Nicaragua: Mi Viernes Santo en La Prison La Modelo

Dolor, esperanza y convicción en la Galería 300

Afuera de la cárcel La Modelo permanecen familiares de los presos políticos. Foto: Carlos Herrera / Confidencial

“Le digo a Miguel algo que le repetí a varios de los prisioneros políticos: Miguel, los dictadores creen que al encerrarte iban a ganar, pero pierden”

Por Mónica Baltodano  (Confidencial)

HAVANA TIMES – Esta vez llegamos con retraso a la visita familiar del Viernes Santo, en la Cárcel Modelo. Para entonces mis hermanas, cuñada y hermano estaban sentados en una mesa rodeando a nuestro hermano Ricardo Baltodano y su gran figura uniformada con el azul de los presos.

En esta ocasión estamos en un espacio techado, no en las carpas de las “visitas especiales” de Navidad y Año Nuevo pasadas. Esta vez los guardas permiten que nos comuniquemos entre mesas de familias y presos políticos. Todos son de la Galería 300, “el infiernito” y sus celdas adyacentes.

Mis hermanas ya me habían dicho que desde antes las autoridades también se habían mostrado más ‘condescendientes’. Como siempre, no creemos en la bondad del régimen. Sabemos que esta flexibilidad responde al interés de mejorar su imagen.

En ese momento, mis ojos quisieran ser cámaras fotográficas para grabar tanto rostro emblemático de la Nicaragua en lucha: Miguel, Medardo, Christian y tantos otros.

Al llegar, al primero de los presos políticos que vi fue al líder campesino Pedro Mena y lo abracé emocionada… y luego a otro y otro y otro preso, ya rodeados de sus familias. Mi corazón se llena de ternura al estrechar a los muchachos que me platican de su situación, de las torturas y los atropellos sufridos.

Busco con especial interés a Miguel Mora, que está en el otro extremo. Y en esa ruta me encuentro con Tomás Maldonado, el guerrillero sandinista diriambino que en 1979, herido gravemente en el ataque a Presillitas, cerca de El Rama, no quiso salirse de la región a la que había sido enviado, él sólo se curó y se reincorporó a la lucha hasta sacar al otro dictador, del que bien aprendió tanta crueldad Daniel Ortega.

Veo a Tomás muy delgado, demacrado, pero con gran ánimo. También noto deterioro en Carlos Brenes, a quien le pregunto cómo se siente. Me dice que está saliendo de una crisis de salud que lo tumbó dos meses, y de la cual pensó que no saldría vivo.

En los penales no hay verdadera atención médica, mucho menos medicamentos. Si las familias no llevaran las medicinas los enfermos simplemente se morirían. Es cierto, hay un dispensario, con un médico general, pero rara vez los de la Galería 300 reciben atención, y cuando la han recibido ellos mismos comentan que no sienten que el doctor sea fiel al juramento hipocrático. Les recetan al ojo, sin realizar exámenes de ningún tipo.

La salud de todos los presos políticos está claramente deteriorada. Y es que no puede ser de otra manera. Las enfermedades crónicas que no llevaron al llegar las van a adquirir allí. Pasan todo el día en celdas de 2×3 metros, ocupadas en parte por la litera de duro cemento, y un hoyo tipo pompón, al lado del cual se imita un lavandero para que el preso lave su único uniforme, su única toalla y su único cubre colchón (no es permitida una sábana).

Como no hay lugar para sentarse, los presos usan como asiento el cubo para echar agua al pompón. En ese espacio no pueden caminar ni dos pasos. Por un lado el pompón, detrás del cual hay unas hendiduras construidas en ángulo de 45 grados, de forma que el preso no pueda ver hacia afuera y el aire tampoco pueda circular.

Por el otro, el preso topa con la pesada puerta de hierro. En ésta hay dos pequeñas rendijas. Una abajo por donde le pasan “la chupeta”, bolsa con comida que muchos presos aún no se acostumbran a comer; y por la otra es por donde hablan los carceleros al prisionero. Ambas rendijas se cierran por fuera. Todos los presos políticos se han quejado de que las guardas les han prensado los dedos al cerrar las rendijas. No son accidentes, lo hacen a propósito, como castigo, o simplemente cuando andan de mal humor.

Para los presos de máxima seguridad la hendidura superior de las celdas se han mantenido cerradas. Solo a mi hermano Ricardo se la abrieron cuando entró a la celda y se desvaneció al ver el antro oscuro. “Cuando me llegaron a sacar del Chipote yo me alegré- me cuenta– porque pensé, ya van a mejorar mis condiciones. Y cuando entré a la celda casi me desmayo de espanto. Oscuro totalmente, no podía distinguir nada. Le dije al alcaide: “¡De aquí me van a sacar muerto!” Entonces optó por dejar abierta la pequeña rendija por donde yo podía mirar hacia el pasillo, donde eventualmente deambulan presos comunes. Pero todos los demás presos permanecieron en esa oscuridad hasta que hace unas semanas se las fueron abriendo poco a poco”. Por recomendaciones del CICR- me dicen.

Voy a la mesa de Miguel Mora.  Lo abrazo fuerte y le pregunto cómo está. Me saluda como siempre lo hacía en su canal 100% Noticias: “¡Hola Comandante!”. Le doy los saludos fraternos que le manda mi esposo Julio López y nos ponemos a recordar cosas.

Ahí está su familia. Me presenta al papá de Verónica y saludo a Miguelito Mora, expresivo en su silla de ruedas. Le digo a Miguel algo que le repetí a varios de los prisioneros políticos: Miguel, los dictadores creen que al encerrarte iban a ganar, pero pierden. Vos ahora no solo sos un reconocido periodista, o un líder del periodismo independiente y perseguido, sos un líder del pueblo de Nicaragua. Y el mensaje que ustedes manden desde aquí es muy importante para un pueblo falto de liderazgos creíbles.

Miguel sonríe, con su piel ahora mayate. Está confiado, en Nicaragua, en su Dios y en su fe. Pero no puedo dejar de ver tristeza en su mirada, y también me entristezco con su dolor, con su injusta y absurda situación. Y no es para menos: en particular hay tres presos que están en el extremo de las condiciones brutales de una cárcel, en el total aislamiento: Miguel Mora, Christian Fajardo y Yubrank Suazo. Miguel, comunicador y platicador nato, debe sufrir enormemente esta situación.

One thought on “Nicaragua: Mi Viernes Santo en La Prison La Modelo

  • Las dictaduras crueles y cobardes en Venezuela y Nicaragua son apoyadas y sostenidas por Cuba, es una vergüenza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *