Un día cualquiera en La Habana

No te vayas

Fotorreportaje por Juan Suárez

HAVANA TIMES — En los próximos días la visita del papa Francisco a Cuba y el viaje de Raúl Castro a Nueva York, la semana entrante, llenarán las páginas de la prensa de la isla. Mientras tanto, estas imágenes ofrecen una muestra de la vida cotidiana en el corazón de la capital cubana.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


6 thoughts on “Un día cualquiera en La Habana

  • el 22 septiembre, 2015 a las 3:34 pm
    Permalink

    La útima foto creo que exagera un poco, en ese lugar nadie pezca nada, la gente se va más adelante. Logra dar una imagen desconsoladora, pero se ve que fue forzada y no espontánea. Las demás muy ciertas.

  • el 20 septiembre, 2015 a las 5:44 pm
    Permalink

    Puedes sentirte tranquilo Lampon, que no estas blasfemando. Estás diciendo la verdad.

  • el 20 septiembre, 2015 a las 4:22 pm
    Permalink

    Me pregunto que tiene que ver la basura y el embargo? Por que este gobierno no puede al menos mantener la contaminación bajo control?

  • el 19 septiembre, 2015 a las 7:14 pm
    Permalink

    Al parecer se puede caminar sobre la bahia de La Habana de tanta basura flotando.

  • el 19 septiembre, 2015 a las 5:11 pm
    Permalink

    El socialcosadesa sí que no perdona, por algo la gente se larga hasta en un tren de aterrizaje

  • el 19 septiembre, 2015 a las 2:23 pm
    Permalink

    !Dios mío! !Qué dios perdone mi -posible- blasfemia! Es mi país, pero, por momentos tenía dudas, si miraba fotografías de: Haití, Kosovo (después de la Guerra de los Valcanes) , Palestina ocupada, refugiados de Siria, los barrios bajos deThailandia …) ?Y para esa miseria generalizada se hizo una “revolución” que nos ha hecho hacer tan inútiles sacrificios? He viajado más de medio mundo y les puedo asegurar que gran parte de la América Latina de hoy dista mucho de semejante grado de depauperación, suciedad y abandono.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *