The Dark Side of the Moon a los 40

Isbel Díaz Torres

isbel1a Julio Tang

HAVANA TIMES — Ha sido un poco extraño para mí enterarme que uno de los más maravilloso discos de Pink Floyd: “The dark side of the moon”, llega este 2013 a sus 40 años. En mi criterio, esa música debía tener unos diez siglos de existencia en el pasado, y otros diez siglos en el futuro.

Estudiaba yo en la Universidad de La Habana cuando oí aquello por primera vez. En realidad casi todo el rock que conozco lo escuché por aquellos años. Se hace bien difícil hacerse de un camino largo en ese género cuando se comienza por obras tan terminadas y perfectas.

Por muchas cosas estupendas que haya escuchado después, hasta ahora poquísimas han logrado despertar en mí, a la vez, el éxtasis estético, la agudeza política, y la ternura, como sucedió con The dark side… con Wish you where here, o con The Wall.

The lunatic is on the grass.

El perfecto empaste de las voces de Richard Wright y David Gilmour a la hora de armonizar, los sobrecogedores giros melódicos y armónicos que se repiten de tema en tema y hasta de disco en disco como lei motiv, el arriesgado y funcional uso de las novedosas tecnologías con que Alan Parsons desarrolló varios segmentos sonoros del álbum, hacen único y entrañable el trabajo de estos locos.

Una gran amiga norteamericana me dijo alguna vez que a pesar de la genialidad de Pink Floyd, a ella le parecía que su música era deprimente, en el sentido de la tristeza y acidez de muchos temas.

You shout and no one seems to hear.

Yo, sin embargo, siempre encontré energizante aquella música con reminiscencias del soul, galáctica, psicodélica, íntima y sinfónica a la par. El dolor palpable en aquel grito adolescente, aquella ironía iconoclasta no me conducía a la depresión, sino a la rebelión.

Money, it’s a crime. / Share it fairly but don’t take a slice of my pie.

pink-floydEn realidad mi rebelión fue bien discreta, apenas en el ámbito personal. Por aquel entonces me decidí a aceptar públicamente mi homosexualidad, reconocí el anquilosamiento de la Unión de Jóvenes Comunistas donde militaba, me opuse a seguir los patrones del vestuario juvenil de moda, escribí y leí poesía, en fin… cosas de poco impacto a nivel social.

Pero fue una rebelión íntima, lejos de cualquier adoctrinamiento o escuela política, y The dark side… formaba parte de aquello.

Por supuesto, no vayan a pensar que “el universo juvenil” (para usar la fraseología comunista) oía a Pink Floyd o algo parecido. El rock fue y sigue siendo de minorías, y en los noventa aún más.

Money, so they say / is the root of all evil today.
But if you ask for a raise it’s no surprise that they’re / giving none away.

En la segunda mitad de esa funesta década para la isla, ya habíamos pasado el recodo donde se abandonó la preferencia por las obras profundas y complejas, para pasar a la actual fase hedonista donde se encuentra empantanada la Cuba de hoy.

Del boom de la salsa al boom del reguetón, la caída en picada ha dejado a la trova y al rock bien lejos en el camino, y escuchar a Buena Fe (banda que me encanta) parece ser lo más que se le puede pedir a la juventud.

Más de 15 años estuvo el octavo álbum de la banda británica en las listas de éxito, vendió alrededor de 50 millones de copias (unos de los históricamente más vendidos a nivel mundial), pero mi sobrino adolescente nunca lo ha oído.

Nuevos grupos de rock fuera y dentro de la isla aparecen y desaparecen. No los sigo. No tengo cómo, ni tengo tiempo para ello. The dark side of the moon me da la carga suficiente, y con ella me traslado en el P5, mientras “El Yonky” golpea infructuosamente en mis oídos.

And if the band you’re in starts playing different tunes / I’ll see you on the dark side of the moon.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


8 thoughts on “The Dark Side of the Moon a los 40

  • el 24 febrero, 2013 a las 9:42 pm
    Permalink

    Bueno Julio, si te soy sincero, el “Wish you where here” es también mi favorito… y para qué hablar de “The Wall”. Pero pienso que en realidad me es imposible prescindir de ninguno. Colecta todo lo que puedas en mp3 de música china y japones, pa que quepa bastante en un CD o DVD, y envíalo en cuanto puedas.
    Abrazos

  • el 23 febrero, 2013 a las 11:53 pm
    Permalink

    Julio:

    Si estás o pasas por Pekín, tienes que ir a Mao Livehouse, o Club 13, la meca y minimeca del rock pequinés, respectivamente. Y si coincidimos, pues mejor. Circles o Erasmo te pueden dar mi ubicación.
    祝你最好的!!!!

  • el 23 febrero, 2013 a las 11:38 am
    Permalink

    ah, caraj, disculpame de nuevo, le respondi a isidro refiriendome a ti, otro despiste…

  • el 23 febrero, 2013 a las 11:36 am
    Permalink

    cono, isbel, disculpame, hermano. recibi tu correo y lei el articulo pero no vi la dedicatoria, asi estoy de despistado! mil gracias! ahora mismo estoy tratando de bajar musica de los tang dynasty, estan tocando desde 1988, segun wiki, y es sumamente sintomatico (aunque no muy sorprendente) que sea la primera banda de heavy metal chino, que haya nacido en esa fecha y que haya escogido ese nombre para denominarse. de hecho, isidro ya se habia referido a ellos anteriormente por aqui, tienen una cancion que es una version metalera de la internacional!!! precisamente fue por esa cancion que conoci a isidro, anos atras, en un evento del barrio chino de la habana. los tipos se parecen mucho a las bandas ochentosas cubanas, y tambien a las sovieticas, quiza es una estetica que no se puede alejar del realsocialismo, seria bueno producir algo sobre eso, no crees?
    en cuanto a pink floyd, no soy especialista y aun no me puedo despojar del “wish you were here”. ese disco fue el primero de ellos que oi, en una etapa algo depre de mi vida, y sigo con el colgado. pink floyd ha sido una de mis deudas de siempre, y hay que tener tiempo pa meterse en eso, tal vez el tempo diferente de nuestros dias haya hecho que sienta algo parecido a lo que refiere kurt. sin embargo, nirvana le debe un mundo a los floyd, aunque solo fuera por ser irreverente ante ellos.
    tratare de hacerles llegar algunas cositas chinas, pa que se diviertan y pensemos un poco juntos, jajajaajaja. si crees que la musica china para meditar (imagino que sea algo budista o taoista) es un orgasmo, trata de oir musica tradicional japo, eso esta por los cielos! tengo algo por aqui tambien de eso, tratare de enviartelo.
    isidro, como te contacto???? seria genial una comunicacion mas directa que esta.

  • el 22 febrero, 2013 a las 10:52 am
    Permalink

    bueno….yo no seria tan estremista…..tuve la oportunidad de ser profesor d un IPVCE, no hace tanto..y me quede asombrado con lo q escuchaban los muchachos….Amy Winehouse, Metallica, Guns & Roses, Silvio….me puse a pensar en mi generacion…me recuerdo q los q oiamos rock o trova..en todo el pre..no llegabamos a 10….y ahora…q en un aula me encuentre a 5…me asombro…..hacer una peña de rock en mi pueblo y q fueran 10 personas….uff..un record..y d eellas mas d la mitad eran gente de la decada de los 70….ahora los muchachos se reunen…ya no oyen un rock ecleptico como pink floyd….o algo tan agresivo como Sepultura(lo q oiamos en mis años d pre)…..oyen un rock q se mezcla con el tecno…con el dance….con sonidos ams electronicos….esa es su forma d revelarse…la tuya fue con Pink Floyd..la mia con el grunge y el alternativo….
    no creo q la salsa haya dejado en el camino al rock…..el problema es que nunca lo estuvo…solo en esa epoca de los 70….q sucedio?….la salsa se adapto a la idiosincrasia del cubano….sono como sonaba cuba…el rock no….el rock quiso sonar como USA…no como cuba…todos los grupos querian sonar a americanos….por eso fue poco a poco desapareciendo…los rockeros seguimos vistiendonos de negro en un pais tropical….la salsa se quedo en shores y camiseta…
    te voy a ser sincero..nunca he rodado a Pink Floyd……me quedo con las distorciones y con la violencia de Nirvana, RadioHead, AudioSlave,Rage Against the Manchine…..
    otros de esta generacion me hablaran de grupos q nunca he oido….y pensare..no son tan buenos como Nirvana….

  • el 22 febrero, 2013 a las 8:43 am
    Permalink

    Pues sí, Isidro, eso fue después de mediados de la década del 90. Lo escuché en cassette primero, en una vieja grabadora en la beca de la universidad; pero después pude escucharlo “a to meter” en casa de una familia rockera que mezclábamos a Pink Floyd con la quinta sinfonía de Beethoven, con Ella Fitzgerald… con mil cosas estupendas que tenían (y tremendo equipo de música). Era genial y loco todo aquello, y nos pasábamos toda la noche en eso, leyendo poesía y hablando de política, tomado te y haciendo croquetas con una salsa agridulce deliciosa que preparaba nuestra anfitriona.
    Espero que Julio lea este artículo, pues es un gran apasionado del rock. Julio… has caso a lo que dice Isidro y trae rock chino pa’ca, a ver si el imperialismo oriental ya nos entra por todas partes… jajajaja
    (No en serio, ahora estoy escuchando un CD de música china para meditar que es un orgasmo. Me lo pasaron Erasmo e Irina, junto a otras uchas cosas muy buenas que tienen)

  • el 22 febrero, 2013 a las 12:49 am
    Permalink

    Ah, y si Julito te responde a la dedicatoria, pregúntale si ya escuchó a Dinastía Tang, de lo mejorcito del rock chino. Que te traiga un CD cuando vuelva!

  • el 22 febrero, 2013 a las 12:45 am
    Permalink

    Vaya, un sico-fan!
    Juzgando por tu fecha de nacimiento, entiendo que escuchaste el album bien entrado los 90. Y estoy de acuerdo 100% contigo en que te hayas quedado embelesado (y aún continúes). Dark side of the Moon (sin el “The”, que no lo lleva) es de lo mejor que nos dejó la época de oro del rock. Recuerdo – y sí atestigué su nacimiento en 1973- que ese año el album de Pink Floyd competía el las listas de éxitos con los cortes de Led Zeppelin y Doobbie Brothers, entre otras señoras bandas. O sea, no sólo por Dark side, sino por el ambiente roquero en general, ese año fue extrañamente prolífico. En aquellos tiempos, como supondrás, no había ni CDs, DVDs, memorias flash o computadoras. Incluso los cassettes aún eran animales raros en Cuba. Pero los pepillos de entonces nos deleitábamos cuando, pasadas las once de la noche, el programa Beaker Street, de la emisora KAAY, de Little Rock, en Arkansas, llegaba diáfanamente a los diales cubanos. Imagina un programa sin propaganda comercial ni interrupciones, que pasaba una cara de un LP completa en cada sesión de tres horas. Y luego te dejaba pendiente la otra cara para el día siguiente.
    ¡Cuéntaselo a tu sobrino!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *