Un viaje en astro, o un viaje atroz

Dariela Aquique

HAVANA TIMES — El asunto de la transportación de pasajeros en Cuba, es una de las principales asignaturas pendientes. Entre tantas cosas que no funcionan o que funcionan mal, el transporte público califica para uno de los primeros lugares en la escala de ineficacia.

Pero si terrible es el servicio del traslado público local habría que adjetivar de desastroso al de tramos largos, conocido como interprovincial. Los ómnibus bajo la promoción Astro, iniciaron desde hace ya algunos años esta prestación a la población.

Bajo la propaganda de una utilidad de excelencia, que brindaría a los viajeros servicio de proyección de audiovisuales, climatización, caja de agua potable fría y servicio sanitario, así como puntualidad en los horarios de salida y llegada a los lugares de destino, y… “toda una confortable travesía”, justificaba el alto precio de los boletos con respecto a la tasa salarial.

Desde hace ya bastante tiempo los beneficios de estos viajes, dejaron de funcionar. Salvo la climatización,  ningún otro servicio se presta. Los baños están clausurados. Los equipos reproductores de videos están rotos. Las cajas de agua están averiadas. Las salidas y arribo son bastante imprecisas.

Bastante molesto, si tenemos en cuenta que el trayecto (Santiago-Habana, por ejemplo) es de alrededor de 13 a 14 horas. Pero que pueden convertirse en 18 o 20, o más, si hay algún contratiempo. Pero el costo de los pasajes sigue siendo el mismo.

Mi reciente viaje a la capital, de ida y vuelta fue en un ómnibus Astro. En primer lugar porque me resultaba más económico que el avión (y que en este también puedes encontrar muchos percances).Y en segundo porque supuestamente haría un viaje más rápido que el tren (el que también es un desastre).

De camino para allá fue bien, salvo las inconveniencias de todo lo que ya expliqué que no funciona. Pero como era demasiado bueno para ser verdad, de regreso se vino la fatalidad sobre mis co-viajantes y yo.

Apenas a 10 km de la ciudad de La Habana, explotó una goma trasera. El aire acondicionado fue apagado de inmediato, porque el chofer explicó que no podía gastarse el combustible. Por suerte estábamos próximos a un puente, todo bajamos del carro y no tuvimos que padecer bajo el sol.

En más de una ocasión tuvimos que prestarle nuestros móviles al chofer para que comunicara con la base, porque según él no tenía medios para hacerlo. Desde la 1.00 hasta la 5.30 de la tarde, estuvimos esperando al equipo de reparación.

Hicieron lo suyo bajo protesta y con toda la calma del mundo, diciendo además que no había carros para hacer trasbordo. Cuando logramos salir de aquel lugar, estábamos todos exhaustos y hambrientos. Y algunos hasta con urgentes necesidades fisiológicas.

Alguien preguntó al chofer, si esta contrariedad no implicaba una indemnización en el costo del pasaje. A lo que este contestó con cierto sarcasmo: estamos en Cuba.

Y así las cosas, siempre lo mismo y nada pasa, estamos en Cuba, es la respuesta ante todo lo que está mal, Ahí les van unas fotos. Debieran de cambiarle el nombre, de viaje en Astro, a viaje Atroz.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


7 thoughts on “Un viaje en astro, o un viaje atroz

  • el 10 octubre, 2015 a las 8:58 am
    Permalink

    Yo estaba de viaje con Viazul quando. de repente la guagua se rompió 3 veces por el mismo problema
    fue un viaje de mierda

  • el 9 junio, 2013 a las 2:54 am
    Permalink

    Yo soy uno de esos cubanos para los cuales Cuba a dejado de ser importante y lo asumo a plenitud. Yo veo el resto de los paises donde todo funciona sin tanta comedera de mierda ni el estado chantajea a los ciudadanos con los servicios publicos sin hacerles saber que esos servicios en realidad son ellos quienes los pagan con sus salarios de miseria, que pais en el mundo podria mantener programas sociales sin un sistema de impuestos = NINGUNO ahora imaginense uds la economia mierdera cubana que exporta 4 cajas de tabaco y ron al año podria mantener los programas sociales con los ingresos de esas exportaciones mierderas. Ni la exportacion de mano de obra esclava ni las remesas de los gusanos son destinadas a eso. ese money va redireccionado a los bancos en el exterior a las cuentas de la gerontocracia y sus decendientes. Me mantengo informado de todo lo que pasa en mi cubita pero se que aquella mierda pasaran 30 años para que surja una nueva generacion que no quiera vivir del cuento ni ser extranjera y que estos nuevos ricos gracias a los meritos adquirio en el campismo popular de la Sierra Maestra o en las excursiones en Africa , América Latina o sabe dios donde sean juzgados por los daños a nuestra patria. Yo no creo en el borron y cuenta nueva, eso legitimaria sus fortunas. NO, ellos deben responder por todo el regimen de miedo y terror implantado en nuestra patria por 55 años.

  • el 8 junio, 2013 a las 12:45 pm
    Permalink

    Bien, man, aunque eso tendrías que explicárselo con dibujos animados a tanto chovinista en (y fuera de) la Isla que sienten ser oriundos del mismísimo ombligo del mundo!

  • el 6 junio, 2013 a las 9:50 pm
    Permalink

    Cuba no es importante para nadie, excepto para los cubanos, y cada día son menos los cubanos para los que Cuba es importante. No es dado el escoger el lugar donde se nace. Si el azar trae al mundo a un ser humano en un sitio donde se siente maltratado y percibe que sus sacrificios son estériles y que no tiene futuro para él ni su familia, entonces la palabra patria pierde todo el significado que pudiera haber tenido en relación con ese lugar donde nació. Patria es humanidad, dijo Martí, y por ello el hombre no tiene por que sentirse atado a un lugar donde sus derechos son pisoteados.

  • el 4 junio, 2013 a las 4:42 pm
    Permalink

    De lo más desagradable y afuncional que tiene Cuba es el transporte. Nunca olvidare como en los primeros días de enero del 2010 un argelino estudiante en Cienfuegos que fue a conocer a los padres de su novia en Santiago y que ya llevábamos juntos 2 días en “La lista de espera” , me repetía una y otra vez espantado : “Esto no sé ve en ningún lugar del mundo, mi padre, que me envió a estudiar aquí fascinado por la revolución, no me lo va a creer cuando se lo cuente”.

  • el 4 junio, 2013 a las 2:49 pm
    Permalink

    Hola Dariela! interesante articulo. Me recordo un viaje que hice en tren de Matanzas a la Habana. El tren venia de Holguin y llevaba 26 horas de camino. Y cuando estaba frente al barrio obrero, tuvo que retroceder a Ceiba Mocha. Mientras haya monopolio del servicio, eso pasara. Cuando haya una competencia y mas oferta que demanda, todo empieza a cambiar. RD no es ninguna maravilla en ese sentido, pero los viajes interprovinciales son confortables y a tiempo, tanto que a veces se llena un vehiculo antes de tiempo y lo sacan y ponen otro. Esas son las pequeñas ventajas del Mercado. Y como son varias compañias estoy seguro que el precio es proporcionalmente mucho menor que el de ASTRO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *