Por suerte hay una sola

Erasmo Calzadilla

Cola para comprar el cake del día de las madres. Panadería La Maravilla, zona 8 de Alamar.
Cola para comprar el cake del día de las madres. Panadería La Maravilla, zona 8 de Alamar.

HAVANA TIMES — A propósito del día de las madres aprovecho para compartir algunas ideas sobre el papel de ese ser tan querido en la perpetuación de una sociedad autoritaria, hecha de seres humanos que someten y son sometidos por otros.

Fueron expuestas por Roberto Freire y Fausto Brito en el libro Utopía y Pasión:

Tenemos que cambiar la visión de que el monopolio del poder dentro de la sociedad es del Estado. El estado es la máscara que oculta las ramificaciones sociales del poder, que tiene en la familia uno de sus principales centros de difusión.

[…]

Querríamos, ahora, focalizar el papel de la madre en el mantenimiento del autoritarismo en la relación padre e hijos. Es un problema delicado. Por eso mismo es mejor ir directamente al punto, afirmando entonces que consideramos el amor de madre mucho más peligroso para la humanidad que todo el arsenal de armas atómicas.

[…]

En el fondo tenemos pavor, horror a las armas nucleares. Pero en cuanto al amor de madre, es justamente lo contrario. Nosotros lo veneramos. Y es a través de él que el autoritarismo penetra en las personas y provoca otro tipo de desintegración. Una desintegración bioenergética que nos vuelve dependientes e impotentes delante del autoritarismo, venga de donde venga, de la familia, del Estado, del cielo o del infierno.

[…]

En vez del verdadero amor de padre y madre -una cosa absolutamente agradable, insustituible, maravillosa- existe una degradación de este amor. Los padres y las madres no saben que muchas veces están trabajando al servicio del poder, del Estado para destruir nuestro poder de contestación y de identidad personal, de espontaneidad creativa.

[…]

Las relaciones afectivas son, entonces, las típicas “relaciones peligrosas” … Contra nuestros enemigos sabemos, de cierto modo, defendernos, pero estamos indefensos contra las personas que amamos, y así corremos el riesgo de quedar sujetos a la manipulación autoritaria.

Es un punto de vista interesante y muy atrevido. Por supuesto que no se trata de culpar a las madres ni responsabilizarlas por lo mal que anda el mundo, sino de comprender que las estructuras de dominación se asientan y fluyen a través de nuestras instituciones más sagradas y nuestras relaciones más cándidas.
—–
Nota: Algunas frases fueron ligeramente modificadas en aras de abreviar.

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

4 thoughts on “Por suerte hay una sola

  • Erasmo:

    Acá te dejo el enlace con un sabroso comentario sobre las madres tigre (mandé también a tu correo), que en China abundan como la verdolaga en campos cubanos. A propósito, acá tengo una suegra tigre. Y mi mujer aún vive “aterrorizada” de los zarpazos que en su momento lanzaba la señora…Por otro lado, la vieja mía era lo que se dice un pedazo de pan. Y confieso que hoy mismo quisiera tenerla a mi lado aunque me estuviera dando órdenes 24/24…

    Un saludo,

    http://elpais.com/diario/2011/02/06/sociedad/1296946801_850215.html

  • Creo que es igual si el autoritarismo de la madre apunta contra el del Estado. En cualquier caso propicia la formación de un ser humano propenso o habituado a relaciones de poder injustas y asimétricas.
    Pero cuentanos más de la tal madre tigre.

  • Bueno, bueno…¿Y qué pasa si esa “madre” se vale de su “autoritarismo” para incitarnos a ir contra el Estado o el poder establecido? ¿Se produce entonces un duelo entre autoritarismos, en medio del cual queda como víctima propicia el hijo compulsado a escoger entre uno u otro poder? Y algo más: después de convivir por años con otras culturas bien diversas a la nuestra, me consta que las madres cubanas (y muchos padres también) clasifican entre las más consentidoras del globo. No quieran ver cómo se comporta con su cría una típica “madre-tigre” (mulaohu) en China…

  • Delicioso el libro de Freire y Brito. Jimmy yo lo leímos con fruición y entusiasmo.
    Ciertamente, es imprescindible estar atento a cómo nosotros o quienes nos rodean, cargados de amor y buenas intenciones, reproducen el autoritarismo.
    Difícil enseñar el modo de queremos sin aplastar al otro, sin chantajes emocionales, sin trampas sentimentales. Difícil, pero necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *