Cuba: Drogas inmorales y antipatrióticas II

Erasmo Calzadilla

[El LSD] me abrió los ojos, me hizo mejor, más honesto y tolerante. –Paul McCartney, Revista LIFE

Foto: Chris Lewis

HAVANA TIMES, 3 dic — En un post anterior estuve criticando duramente un folleto oficial* destinado a desalentar entre los jóvenes el consumo de drogas. Lo criticaba por su discurso moralizante y autoritario, su apuro en demonizar esas sustancias asociándolas con los “peligros de la patria” y por quedarse cortísimo en la enumeración de las causas que están provocando hoy mismo un aumento del consumo irresponsable de sustancias psicoactivas en Cuba.

En esta entrada continuaré la crítica pero enfocándome en los errores que desde el punto de vista farmacológico comete el folleto a la hora de tratar estas sustancias. Veamos la definición que de ellas da:

De manera general, DROGA es cualquier sustancia que fumada, inhalada, inyectada, o consumida de cualquier forma; provoca alteraciones psíquicas, sentidas como agradables, pero que crea en la persona una relación patológica en la cual esta se siente cada vez más ligada a ella y cada vez menos capaz de interesarse y sentir placer por las cosas normales de la vida.”

Uno de los artilugios más empleado por aquellos que las combaten sin argumentos es meterlas todas en un mismo saco: Las que excitan con las que sedan, las fuertes con las suaves, las muy peligrosas para la salud con las relativamente inocuas; es ello precisamente lo que ha hecho el autor del folleto y los especialistas que lo asesoraron.

Para probar que la información que brinda es falsa me voy a concentrar en el grupo de los siquedélicos o enteógenos que es el que conozco mejor.

Es posible que alguna droga específica se ajuste a la definición, pero en el caso de los enteógenos, y específicamente el LSD, falló el tiro casi completo. Voy paso a paso con la definición:

Definición: “Cualquier droga provoca alteraciones psíquicas, sentidas como agradables.”

Los enteógenos no son drogas recreativas que puedan consumirse para pasar un rato divertido, olvidar las penas, disminuir las tensiones de la socialización u otros beneficios inmediatos. Ellos nos encaran con nuestros dramas más delicados de manera que el que consume generalmente pasa por momentos emocionalmente difíciles que nada tienen de agradables.

Luego de la catarsis suele aparecer una placentera plenitud pero como hay que pagar un gran precio a cambio ello frena a los que buscan diversión por diversión.

Continúa la definición:  …[la droga] crea en la persona una relación patológica en la cual esta se siente cada vez más ligada a ella…

Está extensamente documentado por la ciencia que los enteógenos no provocan dependencia psíquica ni física, por ello son empleados en medicina para combatir la dependencia a otras drogas sí adictivas como el alcohol.

Muchas personas quedan muy ligadas a los enteógenos pero por sentimientos de gratitud, respeto y otros más profundos. Por supuesto que se han dado casos de personas que los consumen compulsivamente, como hay quien consume compulsivamente meprobamato o telenovelas.

Concluye la definición: …[el que consume se siente] cada vez menos capaz de interesarse y sentir placer por las cosas normales de la vida.”

Por último, los enteógenos tampoco enajenan ni impiden “sentir placer por las cosas normales de la vida.” Muy al contrario, son drogas que desembotan la sensibilidad y la inteligencia. Ellas nos invitan a adentrarnos en aspectos inexplorados de nuestras relaciones con el resto de los seres que pueblan el mundo, y hasta nos hacen padecer dilemas ajenos que antes nos lucían demasiado lejanos. O sea, provocan todo lo contrario de lo planteado en la definición.

Específicamente respecto al LSD dice el folleto: …es un producto altamanete tóxico para la salud humana, especialmente por la afectación neurológica que produce…

He revisado un gran número de artículos científicos y no científicos que confirman la bajísima toxicidad a corto y largo plazo del LSD y otros psiquedélicos.

El Margen de Seguridad es un parámetro empleado en farmacología para valorar la toxicidad de una sustancia en el organismo. El de la aspirina por ejemplo es bajo: 1/20, pero el del LSD es muchísimo menor: 1/600. En otras palabras el LSD es cientos de veces menos mortífero que el analgésico más popular del mundo.

En el caso de los honguitos mágicos (portadores de enteógenos como psilocibina) una persona tendría que comer el equivalente a su propio peso de setas frescas para llegar a morir. Es decir, fallece primero del empacho que de la intoxicación.

¿Significa esto que los enteógenos no son peligrosos? Sí lo son, y las complicaciones derivadas de su uso deberían ser aclaradas y divulgadas para que los posibles consumidores sepan a qué atenerse o minimicen los riesgos; pero es que enseñar cosas útiles no parece ser la intención de este folleto oficial.

Supuesta afectación neurológica del LSD

Respecto a la supuesta afectación neurológica provocada por el LSD, he revisado muchos artículos, documentos, páginas web, etc. buscando su confirmación o negación. La confirmación solo la encontré en trabajos con dudoso basamento científico como este al que me he estado refiriendo; en cambio los artículos científicos no piensan tan mal de esta sustancia.

En el American Journal of Psychiatry un autor considera:

“Our findings are inconclusive regarding the question whether LSD ingestion produces known forms of CNS damage.” [2]

(Nuestros hallazgos no permiten brindar una respuesta conclusiva a la pregunta de si el LSD produce alguna forma conocida de daño en el sistema nervioso central)

La wikipedia en inglés, basada en fuentes tan fiables como Encyclopedia of Medicine y la Encyclopedia of Drugs and addictive Substances, nada menciona acerca del daño neurológico.

Existen comunidades religiosas en nuestro continente que consumen enteógenos en sus ceremonias habituales y tampoco muestran síntomas de afectación a largo plazo. [7]

Disparate farmacológico final

Para concluir la sección farmacológica el autor de este panfleto afirma:

Todas las drogas son nocivas, su consumo causa daños en los órganos del cuerpo originando problemas del hígado, corazón y vías digestivas; en los procesos fisiológicos, deterioro de la actividad cerebral, de la digestión y de la circulación sanguínea; y en la salud mental y emocional, originando pérdida de la memoria y deterioro del raciocinio, contribuyen a desórdenes de la personalidad, también pueden matar, miles de muertes han sido causadas ya por accidentes, enfermedades y violencia en cuyo origen está el uso de las drogas.

Nuevamente el viejo truco de meterlas todas en el mismo saco; una ofensa a la inteligencia y a la ciencia. El folleto está minado de otras muchas mentiras y medias verdades, pero no voy a seguir exponiéndolas por no extenderme.

Panfletos antidrogas como este son muy perjudiciales pues tienden a crear una atmósfera de prohibición alrededor de esas sustancias (algo que las hace atractivas para muchos) y al mismo tiempo desinforma: una combinación ciertamente mortífera.

Su principal objetivo es ideopolítico, y para conseguirlo no dudan en pasarle por arriba a la farmacología y al saber popular.

——–

(*)Trabajo Preventivo Relacionado con el Uso Indebido de Drogas, Msc. Pedro J. Pascual Betancourt, 2005.

Como es un tema complejo presento la bibliografía en que me basé:

  1. Acute adverse reactions to LSD in Clinical and Experimental Use in the United Kingdom, Nicolas Malleson, Brit. J. Psychiat,  118, 229-230, 1971.
  2. Chronic Users of LSD: The “Acidheads,” K. H. Blacker, MD; Reese T. Jones, NID; George C. Stone, PhD; Dolf Pfefferbaum, Vol 125, Sept 3, 1968, 341-351, American Journal of Psychiatry.
  3. Halpern JH, Pope HG Jr Do hallucinogens cause residual neuropsychological toxicity? Drug alcohol depend 1999; 53: 247-256.
  4. Hollister LE. Pharmacology of LSD in man. In: Radouco-Tomas C, eds. Pharmacology, toxicology and abuse of psychotominetics. Quebec: Les presses de l’université Laval, 1974, pp. 173-183.
  5. Long Lasting Effects of LSD on Normals, William McGlothlin, PhD; Sidney Cohen, MD; Marcella S. McGlothlin, PhD, Los Angeles, Arch.gen. Psychiat, 17, 521-532 (1967).
  6. LSD: Side Efect and Complications, Sydney Cohen, M.D., The Journal Of Nervous and Mental Disease, Volumen 130, No. 1, January 1960.
  7. Psychedelic medicine: Mind bending, health giving, New Scientist, Date: 26 February 2005.
  8. The Pharmacology of Lysergic Acid Diethylamide: A Review, Neuroscience and Terapeutic, Torsten Passie, John H. Halpern, Dirk O. Stichtenoth, Hinderk M. Emrich & Annelie Hintzen.
  9. Wikipedia en Inglés. Término buscado: LSD.

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


One thought on “Cuba: Drogas inmorales y antipatrióticas II

  • el 5 diciembre, 2011 a las 7:24 am
    Permalink

    Interesante.. No todo lo que parece es.. me gusto mucho el articulo.. y gracias por compartir los links de la bibliografia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *