La isla de los eufemismos

Dariela Aquique

Los gusanos y traidores y escoria de los éxodos masivos comenzaron a ser comunitarios o cubanoamericanos o los que viven fuera de Cuba.

HAVANA TIMES, 30 mar — Los eufemismos, esas palabras o expresiones con las que se sustituyen otras, que sean consideradas mal sonantes, de mal gusto o inadecuadas, son cuantiosamente usadas en Cuba, sobre todo por aquellos que tratan de preservarse de “molestas interpretaciones.”

Molestas interpretaciones, a su vez puede ser el vocablo que describa una posible reprimenda de algún superior, jefe o compañero que piense que su término es impropio. Voy a ponerles algunos ejemplos:

Las palabras, sirvienta, domestica, criada, o empleada de servicios, desaparecieron del léxico nacional por ser consideradas expresiones burguesas, y todo vestigio de burguesía debía ser incinerado de la vida de los cubanos.

Con el paso del tiempo y la incontrovertible existencia de diferencias de clase en el país, volvieron a aparecer este tipo de labores, donde los que pueden se pagan el servicio domestico de personas, las que por el contrario necesitan cobrar por dicho quehacer.

Solo que regresó la circunstancia, pero con nuevas designaciones, ahora se les llama: …la señora que limpia…, el señor que hace los mandados… o mas amigablemente, la persona que nos ayuda en la casa , y así de paso se deja un margen de ambigüedad, del que pueda intuirse que no medie dinero en dicha “ayuda o colaboración.”

Los gusanos y traidores y escoria de los éxodos masivos del 60 por Camarioca y del 80 por el Mariel, después de ciertas coyunturas políticas y sociales comenzaron a ser comunitarios o cubanoamericanos o los que viven fuera de Cuba.

Por eso no es para nada raro que a los despidos o cesantías, se le llame reordenamiento laboral. A los desalojos=confiscación de inmueble. Y a todo el que brinda información de otros a la policía o al Ministerio del Interior, en vez de ser calificados como informantes, delatores o chivatos, se les denomine, colaboradores civiles o auxiliares.

Prostituta se cambió por jinetera y el robo (a grandes escala de ciertos funcionarios), es entonces mal manejo de recursos.

Pero existen algunas locuciones que están totalmente exonerados de la posibilidad del eufemismo, como las del periodista o bloguero independiente, que ha de ser bautizado con palabras como ciberdisidente o mercenario en su peor accesión.

O sea que los eufemismos seran empleados en una cuantía directamente proporcional a los niveles de compromiso que se tenga para con lo implantado u ordenado por el sistema, según el período o los contextos.

Son esas las razones por las que nunca una entrada mía podría ser publicada en un medio oficial, y no vayan a imaginar, amigos míos, que la causa sería censura o libertad de expresión, es que soy muy dada al empleo de fraseologías y criterios amplificados, tergiversados, imprudentes e incongruentes con nuestra ¿realidad?

Por favor, que nadie vaya a calificarme de sardónica, estoy siendo chistosa.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


5 thoughts on “La isla de los eufemismos

  • el 30 marzo, 2012 a las 10:16 pm
    Permalink

    Has puesto, oportunamente, el dedo sobre otra de las llagas que afean el cuerpo de nuestra sociedad. Y queda mucha tela que cortar aún, porque el tema da para más. Sólo un señalamiento: la última palabra del noveno párrafo debe ser “acepción”, no “accesión.” Saludos

  • el 30 marzo, 2012 a las 1:51 pm
    Permalink

    exacto: es el mayor de los eufemismos

  • el 30 marzo, 2012 a las 10:37 am
    Permalink

    te leo y te adveo desde otra galaxia no muy lejana y opino que escribes muy bien, siempre al grano entre tanta paja

  • el 30 marzo, 2012 a las 9:42 am
    Permalink

    …similar al daño antropologico al que se refiere en ocasiones dagoberto valdes, esta este, que es el daño a la lengua, de como nos secuestran los vocablos y los conceptos…bueno…desde que la propia revolucion paso a ser un eufemismo…

  • el 30 marzo, 2012 a las 7:54 am
    Permalink

    No te has perdido nada por no publicar en un organo oficial al contrario eres una persona de todo respeto, los que hicieron la Revolucion eran llamados revolucionarios, barbudos, fidelistas etc etc etc ahora los llaman dinosaurios, tiranos, represores y otros terminos mas como ves hay un eufemismo para todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *