La Habana no es tu parque infantil

Por Chris Vázquez*

La Habana de 1950 versus La Habana de 2019 (Crédito: Jenn G)

HAVANA TIMES – Estoy comenzando a entender que existe una diferencia esencial en el paradigma por el cual tanto los cubanoamericanos como los no cubanoamericanos ven a Cuba.

Hace poco una amiga me contactó para que dirigiera un viaje a Cuba para su compañía. Ella no es cubana, por lo que el grupo estaría formado, principalmente, por estadounidenses con edades de 28 a 35 años. Los viajeros en estos recorridos suelen estar en medio de transiciones de la vida, y se embarcan en sus viajes para experimentar la naturaleza y obtener nuevas perspectivas.

Por alguna razón no me sentía muy entusiasmado con la idea. ME ENCANTA Cuba. Mi pasión es mi herencia y prácticamente respiro la cultura cubana. Como pueden ver, era por eso precisamente por lo que no estaba muy motivado para liderar el grupo.

Para que entiendan, siempre pensé que si llevaba personas a Cuba, serían principalmente cubanoamericanos, y los viajes se centrarían en mi palabra de moda, cubanía, que no es más que la esencia de ser cubano. La idea de explorar tus raíces mientras descubres y comprendes la Cuba de 2019 y, al mismo tiempo, conectar con los cubanos de la Isla, sería fundamental para dicha experiencia.

Lo que tendría en común con mis compañeros de viaje sería que todos caemos en algún lugar en la línea de tiempo de la diáspora cubana, todos somos miembros de la comunidad en el exilio por asociación.

Todos habríamos crecido con las historias y bajo las contradictorias ideas: de que Cuba era la tierra más grandiosa que Dios había creado, pero al mismo tiempo ahora era la consecuencia desolada de una Revolución fallida, y si usted iba allí era solo para darle dinero al régimen y deshonrar los sacrificios de tu familia.

Para un niño pequeño que crece en Hialeah, donde todos en su aula de primer grado comparten una historia de origen similar, es como colgar un caramelo delante de su cara y abofetearlo cuando lo alcanza (o, al menos, llamarlo gordo).

Lo que quiero decir es que todos sentimos que conocemos a Cuba a través de los cuentos de nuestros seres queridos, quienes proclaman que vivieron en el paraíso antes de 1959 y tuvieron que dejar todo atrás cuando se vieron obligados a venir a los Estados Unidos, un traslado que de manera general vieron como algo temporal, porque, bueno, ¿por qué querrías estar en otro lugar?

Para la comunidad de jóvenes cubanoamericanos de la cual soy parte, ir a La Habana y ver las contradicciones por nosotros mismos es impactante. Nos duele ver la hermosa arquitectura que ahora está sucia y ha sido reducida a escombros. El espíritu y la «cubanía» de la gente vivifican nuestras almas, pero nos rompe el corazón al verlos viviendo como tienen que hacerlo.

La crisis de identidad es casi indescriptible. No pretendíamos conocer a Cuba, aunque nos hemos identificado como cubanos toda nuestra vida. Pero debido a esa asociación, siempre nos hemos sentido cubanos -especialmente a medida que nos alejamos cada vez más de nuestro bastión cubano (o debería decir cubanoamericano)- de Miami… es decir, hasta que llegamos a La Habana.

Vemos la Cuba de hoy y sus residentes, y nos sentimos como extraños en nuestra propia tierra ancestral. Lo que creímos que sabíamos indirectamente por esas malditas historias, sale justo por la ventana, y no se parece en nada a lo que alguno de nosotros pensó.

Pero tampoco se parece en nada a lo que nos advirtieron… En medio de los escombros, las largas colas y los cacharros clásicos, hay personas que se apresuran, viven, se ayudan unos a otros, crean oportunidades para ellos mismos, luchando, resolviendo y sobreviviendo.

Se necesita superar el shock inicial, pero una vez que lo haces, está ahí, claro como el día: esta es nuestra gente. Estas son las personas que lucharon por la independencia: la independencia de los españoles, la independencia de los Estados Unidos de América, la independencia de sí mismos. Estas son las personas que enviaron a sus hijos solos en aviones para darles una vida mejor; estas son las personas que cruzaron 90 millas en balsas improvisadas; estas son las personas que CONSTRUYERON Miami y establecieron una comunidad poderosa en el país más poderoso del mundo.

Nosotros, los jóvenes cubanoamericanos, debido a la cubanía que nos une, entendemos de lo que son capaces, entendemos de lo que Cuba es capaz. Entendemos su potencial ilimitado, porque es nuestra historia: está en nuestra sangre. Es lo que construimos en Cuba y lo que perseveramos para construir en el extranjero. La fuerza de los 11.2 millones de cubanos en la Isla y los 1.5 millones en el extranjero es una sola; es de ellos, es nuestra, de los cubanos y de los cubanoamericanos.

Entendemos de manera implícita lo hermosa que fue La Habana una vez, cómo logramos que fuera de esa manera y cómo comenzamos de nuevo e hicimos que Miami fuera de esa misma forma. Entendemos el ingenio, la pasión y la creatividad; el amor, el espíritu y el buen corazón; así como la ética del trabajo, el compromiso con la familia y la voluntad de sacrificio que vive dentro de cada cubano.

Es por eso que cuando los jóvenes cubanoamericanos viajan a La Habana nos rompe el corazón. Vemos a través de la fachada que atrapa a los estadounidenses que no son de ascendencia cubana, y nos atormenta.

Verán, me he dado cuenta al desarrollar relaciones con muchos estadounidenses de ascendencia no cubana que han viajado a la Isla y están obsesionados con Cuba, pues lo que ven es en gran parte una novedad.

Para ellos, es el equivalente a ir a una isla prohibida perdida en el tiempo. Las reacciones son algo así como «oh wow, no hay Internet, es tan primitivo». «Oh, Dios mío, quiero tomarme una foto en las afueras de estas ruinas (es la residencia de alguien) usando mi vestido de verano». «La gente no tiene nada, pero ¡son tan increíbles y acogedores! Es como una tierra de cuento de hadas; Me encanta poder venir aquí y simplemente desconectarme, espero que nunca cambie».

¡Basura! Un cuento de hadas es exactamente lo que es esa narración… Para ellos, La Habana es un lugar de juegos -un lugar donde los modelos de Instagram, los nómadas de los diarios de viaje y todas esas otras palabras de mierda que están de moda en el 2019 pueden divertirse durante unos días o semanas antes de regresar a casa. Para ellos es el paraíso -para mí, el infierno.

No lo entiendan mal: Cuba es un lugar hermoso, lleno de gente increíblemente extraordinaria, mi gente. Pero estas personas merecen mucho más. Cuba era la perla de las Antillas, la isla preferida de los españoles y la envidia de América Latina. La Habana era hermosa como lo son hoy San Francisco o Barcelona, ​​no de la forma en que lo son los antiguos templos aztecas o las pirámides egipcias. Pero lo que una vez fue el hogar vibrante de mis abuelos y sus contemporáneos, ahora es una reliquia bonita y boho-chic para los visitantes estadounidenses.

Sin embargo, debido a mi paradigma, nunca pude ver eso. Nunca pude expresar con palabras que no entendía cómo los no cubanoamericanos veían a Cuba y al pueblo cubano con la misma curiosa fascinación que yo vería en una aislada tribu de indígenas en medio de la selva amazónica.

Saber a través de las historias y de mi educación lo que fue Cuba y conocer lo que es hoy, me rompe el corazón. Sin embargo, estoy lleno de tanta esperanza. Ahora entiendo lo que quieren decir cuando indican: «Espero que nunca cambie». Están enamorados de la belleza que ven en el país y de su gente, y temen que eso se pierda con la modernización. Pero aun así digo, pa ’fuera!  todo eso. Cuba no es un patio de recreo para extranjeros. Cuba es la tierra del grupo de inmigrantes más talentoso que jamás haya adornado las costas de los Estados Unidos. Una tierra de tradición, belleza, historia y vida.

No, La Habana no debería ser la escapada preferida para una desintoxicación tecnológica de una semana. Pero quiero dejar claro que independientemente de sus puntos de vista, los estadounidenses no cubanos que viajan a la Isla hacen maravillas para el pueblo cubano, al contribuir a una política de compromiso más amplia, en oposición a la política histórica de aislamiento de los Estados Unidos. Pero la clave para un viaje ético a Cuba es ser intencional en ese compromiso.

La exención de categoría más popular para los viajes estadounidenses a Cuba es el «apoyo al pueblo cubano», que requiere que los viajeros patrocinen al sector privado y promuevan la sociedad civil, al hospedarse en casas particulares, comer en paladares y apoyar a los cuentapropistas.

La belleza de ese tipo de viaje es que fomenta las interacciones entre personas que crean la comprensión mutua que, en última instancia, cambia las perspectivas. Y lo mejor de todo es que no es necesario que seas cubanoamericano o de ascendencia cubana para abrazarlo. Todo lo que tienes que hacer es iniciar un diálogo honesto e intercambiar ideas con respeto. Esas son las semillas que conducen a un cambio significativo, y el cambio es algo bueno.

Quiero que Cuba cambie. Quiero que cambie de la manera que mi gente que vive hoy allí quiera que cambie. Quiero Internet en las casas y en los cafés, apartamentos estructuralmente sólidos, y en las carreteras vehículos del modelo de este año.

Eso puede arruinar tu pequeña escapada, pero mejorará dramáticamente el nivel de vida de la gente. Y si quieren un Starbucks y un McDonalds en cada esquina, que así sea. Seguro que supera las tarjetas de racionamiento, las filas largas y los estantes vacíos en las tiendas estatales. Pero espero que no sea Starbucks y McDonalds. Espero que sean los «cortaditos» y «las fritas de fulano» o algo auténticamente cubano.

Quiero que la Cuba de 2019 y la de más allá sea una nación construida por cubanos, para los cubanos, no para que los visitantes tomen mojitos y se tomen fotos, junto a las casas en ruinas de los nacionales, para su última publicación en Facebook. Y créanme, un desarrollo significativo no disminuirá la belleza de la Isla, ni denigrará la cultura del país, y ciertamente tampoco cambiará el espíritu afectuoso del pueblo.

Esto es lo mejor que pude explicar el sentimiento tan sutil que sentí en mi estómago cuando me pidieron que dirigiera en Cuba un viaje de estadounidenses bien intencionados y en busca de aventuras, y por eso me estoy dando cuenta de que debo decir No.

Quiero llevar a mi pueblo, al pueblo cubanoamericano, a la honorable tierra de nuestros antepasados. Quiero disfrutar cenas con amigos que nos encontremos en la Isla, hablar como iguales, explorar oportunidades de desarrollo, discutir sobre política y filosofía, tomar cafecitos con familias y reconciliar el pasado y el presente.

Mi sueño es convertir la diáspora en una familia cubana gigante. Y quiero hacerlo aprovechando el poder de la cubanía para crear una familiaridad y confianza casi instantánea entre los cubanos, sin importar la edad, los puntos de vista, el lugar de nacimiento o de qué lado del estrecho de la Florida viven.
—-

*Chris Vazquez es un escritor invitado. Esperamos leer mas cosas de él.  

10 comentarios sobre “La Habana no es tu parque infantil

  • Hola Chris, no sé cómo pudiste organizar tantas impresiones y emociones en tu mente para lograr un artículo tan completo, tan objetivo y a la vez, tan sensible. Veo en tus palabras lo que siempre he sentido con los primermundistas que nos visitan, al menos con la gran mayoría, pero era un dolor confuso que no me permitía articular una defensa. La conclusión de tu post, es mi aspiración y pienso que la de todo cubano, en lo profundo. Preservar eso tan especial que somos, esa esencia que sigue siendo casi indescriptible, y al mismo tiempo, no ser un museo del primitivismo tecnológico y la falta de oportunidades y de libertad. Es lo que debería desear también para nuestro país todo norteamericano noble. Te felicito por este texto y sobre todo, por haber preservado la identidad de nuestra nación. Espero leer más textos tuyos.

    Respuesta
    • Hola Verónica y muchísimas gracias que tu respuesta me ha dejado bien emocionado. Los norteamericanos y otros tienen muchas opiniones, pero saber di ti, una cubana, que estoy hablando por los cubanos es lo único que me interesa. Por favor conéctate conmigo si puedes por instagram @cubanochris_ o correo electrónico chrisjvazquezz@gmail.com y me encantaría conocerte la próxima vez que visito la isla bella que vió nacer mis abuelos. Besitos

      Respuesta
  • Chris Vázquez: tu texto ha sido una experiencia conmovedora para mí. Es el contacto más profundo que he tenido con un cubanoamericano, quizá el primero, gracias a lo profundo de tu visión. De hecho, te invito a que nos compartas todo lo que pienses respecto a Cuba. El sueño de país que atesoro tiene mucho que ver con tus palabras y necesita de personas como tú para cumplirse. Para mi alma, la lectura ha sido como un abrazo. Saludos.

    Respuesta
    • Yasser mi hermano wow mil gracias por la respuesta. Como cubanoamericano y al fin cubano siento tanta solidaridad con el pueblo de cuba, la tierra de mi familia, y con usted caballero. Voy a seguir escribiendo que tengo mucho que decir. Deseo lo mejor para ti, para tu familia, y pa cuba. Sigue luchando que si hay algo que saben los cubanos es eso. Puedes conectarte conmigo por instagram @cubanochris_ o por correo electrónico chrisjvazquezz@gmail.com. Un grande abrazo hermano

      Respuesta
  • Muy buen artículo, esperamos más!

    Respuesta
  • Qué texto tan refinado, que sentido en cada palabra, que «Martiano». Chris, te agradezco el texto (que voy a publicar en mi Muro) porque se parece tanto a lo que siento y pienso de Cuba y de aquellos que nos visitan. Tengo un pequeño negocio de renta en La Habana Vieja, en un 8vo piso, la vista es la entrada de la bahía y el Cristo de La Habana que saluda. Me encanta oír en Wuaooooooooooooo que pronuncian los estadounidenses cuando entran a casa, es importante esta primera impresión de los visitantes, después viene la parte difícil. Es explicar que La Habana Vieja parece desde alto una ciudad bombardeada, pero no lo es, es una vieja noble de 500 años, y ahí comienzo a llamarle la atención sobre su arquitectura ecléctica, las plazas, la herrería…todo lo que pueda tapar un poco el abandono, la desidia, la suciedad, porque da pena…por eso también quiero que Quiero que Cuba cambie, a la par que los tiempos, porque es una vergüenza haber quedado atrás, y que nos vean como «conejillos de india» como «un parque zoo». Vázquez, te invito a mirar La Habana y Cuba a través de mis ojos y mi corazón. Puedes hacer mucho por la Cuba que amamos…

    Respuesta
    • Hacer lo que puedo por la Cuba que amamos es mi intención Melvis. Mil gracias por la respuesta. Quisiera visitarte un día cuando regreso a Cuba. He estado ahí tres veces, una cada año, siempre por causas humanitarias. La Habana era bella como Barcelona, y lo puede ser de nuevo. Todo que tiene que ver con Cuba es una gran contradicción – la belleza y la tristeza. Me hace sentir tanto amor, y me parte el corazón.

      Respuesta
  • Chris…tu post es bien sencillo, sin grandes expresiones o desmesuradas opiniones…es elegante…escribir con tanta naturalidad sobre Cuba, tu país, aún siendo cubanoamericano, tus percepciones sobre su gente, las grietas de lo que fue una hermosa ciudad, hacerlo sin agresiones, sino diciendo desde muy dentro de ti lo que sientes…es maravilloso… los cubanos somos un pueblo más allá de conceptos filosóficos, las utopías van quedando como las propias grietas de la ciudad…todo eso que deseas..yo espero suceda y podamos disfrutarlo.

    Respuesta
  • Me alegro mucho Chris , que llegaste a la desicion apropiada , decir no , a tal viaje . Yo soy de Finlandia , ahora tengo 60 años , y mi sueño desde que tenia unos 13 años , era venir a Cuba . En mi juventud lo más cerca que llegué a Cuba , era Miami , Venezuela y Mexico . Hasta ahora el trayecto » preferido » era ir por Rusia y de alli a Cuba … Muy lento y caro . Por fin pude hacer mi sueño realidad en Enero de 2018 . En diciembre 2017 empezaron con vuelos directos . Estuvimos 3 semanas ; 3 mujeres . Asi que por fin pude realizar mi sueño de toda la vida . El problema era mis compañeras , la otra mi mejor amiga hace desde años . Pero mi choque fue total cuando entendi , que mis compañeras tenian justo mentalidad de los americanos , mas o menos . Venian como a cualquier otro sitio de veraneo . O sea , buscando playa y cosas para comprar . La tercera se quejó de todo , por que no tenia ni idea de como es Cuba , por lo visto . Y encima tenia miedo de todo y todos . E alli estaba yo , amarrada a esas dos …. Para mi cada minuto era como sagrado . Todos estuvimos con problemas del estomago .. e yo me resbalé en medio de las vacaciones . Se me hizo bastante dificil andar . Pero , todo en Cuba me hizo feliz , por que era justo, como me habia imaginado . La amistad con mi amiga ha cambiado , como vi un lado de ella , completamente nueva para mi , lo que nunca hubiese podido imaginar . Pero es lo de menos . Asi que Chris , cuando tu te vas a Cuba , tienes que estar seguro que vas con gente que lo aprecia en la misma manera que tu . Hay muchos de esos en el mundo ; pero poquisimos en Los Estados Unidos .

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Perrito en la Calle Enramada, Santiago de Cuba. Por Ariel Fuentes (Cuba). Cámera: Samsung Note 8

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com