Silvio Rodríguez y Rabo de Nube

Osmel Almaguer(*)

Silvio Rodríguez. foto: Caridad

HAVANA TIMES, 10 sep. — Silvio Rodriguez está entre los cantautores cubanos de más trascendencia internacional de todos los tiempos.  Activo desde 1964, contribuyó a la formación de la Nueva Trova Cubana y se ha mantenido estrechamente ligado a la realidad político-social del país y de todo el continente americano.

Su discografía alcanza un total de 26 discos originales y más de medio centenar en conjunto con importantes figuras de la música cubana e internacional: Pablo Milanés, José María Vitier, Luis Eduardo Aute, etc.

Sus canciones reflejan, cuestionan (y dialogan con) la realidad más inmediata, alcanzando un alto vuelo poético y logrando trasmitir los sentimientos con mucha intensidad.  Esta cualidad, a la par de su seria experimentalidad musical, lo ha convertido en una de las figuras más excelsas del panorama musical cubano.

RABO DE NUBE (1980), canción titular del CD

Se trata de un tema musical de sorprendente sencillez, apoyado instrumentalmente por el arpa, con una letra de corta extensión.

Si me dijeran / pide un deseo / preferiría un rabo de nube / un torbellino en el suelo / y una gran ira que sube / un barredor de tristezas / un aguacero en venganza / que cuando escampe / parezca nuestra esperanza.

(Se repite).

Canción insertada como una gota de agua.  Un pequeño comentario de cómo se siente el autor. Pero no de sus sentimientos egoístas; pues está pensando en términos de “nuestra esperanza.”

El tema, compuesto por Silvio en la década de 1970, refleja una época compleja dentro del panorama social cubano.  Había pasado la efervescencia de los 60 y con ella los cambios radicales, el país se enfrentaba a una etapa de reforma, de decisiones difíciles y, en ocasiones, hasta arbitrarias.

La posición ética del artista era no dejar de criticar lo que sucedía, sin embargo resultaba difícil; había que hacerlo sin que los funcionarios lo tomaran como un ataque directo a la Revolución. Las mentes estaban muy cerradas y era difícil para un espíritu como el de Silvio navegar en aquellas aguas.

Rabo de nube puede parecer una canción de las tantas que pretendieron expresar esa sensación de asfixia y tristeza, sin embargo le da título al disco, y sigue siendo bien recordada por un pueblo que al principio no supo apreciar en toda su magnitud el sentido de las canciones de Silvio.

Es sorprendente como a tres décadas de su estreno mantiene tanta vigencia.  Hoy, al igual que en los 70, casi cualquier cubano parece preferir ese “rabo de nube” que barra las tristezas, que limpie, como catarsis para una nueva esperanza.

Desde tiempos inmemoriales el hombre se ha rebelado contra las fuerzas de la naturaleza y, luego, también contra su propio poder, rechazando siempre todo lo que le afecta.  Rabo de nube es una excelente recreación de ese sentimiento tan universal.

*El Puente Musical Desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.  Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *