desarrollo si solo somos espectadores de la extinción de nuestras culturas y solo observamos como desaparece el habitad de nuestra gente?

Esas, considero yo, son las preguntas que Bangkukuk como material audiovisual hace a los espectadores, más allá de la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y la seducción del paisaje en su fotografía.

Espero que lo disfruten y se identifiquen con la esencia del audiovisual.



Un comentario sobre “BANGKUKUK TAIK, un pueblo escondido en un paraíso amenazado (documental)

  • Me gusto lo que dijo la joven indigena en el minuto 6:15. Ella quiere mas informacion sobre las afectaciones y beneficios del proyecto y sobre todo en los niños. El dirigente indigena del minuto 13:10 dio la clave para estos mega proyectos que van a contribuir al desarrollo de Nicaragua (escuelas, hospitales, infraestructuras, empleo, ingresos permanentes al estado). Hay que negociar con el gobierno y exigir compartir las ganancias con las comunidades rurales afectadas directamente.

    Que tal si a cambio del desplazamiento de esta comunidad indigena se le ofrecen beneficios tangibles como escuela, viviendas confortables respetando su arquitectura tradicional, agua potable dentro de las viviendas, sistema de saneamiento sanitario, una escuela bien dotada con profesores, carreteras de acceso a sus comunidades, apoyo con recursos y capacitacion para mejorar sus producciones agricolas. Que tal si se acuerda una ley que garantice que un porciento de las ganancias del canal vayan directamente a los gobiernos locales y comunidades asentadas en el area de influencia. Estoy casi seguro que los indigenas aceptarian el mega proyecto, porque no son tontos y tambien quieren vivir mejor respetando sus costumbres y su cultura. No confundir pobreza, abandono y discriminacion, con indiosincracia indigena.

    Los ecologistas deberian acompañar mejor a estas comunidades para negociar beneficios y no sublevarlas. Pregunto: cuales son los indicadores de mortalidad infantil, enfermedades curables, escolaridad, ingresos por familia, estado de las carreteras, del turismo, de la pesca y la agricultura de esta comunidades que evidentemente no estan bien y cuales son las posibilidades reales de mejorar si no se hace el proyecto.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Cabo San Lucas, Baja California, México. Por Ray McCloud Hensley (EUA). Cámera: Google Pixel

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]