Activistas pugnan por romper amarras en Grecia

Por Bego Astigarraga

HAVANA TIMES, 6 julio (IPS) — Una treintena de activistas españoles ocupan la embajada de su país en esta capital en reclamo de que Madrid presione al gobierno griego para que permita a la Segunda Flotilla de la Libertad – “Seguimos Siendo Humanos” zarpar rumbo a la palestina franja de Gaza.

Los ocupantes, participantes de la flotilla, piden que la ministra de Asuntos Exteriores de España, Trinidad Jiménez, se comprometa por escrito a interceder antes las autoridades de Grecia, ambos miembros de la Unión Europea (UE), para que rectifiquen el decreto del viernes que prohíbe la partida de estos barcos con el argumento de que es para proteger a los pasajeros.

Esta acción es una de las varias protestas que se realizan en Grecia contra la detención en puerto de la decena de embarcaciones de bandera europea, estadounidense y canadiense, con unos 500 activistas de 45 países a bordo y cargados de 5.000 toneladas de ayuda humanitaria con destino a Gaza, en un intento por romper el bloqueo impuesto en 2006 por Israel.

Poco más de un año atrás, la primera Flotilla de la Libertad, formado por tres cargueros y cinco barcos de pasajeros con más de 700 personas a bordo, fue atacada por fuerzas israelíes, matando a nueve activistas e hiriendo a una treintena, lo cual desató fuertes protestas internacionales.

“No hemos atentado contra ninguna de las leyes griegas ni comprometido al gobierno de este país y cumplimos con todos los requisitos legales, técnicos y administrativos de las autoridades portuarias”, declararon los activistas ante el embajador español en Atenas, Miguel Fuertes, en la lectura de un comunicado.

Añadieron que “a pesar de ello nos imponen toda clase de obstáculos para salir al mar, incluido el bloqueo de nuestro barco Gernika en el puerto de Kolimpary (Creta)”.

El escritor y analista político Santiago Alba Rico, uno de los activistas encerrados en la embajada, señaló a IPS que “en esta situación irregular se conculcan derechos fundamentales de la legislación europea y nos sentimos totalmente desamparados por el gobierno español”.

“Los gobiernos europeos han demostrado una vergonzosa dejación de su soberanía, y parte de la lucha debe trasladarse ahora a nuestros gobiernos. Hay que presionarles más porque están en un momento de falta de credibilidad por todos los movimientos de protesta que se suceden en Europa”, puntualizó.

“La UE ha demostrado que no representa a la mayoría de los pueblos de Europa y que antepone interese espurios muy condenables por encima de la democracia, de la legislación internacional y de los derechos humanos”, aseveró Alba Rico.

A pesar de que el gobierno español respondió que, “en consonancia con la UE, se manifiesta a favor del levantamiento del bloqueo israelí a Gaza y reitera su compromiso con el pueblo palestino”, insiste en que lo más adecuado es el ofrecimiento realizado a los miembros de la flotilla de trasladar la ayuda a “través de los canales autorizados”.

Agrega, en el comunicado de la cancillería, que esa oferta cuenta con el apoyo del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon.

Entre tanto, el único barco de la flotilla que logró seguir, el francés Dignity, salió de la isla de Córcega hace 10 días y se encuentra ya en aguas internacionales con la intención de llegar a Gaza.

Por otra parte, desde la delegación estadounidense se comunicó que el capitán del US boat to Gaza, detenido desde el viernes en Atenas tras ser interceptado a dos millas del puerto del Pireo, quedó en libertad sin cargos el martes, después de pasar más de tres días en una comisaría.

A su vez, el barco canadiense Tahrir zarpó el lunes de un puerto de Creta sin capitán, pero fue interceptado poco después por las autoridades griegas. Las tres personas que fueron detenidas en esa instancia ya se encuentran en libertad.

Estas detenciones, el bloque de los barcos y lo sabotajes denunciados son, a juicio de la plataforma española Rumbo a Gaza, una “vulneración del Tratado de Schengen”, suscripto por 23 de los 25 países miembros de la UE, con excepción de Irlanda y Gran Bretaña, y que consagra la libre circulación de personas entre los países del bloque,

La orden del gobierno de Grecia de inmovilizar la Segunda Flotilla de la Libertad es “totalmente ilegal”, aseguró a IPS el diputado español en el Parlamento Europeo Willy Meyer, miembro de la expedición.

“Creo que la UE no se ha comportado de acuerdo al derecho internacional y somos rehenes de un gobierno que sucumbió a todas las presiones de Israel”, sostuvo el representante de Izquierda Unida, quien adelantó en rueda de prensa que emplazará el Parlamento Europeo para aclarar “esta situación excepcional”, al igual que a otros organismos del bloque.

Añadió que el decreto griego que inmovilizó la flotilla “vulnera el derecho internacional y las normas europeas de libre circulación, además de suponer un atentado a los derechos de las ciudadanas y ciudadanos del bloque a navegar libremente por el mar Mediterráneo”.

Por tanto, la base por la que el gobierno griego justifica esa medida, una pretendida situación de guerra o tensión bélica, “no se sostiene”, puntualizó.

Meyer precisó que “lo que sufre el pueblo palestino de Gaza es un bloqueo por parte de Israel que ha sido condenado por el Consejo de Seguridad de la ONU en 2008 y por el propio Ban Ki-moon”.

También denunció “la complicidad de la UE y la diplomacia de sus estados miembros con el gobierno de Israel para impedir la llegada de la ayuda humanitaria a Gaza”.

“Esa complicidad convierte a la UE en un instrumento carente de la autoridad necesaria para contribuir a la creación del Estado Palestino y al fin del conflicto árabe-israelí”, afirmó Meyer.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *