Zoológico de Piedras, una experiencia única

Fotorreportaje por Lorenzo Crespo Silveira

010HAVANA TIMES — Para quienes no lo conocen, el Zoológico de Piedras está ubicado en el municipio montañoso de Manuel Tames, en la provincia de Guantánamo, a unos 24 km al noroeste de la ciudad cabecera. Tiene una extensión de dos caballerías, lo que equivale a 1 km de distancia si está decidido a caminarlo.

Construido por el campesino y escultor empírico Ángel Íñigo Blanco (1935- 2014), la majestuosa obra atesora más de 400 piezas de rocas calizas talladas en forma de animales y dispersas por toda la montaña que tiene más de 700 metros de altura por encima del nivel del mar. Las piedras se mezclan intencionadamente con una vegetación variada propia de la zona.

Desde allí la vista del valle de Guantánamo es apabullante, con agradables brisas y un restaurante con parrillada al estilo campestre donde los visitantes podrán disfrutar de la elaboración de platos típicos, además.

Entre las primeras obras del parque están el león y el elefante, serpientes gigantes, el famoso simio con el que todos anhelan retratarse, entre otros animalitos y fieras, en su mayoría provenientes de otras regiones, las que serán vistas durante todo el recorrido por el entorno natural, primero escalando la loma hasta su cima y luego en descenso.

El Zoológico de Piedras, declarado “Patrimonio de la Cultura Nacional”, ahora en manos y en espera de nuevas piezas por esculpir por Ángel Íñigo Pérez (hijo), continuador de la obra de su padre, mantiene abiertas sus puertas a cubanos y turistas de todo el mundo, invitados a caminar entre aquellas figuras producto del talento artístico y creador de la familia Íñigo.

012

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

One thought on “Zoológico de Piedras, una experiencia única

  • Una obra maravillosa, debe ser un parque encantador, mis respetos al escultor.

    Su obra la veo con un transfondo metafórico, pareciera como que el autor sabia que el mejor zoológico para Cuba tenía que ser uno con los animales de piedra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *